Economía

Queda el 31,3% de los recursos de la pandemia por ejecutar

De un total de $40,5 billones se han comprometido $27,8 billones con corte a marzo. Y el PGN, a febrero, tenía el 23,8% de recursos asignados.

Billetes

Archivo Portafolio.co

POR:
María Camila González Olarte
abril 02 de 2021 - 06:59 p. m.
2021-04-02

Como consecuencia de los efectos que ha generado la pandemia en el país, el Gobierno asignó el año pasado una bolsa de recursos para atender la crisis y de los cuales, con corte a marzo de 2021, todavía quedaban por ejecutar el 31,3%.

Los recursos, que son parte del Presupuesto General de la Nación y se canalizaron a través del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome), son administrados por el Ministerio de Hacienda y se han destinado a atender en gran medida las nuevas necesidades en el sector de salud, los hogares y las empresas.

El Fome, según el Minhacienda, tiene un total de $40,5 billones disponibles que se fueron ejecutando desde el año pasado y se espera que se terminen de asignar este año.

Eso sí, la asignación se ha hecho de forma paulatina, pues al cierre de 2020 el Gobierno había logrado comprometer el 54,4% de los recursos, según un informe reciente publicado por la cartera de Hacienda.

Ese presupuesto de la pandemia está dividido en tres ejes clave. El primero es el de la atención de la emergencia sanitaria, lo que incluye medidas de atención por todo el país, la estrategia Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible (Prass), las vacunas, y protocolos de bioseguridad en colegios oficiales, entre otros. En ese se han ejecutado $9,5 billones y quedan pendientes $6,2 billones.

El segundo eje está relacionado con la atención a la población vulnerable e incluye los giros extraordinarios a los programas sociales, devolución del IVA, Ingreso solidario, los subsidios a los servicios públicos, y apoyo a los trabajadores con contrato suspendido, entre otros. En ese se han asignado $9,7 billones entre el 2020 y lo corrido de 2021, y quedan pendientes $3,9 billones.

Para el tercer y último eje se trata de todos los recursos asignados para proteger el empleo y la reactivación económica, y en la que conciben los subsidios a la nómina y a la prima y todas las líneas de crédito y garantías para empresas para impulsar la reactivación. En ese, se han ejecutado $7,8 billones entre el año pasado y lo corrido de este y quedan por asignar $2,4 billones.

Con esa bolsa de recursos, el Ministerio de Hacienda explica que se van comprometiendo y asignando según las necesidades puntuales.

“La diferencia entre los usos de recursos aprobados con cargo al Fondo y la ejecución de los mismos por parte de las entidades ejecutoras se explica en la medida que la definición de un gasto no necesariamente coincide con la temporalidad de la necesidad.

Los usos de los recursos del Fome aprobados responden a las necesidades de financiamiento de las medidas para la mitigación de la emergencia, durante el tiempo que la misma persista, en esa medida, los usos aprobados se han previsto que se ejecuten durante la vigencia 2020 y 2021”, detalla la cartera.

En ese sentido, explica el Gobierno, “los usos aprobados y estimados con cargo a los recursos del Fome por $40,5 billones constituyen un compromiso para atender una necesidad de la emergencia, aunque no hayan sido ejecutados en su totalidad”.

El presupuesto

El Fome, aunque fue creado en medio de la emergencia, entró al Presupuesto General de la Nación y su lenta ejecución el año pasado fue uno de los motivos por los cuales el Gobierno cerró el 2020 con un restante de $23,5 billones sin comprometer, lo que equivale a que el 7,6% quedó sin asignar.

Con ese panorama, con corte a febrero de 2021, el Gobierno ya llevaba el 23,8% de los recursos asignados y de esos, ya había pagado el 9,9%.

Cabe recordar que para ejecutar los recursos del presupuesto se tienen que tener en cuenta cuatro pasos.

El primero es la apropiación de los mismos recursos, que es el monto máximo que tiene disponible el Ejecutivo; el segundo son los compromisos que se adquieren con respecto a su disponibilidad; el tercero son las obligaciones o deudas que se contraen sobre esos acuerdos y, el cuarto, es el pago, que es cuando finalmente se desembolsa el dinero contratado.

En ese sentido, del total de los compromisos el 64,6% corresponde al presupuesto de funcionamiento, el 29,2% al presupuesto de inversión y el 6,2% al presupuesto de servicio de la deuda pública.

Por sectores, los que tienen un porcentaje menor de recursos comprometidos son el servicio de deuda (7,1%), planeación (9,6%), la Registraduría (10,9%), trabajo (11%) y la cartera de Hacienda (14,6%), que administra los recursos del Fome.

Las fuentes del fome

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, los $40,5 billones del Fome provienen en su mayoría del Presupuesto General de la Nación, con $15 billones, seguido de un préstamo a la Nación del Fondo de ahorro y estabilización por $12,1 billones e inversiones obligatorias de Títulos de solidaridad (TDS) por $9,8 billones.

En ese sentido, el Ministerio de Hacienda detalla que “los montos de ingreso al Fome por concepto de estas fuentes están sujetos a varios factores, que modifican el monto estimado en la adición presupuestal”.


María Camila González Olarte
Twitter: @Camilagolarte

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido