Reforzar el agro, en el plan de sostenibilidad de la banca

Por medio de la inclusión financiera, la iniciativa MEBA, promueve el desarrollo de los productores colombianos.

El 70 por ciento del agua de que dispone el planeta se emplea en la agricultura, 22 por ciento en la industria –particularmente

El programa, a la fecha ha logrado sensibilizar a 10.034 pequeños agricultores en Perú y Colombia y ha desembolsado cerca de 17’230.150 de dólares en créditos ‘verdes’.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
abril 14 de 2019 - 04:50 p.m.
2019-04-14

Desde hace algunos años la Organización de Naciones Unidas para el Medioambiente ONU, ha mencionado que en Colombia, los rendimientos agrícolas podrían reducir 7,4% por causa del cambio climático. Un dato preocupante, si se tiene en cuenta que la inestabilidad del clima y la tierra, afectarían a cientos de productores que dependen de la actividad agropecuaria.

Lea: (‘Contratos Plan se concentran en proyectos de alto impacto’)

Precisamente para ayudar a combatir el impacto negativo sobre el medio ambiente, la ONU y algunas microfinancieras en el país, están promoviendo el programa MEBA (medidas de adaptación al cambio climático), con la que pretenden al mismo tiempo, fortalecer el campo y proteger los ecosistemas.

Este programa, a la fecha ha logrado sensibilizar a 10.034 pequeños agricultores en Perú y Colombia y ha desembolsado cerca de 17’230.150 de dólares en créditos ‘verdes’ que impulsan 40 medidas ambientales, como el banco de semillas, los deshidratadores solares o el ecoturismo, entre otros.

Uno de estos casos es el de Sandra Mendoza, una microempresaria rural que encontró en el programa MEBA, una oportunidad para emprender por medio de la crianza de cerdos y el cuidado ambiental. Se trata de un biodigestor, una de las medidas impulsadas por la ONU y cuya importancia radica en el aprovechamiento de los desperdicios para producir energía renovable y de bajo costo.

“Esta adaptación me ha permitido, a partir de las heces de los cerdos, producir gas para mi estufa y la posibilidad de encender las luces de mi casa, algo que antes no podía imaginar, ya que siempre cociné con leña”, agrega.

Sandra, que ahora es la primera en poner en marcha un biodigestor en el departamento del Tolima, también pudo desarrollar una actividad productiva para su sostenimiento y agrega que poder implementar el sistema en su casa, ha mejorado su calidad de vida.
“Ahora hay luz en mi casa, no invierto tanto tiempo cocinando, cuido el planeta y con los cerdos puedo desarrollar mi propio negocio, ya que dejo algunos para el biodigestor y puedo vender los demás, espero que más personas se acojan a estas alternativas de financiamiento y puedan mejorar su bienestar”, añade.

Al respecto Miguel Ángel Charria, presidente ejecutivo de Bancamía, menciona que actualmente la iniciativa Crediverde, proporciona a poblaciones vulnerables rurales y periurbanas, productos y servicios microfinancieros de crédito para mejorar sus ingresos y su nivel de resiliencia a los efectos del clima.

“En Colombia existe un porcentaje muy alto de poblaciones rurales vulnerables, a las cuales las sequías, las inundaciones, o el daño de los suelos, entre otros, pueden afectar sus cosechas, ahondando en la situación de pobreza en la que viven, por eso estos proyectos son importantes, porque ayudan a reducir el riesgo productivo, facilitando que los agricultores tengan acceso a productos financieros que están enfocados en su crecimiento y en el cuidado del planeta”, expresa Charria.

Además, el directivo añade que actualmente Bancamía, la Fundación de Microfinanzas de BBVA, está trabajando esta iniciativa en cuatro zonas, Ubaté (Cundinamarca), Chaparral (Tolima), Planeta Rica (Córdoba) y Pamplona (Norte de Santander), pero esperan que en este año, se haga un proceso de masificación con más lugares del país.

“Aunque también hay otras entidades bancarias desarrollando este proyecto, nos estamos apoyando en la tecnología para llegar a zonas más dispersas y llevar de forma eficiente el Banco hasta los productores agropecuarios”, añade.

FACILIDAD DE ACCESO

“Está comprobado que la integración a los servicios financieros permite que las personas encuentren más oportunidades para su desarrollo productivo”, dice Miguel Ángel Charria, presidente Ejecutivo de Bancamía, que agrega que “acceder a estos servicios es muy fácil, ya que están adaptados a sus realidades y cuentan con el apoyo de asesores preparados que guían al productor rural solicitando, como en todos los créditos, datos sencillos como la copia de la cédula y 10 meses de experiencia productiva”. Igualmente, la entidad en alianza con la ONU y el Colegio ICAM, cuenta con una finca demostrativa en Ubaté, en la cual los emprendedores reciben asistencia técnica sobre sus proyectos.

Siga bajando para encontrar más contenido