¿Qué tanto espacio tiene Banco de la República para bajar tasas?

Por la crisis, expertos dicen que durante el año podrían caer a un rango de 2% y 2,5%.

Banco de la República

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda y Juan José Echavarría, gerente del Banco de la República.

Archivo particular

POR:
Portafolio
abril 29 de 2020 - 11:43 p.m.
2020-04-29

A los seis días de que se conociera el primer caso de coronavirus en Colombia, hace casi dos meses, el Banco de la República empezó a tomar las primeras medidas para inyectarle mayor liquidez a la economía debido a los impactos que se empezaban a sentir por los dos choques externos: bajos precios del petróleo y la incertidumbre que ha traído consigo la pandemia.

(Cuatro medidas que Banco de la República podría estudiar por la crisis). 

Aunque las medidas van mucho más allá del recorte de las tasas de interés, vale recordar que el pasado 27 de marzo el Emisor decidió reducirlas, algo que no hacia desde el 27 de abril de 2018. Tras la última reunión, estas cayeron 50 puntos básicos (pbs) y quedaron en 3,75%.

Hoy se reúne nuevamente la junta directiva del Banco Central para tomar decisiones correspondientes a las tasas de interés, que según expertos, seguirán cayendo desde este encuentro, entre 50 y 75 puntos básicos (hacia 3,25% y 3%) y en el transcurso del año, incluso podrían llegar a un mínimo histórico de 2%.

(Nuevas medidas del Banco de la República para inyectar liquidez).

Según Germán Cristancho, gerente de investigaciones económicas de Davivienda Corredores, los tipos bajarán como mínimo 50 puntos básicos, alineados a lo que está esperando la mayoría del mercado. Además, comentó que “es bastante probable que se opte por un recorte mayor teniendo presentes las expectativas del impacto de la covid-19 en la economía colombiana en 2020 que podría llevar a que la inflación sea una preocupación mucho menor”.

Para Munir Jalil, economista jefe de BTG Pactual para la región andina, la expectativa que tienen es que estas se reduzcan en 75 pbs, “pero no descartamos que decidan bajar la tasa 100 puntos”.

De acuerdo con Daniel Velandia, gerente de estudios económicos de Credicorp Capital, “esperamos una bajada de 75 puntos básicos, aunque el consenso está en 50. La verdad es que va a ser una discusión cerrada en ese sentido, pero de que las bajan, las bajan”.

En esta misma línea opinó Andrés Pardo, exviceministro de Hacienda, diciendo que “por lo menos se recortarán en 50 puntos básicos, pero no se descartaría que la reducción fuera de 75 o 100 puntos”. No obstante, explicó que dado lo que ha venido diciendo el Banco Central y el Gerente, donde el enfoque ha estado principalmente en la provisión de liquidez a través de otras medidas y no tanto mediante la reducción de tasas (importantes para el momento de la recuperación), el recorte estaría más alineado hacia los 50 puntos.

Por su parte, Camilo Pérez, gerente de estudios económicos de Banco de Bogotá, recordó que el encuentro del Emisor que tendrá lugar hoy es muy importante porque además de la decisión sobre las tasas, “van a revisar todas las proyecciones de la entidad, lo cual van a publicar posiblemente la siguiente semana en el informe de política monetaria”.

ESPACIO ADICIONAL 

Además de los recortes que el Emisor podría hacer en el encuentro de hoy, vale preguntarse qué tanto espacio tiene el Banco para seguir reduciendo los tipos en el transcurso del año, es decir, identificar cuál podría ser esa línea mínima a la que se podría llegar.

Para Juan David Ballén, director de análisis y estrategia de Casa de Bolsa, “esa es la gran discusión ahora, saber dónde van a parar (...) La tasa más baja había sido 3% por la crisis de 2008 y creemos que dado que esta coyuntura es más fuerte, se pueden reducir más allá de ese número”.

Cristancho, de Davivienda Corredores, argumentó que en el año podrían ubicarse por debajo del 3%, pero resaltó que “es cierto que no se podrán recortar en la misma manera que lo han hecho países como Chile y Perú, que se encuentran muy cercanos a 0%, en parte porque tenemos una mayor vulnerabilidad externa”.

De acuerdo con Pardo, el Banco Central podría bajar los tipos hasta 2,75%, pero considera que se debe ir un poco más allá y tomar otras medidas para aumentar liquidez. Propuso que el Emisor anuncie un mecanismo en el que se dé liquidez al sistema financiero, pero que de alguna manera esté atado al monto de créditos que se le está dando al sector real, como ya está sucediendo en otros países. Añadió que los plazos podrían ser más amplios.

Para Velandia, de Credicorp Capital, el recorte de podría finalizar el año en 2,5%. Agregó que “el Banco tiene que hacer lo que sea necesario para proveer la liquidez que necesita el sistema financiero y la economía para que los sistemas de pago funcionen normalmente y para que las tasas se mantengan bajas particularmente de cara al momento de recuperación y normalización de la actividad económica”.

Por su parte, José Ignacio López, jefe de investigaciones económicas de Corficolombiana, expuso que los tipos podrían llegar a estar incluso en 2% en algún momento del año. “Es importante aclarar que esta reducción de tasas no va a tener un efecto adverso sobre la inflación porque el choque que predomina es la contracción del consumo de las familias, en particular en el sector de servicios”, concluyó.

Pero, ¿qué tan viable es que se bajen las tasas más allá de 2%? En línea con lo que ya había dicho Cristancho, al mencionar los tipos que tienen algunos pares en la región cercanos a 0%, agregó que “en la medida en que tenemos unas mayores necesidades de financiación en dólares dado nuestro amplio nivel de déficit en cuenta corriente y la posición de inversión internacional neta, nos queda mucho más difícil reducir drásticamente el diferencial de tasas de interés respecto a otros países, entre ellos los desarrollados”.

Según López, un banco central puede bajar los tipos a 0% o incluso ubicarlos en terrenos negativos, pero destacó que hay una discusión muy grande de si estos últimos funcionan y recordó que los países emergentes tienen poca experiencia en ese último punto en mención.

Por último, agregó que las autoridades monetarias tienen “alternativas para proveer liquidez sin bajar las tasas, estas se pueden reducir incluso hasta un nivel reducido, pero se tiene que balancear realmente cuál va a ser el beneficio de ubicarlas en niveles tan bajos”, puesto que incluso podría tener efectos negativos en el sistema financiero.

¿HAY RIESGOS DE UNA TRAMPA DE LIQUIDEZ?


Según explicó Munir Jalil, de BTG Pactual, una trampa de liquidez es una situación
en donde se pierde la oportunidad de generar consumo de bienes durables y de que haya nueva inversión. “A esta se llega cuando las tasas de interés son tan bajas que los agentes económicos se abstienen de tomar decisiones como comprar una casa o llevar a cabo una nueva inversión. No veo que en Colombia se esté dando la situación para que se presente una situación como esta, ya que no se espera que los tipos lleguen a niveles de cero o negativos y además la inflación está en un rango entre el 3 y
el 4%”
, añadió.

Valerie Cifuentes M.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido