close
close

Economía

Retomar conexión aérea con Venezuela, tarea pendiente

A más de un año de reactivación del sector, siguen suspendidos los vuelos hacia el vecino país. La aerolínea Avior hace su propuesta.

Aeropuerto de Santa Marta

Tres aerolíneas operaban de forma directa los vuelos antes del cierre de vuelos entre ambas naciones.

Cortesía ANI

POR:
Portafolio
diciembre 19 de 2021 - 10:49 p. m.
2021-12-19

Desde marzo de 2020, justo a las puertas de la cuarentena por la covid-19, las pantallas del aeropuerto El Dorado dejaron de mostrar el avance de los vuelos internacionales de Colombia con Venezuela, relación aerocomercial que si bien no pasaba por uno de sus mejores momentos, analistas sostienen que es un mercado con potencial para ambas naciones.

(Colombia aumenta conexión aérea con otras naciones). 

“Para que esto se solucione, tienen que hablar los dos gobierno y ponerse de acuerdo porque las aerolíneas ya están preparadas”, dijo Nicola Furnari, presidente de la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo (AVAVIT).

“Las rutas hacia Colombia siempre han sido muy demandadas. Después del éxodo se ha crecido aún más. La bondad que tiene es que en una hora estás en cualquiera de las dos partes”, complementó Furnari.

En modo de contexto, el restablecimiento de las relaciones aerocomerciales entre ambos países estaba contemplado en la segunda fase del plan de reactivación del sector de la aviación, que presentó el Ministerio de Transporte, pero dicha conexión ha sido, de alguna forma, ignorada.

Siendo también un asunto de Cancillería, Portafolio consultó con esta cartera pero no recibió respuesta.

UNA RELACIÓN DE CAPA CAÍDA 

Desde la implementación de controles cambiarios por parte del chavismo, un puñado de aerolíneas han dejado de volar el espacio aéreo del vecino país, entre esas Latam y Avianca, dos grandes conocidas del mercado colombiano. 

En el caso de Latam Airlines, que operaba desde Sao Paulo, Santiago y Lima, frenó sus operaciones en el país en 2016 alegando “una compleja situación macroeconómica”.

Un año después, en julio de 2017, la aerolínea colombiana Avianca suspendió sus operaciones luego de “limitaciones operativas y de seguridad”.

(Así se preparan las aerolíneas para la temporada de fin de año). 

La firma, que tenía pautada esa salida para el mes de agosto de ese mismo año, contaba con el 59% de la ruta Bogotá-Caracas-Bogotá y el 77% de la ruta Lima-Caracas-Lima. Así, Avianca concluyó con una relación de más de 60 años.

Es importante resaltar que estas compañías decidieron retirarse de Venezuela ante la imposibilidad de repatriar sus ingresos hacia sus casas matrices.

El Gobierno de tolda roja implementó un control de cambio donde los usuarios compraban los tiquetes en bolívares a una tasa preferencial y luego, después de una autorización, las aerolíneas recibían las ganancias.

Pero este proceso no fue muy expedito sumándose aerolíneas y las deudas, al tiempo que comenzaban los fallos de caja del régimen venezolano.

¿CÓMO ESTABA ANTES DE LA PANDEMIA?

Al momento del cierre por la coyuntura mundial operaban de forma directa las venezolanas Avior y Láser y la colombiana Wingo, mientras que con escala lo hacía la panameña Copa.

Colombia se constituía como uno de los pocos destinos internacionales con los que se conectaba Venezuela.

De acuerdo con datos de Avior, en los últimos cinco años previos al cierre de las operaciones, se movilizaron cinco millones de pasajeros.

UNA NUEVA PROPUESTA 

Apelando a razones estratégicas, comerciales e históricas, la aerolínea venezolana Avior envió una solicitud a las autoridades diplomáticas y de transporte del vecino país con el fin de restablecer la conectividad aérea entre Colombia y Venezuela, suspendida desde marzo de 2020.

“Nosotros apostamos a que los ejecutivos de ambos países encuentren más puntos de acuerdo que de desacuerdo, que se mantenga la relación comercial y que vuelvan las relaciones aerocomerciales que se mantuvieron hasta antes de la pandemia”, señaló a Portafolio, Juan Bracamonte, presidente de Avior.

El directivo afirma que en estos momentos es más seguro volar en avión que por otra vía y que los procesos aeronáuticos de ambos países cumplen con los más altos estándares de bioseguridad. “Estamos en un punto de ganar-ganar donde ambos Estados pueden tener comunicación”, dijo.

Así, enviaron una comunicación al Canciller de Venezuela, Félix Plasencia; al presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez y a las autoridades del Ministerio de Transporte y Comunicaciones del vecino país.

“Cuando hacemos esta petición, lo hacemos en nombre de todo el sector privado porque queremos que vuelvan también Avianca y Wingo (...) Colombia es nuestra principal ruta internacional, por eso lo hacemos. Hablamos en nombre del sector, queremos que se restablezcan las relaciones aerocomerciales completas en beneficio de ambas naciones y de la población”, agregó el directivo venezolano.

De acuerdo con cálculos realizados por la compañía, la operación aerocomercial entre ambas naciones puede arrojar beneficios por US$80 millones en los próximos cinco años.

“Sería muy exitoso que se lograra, que se diera el permiso y que se apartara un poco el tema político en beneficio del pueblo y del turismo de ambas naciones”, apuntó Nicola Furnari.

El alto ejecutivo señaló que se debería aprovechar la estrategia de “vuelos especiales” que está implementando la Administración de Maduro y aprovechar la conexión con Colombia.

En ese sentido, sostuvo que el vuelo entre las capitales debe ser fijo, mientras que en temporada especial, puedan realizarse conexiones con destinos turísticos de ambos planes.

ROBERTO CASAS LUGO 

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido