close
close

Reforma tributaria

Altos patrimonios, foco de las tributarias de América Latina

Colombia, Chile, Ecuador, entre otros, ya lanzaron reformas fiscales para encauzar sus cuentas públicas tras el 2020. 

América Latina

América Latina

iStock

POR:
Roberto Casas Lugo
agosto 17 de 2022 - 11:44 p. m.
2022-08-17

Luego de la pandemia de la covid-19 en la que los gobiernos de todo el mundo, especialmente en América Latina, hicieron malabares fiscales para responder a los gastos repentinos, ha comenzado una ola de reformas tributarias para encauzar nuevamente las cuentas nacionales.

(Las marcas más valiosas de América Latina y el mundo).

Si bien cada país posee condiciones macroeconómicas particulares, el denominador común es que estas reformas tributarias apuestan por “una mayor equidad” como telón de fondo, sobre todo aquellas promovidas por los recientes gobiernos de ideología de izquierda en la región.

“Los antecedentes de endeudamiento de la región y grandes déficits fiscales en los países latinoamericanos se han acrecentado, lo que ha llevado a la presentación de una serie de reformas tendientes a fortalecer y modernizar sus sistemas tributarios”, apuntó la consultora Seguimiento & Estrategia en un informe.

En otras consideraciones, estas reformas fiscales, unas en ejecución y otras en proyectos, coinciden en una mayor recaudación por parte de las personas más adineradas, así como de las empresas, especialmente aquellas relacionadas con los sectores extractivistas.

(Colombia, país con más estudiantes latinos matriculados en Australia).


Vale la pena resaltar que el impulso por nuevos textos tributarios en la región lo continuó la propuesta de ley del nuevo gobierno de Colombia presentada en su primer día de ejercicio.

La reforma en Chile

El Gobierno de Gabriel Boric presentó en julio su propuesta de reforma tributaria que, junto con el proyecto del cambio de Constitución, son el eje central de su plan de Gobierno, ya que del texto fiscal saldrán los recursos para apoyar sus propuestas sociales.

El texto chileno busca aumentar progresivamente el recaudo hasta el 4,1% del PIB para 2024, es decir, unos US$12.000 millones.

Para materializar esta oferta, el texto plantea, entre otras, un alza de impuestos del 3% a las personas con salarios de más de cuatro millones de pesos, un impuesto a la riqueza para 6.300 ciudadanos y que plantea una tasa del 1% sobre los patrimonios mayores a US$5 millones y de 1,8% para los que superen los US$14.500 millones.

(Lula y Bolsonaro: Brasil busca nuevo rumbo entre conocidos).


Además, también se plantea un impuesto entre el 1% y el 4% a la minería, dependiendo de las toneladas métricas que produzcan de cobre.

Aunque el panorama se vislumbra complejo en Chile y se recomienda profundizar la discusión sobre el tema después del plebiscito del 4 de septiembre, algunos actores como Goldman Sachs esperan que sea aprobada antes de finalizar este año.

La reforma en Ecuador

Como una forma de acomodar sus cuentas nacionales, las cuales cuentan con un déficit del 5% del PIB, el gobierno centroderecha de Guillermo Lasso en Ecuador presentó un proyecto de ley de reforma tributaria, el único que hasta el momento ha tenido el respaldo de la Asamblea.

Con este proyecto, aprobado hacia finales del 2021 y con vigencia este año, prevé recaudar US$1.900 millones en dos años, es decir, un 2% del PIB del país andino.

Para lograrlo, en línea con las opciones presentadas en Chile y en Colombia, el gobierno de Lasso estableció un impuesto al patrimonio para los ciudadanos que tengan riquezas por US$1.000.000 y sociedades conyugales por US$2.000.000, entre otros. También estableció un gravamen sobre la renta del 20% sobre las personas que devenguen entre US$2.000 y US$3.500, así como la rebaja del IVA desde el 12% al 8% para los servicios turísticos.

Aunque el texto ya está en ejercicio, en la actualidad es posible que sea revocado por la Asamblea Nacional, ya que la oposición política considera que esta reforma tributaria erosiona las aspiraciones económicas de la clase media y de las pymes, dado el contexto del país. Ya se está discutiendo su derogación.

El caso de méxico

En cuanto al país azteca, el gobierno mexicano presentó hacia finales del año pasado la Miscelánea Fiscal, el texto que junto a un paquete legislativo, estipula las cuentas fiscales del Estado para el siguiente año.

Entre las nuevas normas que rigen este 2022 está un tope de 15% de deducción por donaciones o el establecimiento entre el 1% y el 2,5% de impuesto sobre la renta para las personas de bajos ingresos.

Las autoridades ya dijeron que habrá “cambios marginales” para 2023, un año clave por las elecciones de gobernadores y por ser el penúltimo del periodo presidencial.

ROBERTO CASAS LUGO
PORTAFOLIO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido