close
close

Economía

Recuerdos de una década muy memorable

El editor saliente para América Latina del Financial Times dice: ‘A veces tengo que pellizcarme para recordar lo que solían parecer las cosas’.

Presidentes

Los expresidentes Enrique Peña Nieto (México), Ollanta Humala (Perú), Michelle Bachelet (Chile) y Juan Manuel Santos (Colombia).

Reuters/José Miguel Gómez

POR:
Portafolio
mayo 10 de 2019 - 08:45 p. m.
2019-05-10

Una mesa puesta para ocho. Cuatro de ellos presidentes; y yo. Fue una de las noches más extrañas que presencié durante mi década como editor para América Latina del Financial Times (FT). La interacción de las personalidades fue totalmente extraña.

Después de la larga comida, Juan Manuel Santos estaba listo para irse a la cama y leer unas memorias relajantes sobre su historia familiar, cuando Enrique Peña Nieto insistió en que todos se quedaran “por una copa más” (recuerdo que Peña Nieto le guiñó el ojo al resto de la mesa). Santos se acomodó de nuevo en su silla con un suspiro. Ollanta Humala frunció el ceño. Michelle Bachelet calmó los ánimos con una broma. Se sirvió otra ronda.

Es peligroso generalizar de lo particular. Pero América Latina, como lo demuestran los destinos de estos líderes de alto nivel, parece ser un continente de grandes esperanzas frustradas y un optimismo cauteloso.

Unos años más tarde, Peña Nieto dejó la presidencia mexicana, su nombre asociado para siempre con la corrupción y la desgracia. Santos firmó un histórico acuerdo de paz con las guerrillas marxistas de las FARC en Colombia y ganó el Premio Nobel, para ver el acuerdo todavía no termina de tener éxito .

(Lea: Clima de negocios en la región, en su mínimo de los últimos 9 meses

En Perú, Ollanta Humala fue arrestado por corrupción y pasó varios meses bajo arresto domiciliario en espera de juicio. Sólo Bachelet, de Chile, ha tenido una carrera post-presidencial relativamente exitosa, en la ONU.

Realmente ha sido una década memorable. A veces tengo que pellizcarme para recordar lo que solían ser las cosas. Hace diez años, América Latina todavía estaba disfrutando del auge de los productos básicos impulsado por China. Se inauguraron concesionarios de Maserati en Bogotá. Brasil acuñaba a 22 millonarios por día. Pero la pobreza también cayó, al igual que la desigualdad, y una asombrosa cantidad de 50 millones de personas se unieron a la clase media.

Parecía que la región había, por un momento, cuadrado el círculo imposible: cómo asegurar el crecimiento, mantener felices a los capitalistas y reducir al mismo tiempo la desigualdad social.

(Lea: PIB de Brasil ‘coquetea’ de nuevo con la recesión

Envalentonados por el éxito, los egos de algunos líderes alcanzaron proporciones amazónicas. Recuerdo ver a los ministros bolivianos adular como cortesanos a Evo Morales, su Rey Sol. También vi a Emilio Botín, el jefe del banco español Santander, soplarle un beso a Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente brasileño.

El FT escribió numerosas ediciones abordando estos temas. Luego se reventó la burbuja, como siempre pasa. “Se acaba la fiesta”, escribí en 2014.

Supongo que es posible frustrarse y pensar que todos los logros han sido desperdiciados en vano.

El crimen y la violencia han continuado. La región sigue siendo la más asesina del mundo. Los periodistas locales están mucho más expuestos al peligro. Aun así, agradezco a los santos por mi buena suerte ya que nunca enfrenté ningún peligro real (sin tomar en cuenta un leve asalto una noche en Caracas).

(Lea: Los caminos que quedan para terminar el gobierno de Maduro

El medio ambiente sigue bajo amenaza. Los glaciares en Perú son más pequeños que hace 10 años; el Zika y la chikungunya se han extendido hacia el norte; y el Caribe es azotado por tormentas cada vez más devastadoras cada año. El huracán María casi hundió mi vecindario cuando viví brevemente en Miami.

En cuanto a la política: hace cuatro años, me sorprendí, al igual que muchos, cuando Mauricio Macri inesperadamente ganó la presidencia de Argentina. Era joven, aparentemente sensato y de mente abierta. Lo más importante de todo fue que no estaba comprometido por la ideología ni el nacionalismo nostálgico.

Maravillosa ironía: tal vez el continente rechazó por fin el llamado de la sirena del populismo, justo cuando Occidente había comenzado a acogerlo. Sin embargo, ahora, la región, o al menos Brasil y México, aparentemente han vuelto a sus posturas anteriores y han elegido a “salvadores nacionales“como sus líderes. ¿Encontraremos alguna vez una salida del laberinto?

Siento que tal desesperación es demasiado fácil y, por lo tanto, confío, equivocada. El progreso rara vez es una línea recta. Tal vez el pasado no fue siempre tan optimista como podría parecer: en 2009, Hugo Chávez seguía vivo, fomentaba revoluciones mundiales y el petróleo costaba más de US$100 por barril (Fidel Castro también estaba vivo).

Pero asocio la palabra “esperanza” con América Latina tanto como “abundancia”. Muchas cosas han cambiado en los últimos 10 años, quizás para siempre y algunas para mejor; especialmente ciertos hábitos y expectativas sobre justicia y transparencia, corrupción e impunidad.

Antes de 2015, ¿quién hubiera imaginado que uno de los hombres más ricos de Brasil, Marcelo Odebrecht, pasaría una noche en la cárcel, y mucho menos que sería condenado a 10 años de prisión? Cuando cuento con mis dedos la cantidad de funcionarios que he conocido y que ahora están en la cárcel, me quedo sin manos.

Si las investigaciones como Lava Jato pueden incorporar un sentido más profundo de justicia y poner fin a la impunidad, eso sería un ajuste microeconó mico estructural de proporciones revolucionarias.

Ha sido un privilegio maravilloso ser editor para América Latina. Ha habido algunos momentos de desesperación, algunos errores y también un roce alucinante con tifoidea. Pero fui bendecido con un maravilloso equipo de corresponsales y, la mayoría del tiempo, ha sido muy divertido (escribo esto la noche después de que Juan Guaidó lideró su mayor impulso contra Nicolás Maduro, #Abril30 #VamosVenezuela).

Si tuviera un deseo desearía que hubiera una Cuba más feliz. En los últimos días de la administración Obama, disfruté un breve vistazo de esperanza de que Cuba finalmente escucharía los consejos del Papa Juan Pablo II y “se abriría al mundo”, y el mundo haría lo mismo y “se abriría a Cuba”. Pero no ha resultado ser así.

Ésta es mi despedida como editor para América Latina; pronto cambiaré la isla tropical de mi corazón por la otra isla en mi mente, el Reino Unido, después de un breve período en Japón. Mi sucesor es el excelente Michael Stott, un gran amigo, exeditor en jefe de Reuters y jefe de la oficina en la Ciudad de México. ¡Gracias por todo!

John Paul Rathbone

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido