close
close

Reforma tributaria

Más impuestos a empresas, el otro eje de la nueva reforma

El Gobierno ha dado algunas pistas de que ese podría ser el camino para conseguir más recursos. 

Manufactura

La propuesta de empresarios es que la mayor carga tributaria sea temporal.

CEET

POR:
Portafolio
mayo 12 de 2021 - 08:30 p. m.
2021-05-12

Aunque el país todavía no conoce los detalles de la nueva reforma fiscal que el Gobierno va a tramitar en el Congreso, uno de los puntos que ha tomado fuerza en medio de las discusiones es que las empresas paguen más impuestos.

(Lea: Anif planteó una reforma tributaria más austera)

Entre las primeras ideas que surgieron en medio de la discusión estuvo la de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), que planteó que los recursos para la reforma que se necesita vengan de suspender el descuento del ICA ($5,2 billones) y aplazar el beneficio de renta para empresas ($6,2 billones).

(Lea: ‘El Gobierno no debe insistir más en la reforma tributaria’)

Y para el caso de las personas naturales, un impuesto al patrimonio por dos años ($1 billón). Con eso, calcula, se podrían recaudar $12,4 billones de forma recurrente.

(Lea: Recaudo menor a $13 billones le quitaría dientes a la tributaria)

Para Bruce Mac Master, presidente de la Andi, “nuestra propuesta implica un importante sacrificio en materia de competitividad y un aumento en la tarifa efectiva de tributación del sector empresarial. Por ello, la misma tiene carácter transitorio y solo deberá estar vigente mientras subsistan las condiciones de emergencia sanitaria, derivada de la pandemia”.

Esa idea, por otro lado, también fue planteada por el Consejo Gremial Nacional, que también recalcó la necesidad de que el Gobierno logre reducir la evasión y elusión de impuestos, así como un plan más ambicioso para reducir el gasto del Estado.

A la alternativa que plantearon los empresarios, recientemente también se unió la de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), que de igual manera propuso un paquete de impuestos que, además de personas naturales e IVA, también le ponga una mayor carga tributaria a las empresas.

“Para las personas jurídicas se elimina el descuento sobre el impuesto de renta por el pago del ICA, se aplaza la caída en la tarifa dejándola en 32% por los próximos años y se eliminan las exenciones sectoriales. El recaudo adicional sería de 0,36% del PIB”, señaló Anif en su propuesta presentada esta semana.

Además de estos centros de estudios y los empresarios, estas alternativas también han tenido eco en los partidos políticos, que también insisten en que esta reforma, que busca recaudar al menos $14 billones, tenga una mayor carga a las empresas y a las personas de más altos ingresos.

¿EN QUÉ VAN LOS CONSENSOS?

Ahora bien, de forma paralela a las conversaciones con los representantes del paro, el Gobierno también ha avanzado en las negociaciones con varios actores como los partidos políticos y los empresarios.

Según le explicó a este diario José Manuel Restrepo, nuevo ministro de Hacienda, “vamos avanzando en las reuniones con todos los actores. Pero diría que hay unos puntos de consenso. Uno es el tema de gasto social enfocado en los más vulnerables y la necesidad de una ley que apoye ese gasto, y que encuentre fuentes de financiación que garantice la estabilidad fiscal. Veo también un consenso en el que cualquier decisión que se tome, no puede tocar a la población vulnerable ni a la clase media. En tercer lugar hay que buscar ese mecanismo de solidaridad de que los que más tengan contribuyan con los que menos tienen”.

Mientras se logran esos consensos, cabe recordar que el Gobierno había manifestado que la meta era que la reforma tributaria se tramite y apruebe en esta legislatura, antes del 20 de junio de este año.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido