¿Qué pasaría si los productores de café suave salen de Wall Street? 

Esto llevaría a que cada país fije el precio de su café a los compradores. Colombia, el principal promotor de esta ‘rebelión’.

Prevén mayor escasez de café suave, impulsaría los precios

El bajo precio afecta a 650.00 productores del país.

POR:
Portafolio
febrero 26 de 2019 - 10:20 p.m.
2019-02-26

Los productores mundiales de cafés arábigas (suaves) están decididos a entrar en rebelión contra los grandes comercializadores, los tostadores y los especuladores del mercado mundial.

Por iniciativa del gremio de cultivadores colombianos, sus homólogos del al menos 10 países avanzan en la posibilidad de llegar a un acuerdo para suspender su participación en la oferta del grano a través de la Bolsa de Nueva York, en la modalidad de transacción internacional conocida como Contratos C, que fija los precios de los productos a futuro, pero que dependen de una serie de factores externos al control de los productores.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, anunció que los países productores de cafés suaves de América Latina e incluso África, planean retirarse masivamente de la bolsa de Nueva York para la oferta de este tipo de granos.

(Productores de cafés suaves entrarían en rebelión contra Wall Street). 


La medida tiene como objetivo hacerles frente a los bajos precios que se registran en el mercado y que tiene a los cultivadores vendiendo sus cosechas a pérdidas.

El anuncio fue hecho por los cafeteros colombianos al termino del Comité Nacional realizado en Bogotá, donde se analizó una salida a la crisis generada por la caída de los precios internacionales del grano, que han llevado a que la carga de café tipo exportación se ubique en el nivel más bajo desde finales de septiembre del año pasado.

Este martes, la libra de café en Nueva York cerró a US$0,96, con lo cual, tras el descenso en el precio del dólar en Colombia, el valor interno de la carga de 125 kilos, seco de trilla, bajó a $670.000, es decir, inferior a los costos de producción.

El problema es que los cafeteros están recibiendo todos los vientos en contra. Este martes el dólar cerró a un promedio de $3.095, rompiendo de nuevo el piso de los $3.100, lo que afecta la cotización interna.

De la misma manera, los precios podrían continuar siendo bajos en los próximos años, ya que Brasil tendrá una cosecha de 55 millones de sacos este año. En el 2018, ese país produjo entre 62 y 67 millones de sacos.

El gerente de la Federación indicó que la situación es tan crítica que el sector ya no puede seguir buscando paños de agua tibia, sino buscar soluciones estructurales a los problemas de comercialización del grano, y de inequidad entre quienes los producen y quienes los procesan o comercializan.

El descenso de los ingresos de los productores nacionales es de tal magnitud que ya acumulan una cartera vencida de 1,2 billones de pesos, con el Banco Agrario, especialmente en el departamento del Huila. El Ministro de Agricultura, Andrés Valencia, dijo que revisarán las deudas, con al ánimo de ofrecer alternativas de pago.

El posible retiro de la bolsa de Nueva York implicaría que cada país fije el precio de su café a los compradores, de acuerdo con la calidad del grano y la ley de la oferta y la demanda real, sin someterse a la especulación que se genera a través de las cotizaciones en el mercado abierto de la bolsa de valores. El tema sería discutido en la reunión de cafeteros de Brasil que se realizará a mediados de año.

(Gobierno evaluaría nuevo plan de ayuda a cafeteros). 


El gerente de la federación, Roberto Vélez, dijo que esta medida es radical y que se convertiría en una solución estructural al problema de la fijación de precios del grano en el mundo.

“No es posible que, mientras el consumo esté subiendo, los industriales y comercializadores de este alimento estén bajando el precio, pues aunque la oferta también ha aumentado las cifras indican que el precio del café no puede estar por debajo de 1 dólar la libra, como sucede actualmente”, dijo Vélez, quien aseguró que la posible salida del mercado de valores es un hecho histórico, pues ningún país lo ha hecho antes.

En este caso, la situación es aún de mayor impacto si se tiene en cuenta que no solo saldría Colombia sino todos los países de Centroamérica, y Suramérica –con excepción de Brasil–, además de los productores de variedades arábicas de África como Kenia, Tanzania y Etiopía, entre otros. La idea es no vender café por debajo de los costos de producción, los cuales son diferentes en cada país productor.

El dirigente gremial señaló que esta es una de las reformas estructurales que requiere el mercado cafetero para evitar que los productores tengan que vender sus cosechas por debajo de los $700.000 la carga, como sucede en la actualidad.

Vélez dijo que si la producción se ofrece en el mercado y no encuentra comprador al precio ofrecido, llegará el momento en que encuentren un comercializador que esté dispuesto a pagar el precio justo.

(Clima favoreció la producción de café en Colombia en enero). 


En concepto de Vélez, no es posible que el precio de referencia del grano se siga generando en la Bolsa de Nueva York, sin que los cultivadores tengan alguna injerencia.
Respecto a otras medidas, el dirigente gremial sostuvo que todas las posibilidades están abiertas, y que para ello se está trabajando de la mano con el Gobierno, con el fin de mejorar la productividad, reducir costos, incrementar la oferta de cafés especiales, y hasta reducir las áreas de producción. Agregó que una de las opciones es crear el fondo de estabilización de precios, pero para ello se requiere la aprobación de un proyecto de Ley en el Congreso de la República.

Por su parte, el Gobierno anunció una posible reactivación del apoyo directo al precio interno del grano.

Siga bajando para encontrar más contenido