Reviven debate sobre las cajas de compensación familiar

Desde el Presidente hasta analistas, gremios, trabajadores y entidades se oponen a eliminar el sistema que maneja los aportes de los empresarios.

Cajas de compensación

iStock

POR:
Portafolio
enero 23 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-01-23

De manera recurrente, las cajas de compensación han estado en la mira. En algunas épocas se les ha querido añadir más tareas de las que tienen, y en otras se les señala de que los aportes que reciben son una ‘carga’ para las empresas, y que eso frena la generación de empleo formal.

(Lea: Polémica por propuesta de eliminar las cajas de compensación familiar)

Y es que el nivel de recursos que manejan no es menor. Se estima que al año, por los aportes obligatorios del 4% que hacen las empresas, sus ingresos son del orden de $7 billones.

(Lea: 'Excesivo aumento de salario mínimo de 2020 deteriora el empleo', Anif)

Son recursos que pagan más de 686.000 empresas, con 9,7 millones de afiliados y 11,4 millones de beneficiarios.

(Lea: ‘Podemos aportar en lucha contra la inequidad social’)

A finales del año pasado, se planteó que esos dineros sirvieran para la prima extralegal, que promueve el senador Álvaro Uribe en el Congreso, para los trabajadores colombiano. Sin embargo, todo indica que la idea ya se descartó.

La última polémica corrió por cuenta de un análisis del centro de estudios Anif, publicado esta semana, que propone la eliminación de ese aporte parafiscal como una de las medidas que incluya una futura reforma laboral con el fin de estimular el empleo.
En las redes sociales el tema despertó controversia. El Gobierno y los expertos manifestaron sus puntos de vista, en su mayoría, en contra de la iniciativa.

EN EL GOBIERNO

Desde Davos, el presidente Iván Duque, se pronunció al respecto y respaldó la operación de las cajas como “mecanismo valioso para brindarles oportunidades y servicios para mejorar su calidad de vida”.

“Nuestro Gobierno nunca respaldará propuestas que las debiliten o eliminen. Trabajaremos por fortalecer sus beneficios a los colombianos”, dijo en su cuenta de Twitter.

En el mismo sentido, de rechazo, se pronunció la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, aunque anotó que “ajustar el mecanismo para mejorarlo es otro debate”.

La ministra de Trabajo, Alicia Arango, no se pronunció, pero esa cartera manifestó que “el Gobierno defiende los derechos de los trabajadores. Y no comparte iniciativas que afecten el papel de las Cajas de Compensación Familiar”.

También resaltó que estas entidades acercan a la clase media a servicios que de otra manera no obtendrían.

EMPRESARIOS Y EXPERTOS

El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi, Bruce Mac Master, expresó que “las Cajas de Compensación Familiar son ejemplo mundial; no entendemos ni compartimos la idea de que las mismas sean eliminadas o debilitadas”.
No obstante, su posición no cerró las puertas a revisar su operación: “Puede sí, haber espacio para optimizar el uso de recursos aportados por las empresas, que deben ser invertidos en el beneficio de todos”, planteó.

El director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, matizó el debate que suscitó la propuesta de Anif y consideró que la discusión en torno a las cajas de compensación “debería centrarse en si no sería mejor que se financien con impuestos generales, como se hizo hace 8 años muy exitosamente con el Sena y el ICBF, con el fin de preservar sus importantes servicios a los trabajadores pero sin encarecer el empleo formal”.

Entre tanto, el rector de la Universidad de los Andes y exministro, Alejandro Gaviria, señaló que acabar las cajas es una idea errada. “Desconoce su papel redistributivo, las capacidades que han acumulado y su importancia en la provisión de servicios sociales. Es una propuesta destructiva, un exabrupto”, indicó.

Y destacó que las cajas han acumulado capacidades y experiencia en diversos sectores.
Entre los partidos políticos hubo pronunciamientos. A nombre del Centro Democrático, el senador Gabriel Velasco dijo que su colectividad no está de acuerdo con la idea por ser una institución que ha velado por la calidad de vida y el bienestar de los trabajadores.

GREMIOS Y EMPRESAS

Por su parte, las cajas de compensación, en general, no desconocen la importante de que se busquen fórmulas para generar empleo y que la reducción de costos es clave para el proceso de formalidad, pero no están de acuerdo en que la fórmula para conseguir sea eliminar los aportes a las cajas.

Adriana Guillén, presidenta ejecutiva de Asocajas, señaló que “esta propuesta denota el desconocimiento sobre el sistema y el impacto que tiene frente a la clase media”.
“Este aporte demuestra que es posible hacer redistribución de los ingresos, que demuestra cómo se puede generar riqueza y, a la vez, avance social”, dijo a Portafolio.

Respecto a la idea de Fedesarrollo, indicó que buscar fuentes sustitutas sería ideal . “Tenemos que ser absolutamente realistas y hoy en día no es posible; el Presupuesto Nacional no puede absorber esta prestación social”. En este caso no hay una fuente que lo sustituya y eso pone en riesgo la economía de muchas maneras. Por ejemplo, quién apalancaría los subsidios de vivienda, añadió.

“El hecho de reducir costos laborales no necesariamente genera la respuesta automática de crear empleo. Por eso es importante dar debates sobre productividad, pero no se debe olvidar que el sistema trabaja por la formalidad y es nuestra razón de ser, dijo Guillén, al mencionar que no es el momento de pensar en reformas al sistema, pero que las cajas sí necesitan que se les ‘otorgue más seguridad jurídica”.

Este tema de los cuestionamientos al aporte del 4% a las cajas lo abordó esta semana en una entrevista a este diario, el director de Compensar, Carlos Mauricio Vásquez. “Cuánto le costaría a un empresario consciente de la importancia del bienestar para sus trabajadores porque le sirve a su organización, prestar de manera individual los mismos beneficios que presta una caja de manera colectiva”, planteó.

MALESTAR DE LA CGT


Los trabajadores expresaron su inconformidad por la idea de debilitar o eliminar las cajas derivada de suspender los aportes del 4% que hacen las empresas por sus trabajadores.

La Confederación General del Trabajo, CGT, presidida por Julio Roberto Gómez, miembro del llamado Comité de Paro, rechazó ayer la propuesta y consideró que atenta contra la “paz laboral en un país como Colombia, que atraviesa por la más difícil coyuntura social de los últimos años”.

También, la central obrera expresó a nombre de los trabajadores su rechazo a la propuesta que también surgió de Anif de eliminar los intereses a las cesantías, como otro componente de una reforma laboral, que a su juicio, el país necesita.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido