Riesgos en alza, la nota que caracteriza a Davos

El tema central es la ‘Globalización 4.0’. Estamos en un periodo de disrupción tecnológica, que trae la realineación de varias fuerzas.

Davos 2019

La Cumbre Mundial de líderes se realiza en un entorno de nieve en los Alpes suizos.

AFP

POR:
Portafolio
enero 21 de 2019 - 10:11 p.m.
2019-01-21

El pronóstico del tiempo para la presente semana habla de temperaturas inferiores a los cuatro grados centígrados bajo cero durante el día y mínimas de hasta menos 17 grados en la noche. No faltará quien diga que ese es el marco natural perfecto para la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, iniciado ayer en esta población de los Alpes suizos, ubicada en el cantón de los grisones.

Y es que a diferencia de otras ocasiones, la cita que convoca a cerca de 3.000 delegados, incluyendo a 65 jefes de Estado y de gobierno de las más diversas latitudes, comienza con un tono relativamente frío. Atrás quedó el entusiasmo de encuentros previos, cuando el panorama se veía relativamente despejado y la confianza era la nota predominante.

El motivo es una percepción generalizada de que los riesgos vienen al alza. Desde el punto de vista de la economía, los indicadores más recientes muestran una importante desaceleración de China -confirmada ayer por Pekín- y de buena parte de Europa, comenzando por Alemania.

La falta de dinámica en los precios de las materias primas puede traerle dolores de cabeza a los países emergentes que sienten el efecto del alza en las tasas de interés internacionales.

(Lea: Colombia busca ser centro de inversión en el Foro Económico Mundial

Un elemento no menos importante es la geopolítica. Cuando el viernes pasado Donald Trump le ordenó a la delegación de su país que debía quedarse en Washington por cuenta de la parálisis parcial del gobierno federal, quedó demostrado otra vez que lo local prima sobre lo multilateral. Esa impresión es compartida por quienes esperaban ver al presidente francés, Emmanuel Macron, inmerso en la crisis de los ‘chalecos amarillos’ o a la primera ministra británica Theresa May, perdida en el laberinto del Brexit. Siempre habrá celebridades que los reemplacen -como el príncipe Guillermo de Inglaterra- pero más de uno cree que los pesos pesados del poder político global brillarán por su ausencia.

Los problemas de uno, claro, son la oportunidad de otros. No hay duda de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aspira a convertirse en una de las figuras de la reunión, por lo cual está acompañado de una comitiva de 34 personas, entre funcionarios y empresarios de alto nivel.

Su intervención en la plenaria, prevista para hoy, es muy esperada, más allá de que varios movimientos de protesta de los últimos días lo señalan como el villano del encuentro por sus posturas de ultraderecha.

(Lea: Delegación de Estados Unidos no viajará a Davos

Sobre el papel, el tema central de este año es “Globalización 4.0: dándole forma a la arquitectura global en la era de la cuarta revolución industrial”. No hay duda de que el tema está bien escogido. Como dijo Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro, “estamos entrando en un periodo de profunda inestabilidad global atribuible a la disrupción tecnológica” que trae la realineación de varias fuerzas.

La pregunta, sin embargo, es si otra vez lo urgente dejará espacio para lo importante. El motivo es que las incertidumbres inmediatas pueden hacer que muchos de los asistentes a la reunión no sean capaces de ver más allá y concentrarse en asuntos más fundamentales como el cambio climático o lo que puede pasar con millones de empleos si la inteligencia artificial, la robotización y la automatización, crean más trastornos, como se prevé.

Como todos los eneros, la nieve es omnipresente en los Alpes suizos. También los atascos de tráfico y la seguridad estricta hacen su presencia, amargándoles la vida cotidiana a quienes están acostumbrados a un Davos tranquilo, en el cual el turismo lo protagonizan los esquiadores y no los líderes del sector público y privado. Pero los veteranos en estas lides, insisten en que hay algo diferente y es la sensación de que el clima frío, será todavía más gélido en los meses por venir, figurativamente hablando.

EL FMI RECORTÓ SUS PREVISIONES POR LA INCERTIDUMBRE

Las disputas comerciales, el Brexit y otras incertidumbres amenazan con lastrar el crecimiento mundial, dijo desde el Foro de Davos el Fondo Monetario Internacional (FMI), que pronostica una desaceleración mayor que la prevista, con un recorte de las perspectivas para América Latina.

“No hay una recesión a la vuelta de la esquina, pero el riesgo de un retroceso más pronunciado del crecimiento mundial aumentó”, dijo en Davos la directora gerente de FMI, Christine Lagarde. En su actualización del informe Perspectivas de la Economía Mundia (WEO), el FMI fue aún más pesimista que en octubre. La entidad proyecta un crecimiento del 3,5% para la economía mundial este año, 0,2 puntos porcentuales menos que en octubre, en la que también había recortado sus pronósticos previos.

El FMI proyecta un crecimiento mundial del 3,6% en 2020, un recorte de 0,1 puntos porcentuales respecto a octubre. Y para América Latina, la organización recortó sus previsiones para este año y el próximo en 0,2 puntos porcentuales por debajo de lo previsto en octubre, a 2% en 2019 y 2,5% en 2020.

“Una escalada de las tensiones comerciales, más allá de lo que ya estaba incorporado en los pronósticos, sigue siendo una fuente clave de riesgo para las previsiones”, indicó el FMI.

Este es el segundo recorte en pocos meses de las previsiones para la economía mundial, aunque según el organismo, las dos mayores economías mundiales, EE. UU. y China, permanecen a resguardo y sus pronósticos de crecimiento quedaron intactos en 2,5% y 6,2% respectivamente.

Varias economías grandes sufrieron importantes recortes a la baja, entre ellas Alemania, Italia y México. El FMI advirtió del riesgo de los aranceles que se imponen mutuamente Estados Unidos y China, a pesar de la tregua anunciada el 1 de diciembre.

“La posibilidad de que las tensiones vuelvan a resurgir en la primavera (boreal) proyecta una sombra sobre las perspectivas de la economía global”, precisó el FMI. En EE. UU., el cierre del Gobierno que se extiende desde hace un mes, comienza a notarse en la actividad económica. La situación hizo que el presidente estadounidense, Donald Trump, cancelara su asistencia al Foro de Davos.

La revisión a la baja del crecimiento en América Latina se debe a un recorte de las perspectivas del crecimiento para México en 2019 y 2020, atribuidas a una caída de la inversión privada, y al hecho de que la contracción en Venezuela va a ser peor de lo que se anticipaba.

Ricardo Ávila Pinto
Enviado especial Davos

Siga bajando para encontrar más contenido