‘S.A.S., un modelo que se ajusta a la reactivación’

El esquema agiliza la creación y liquidación de firmas.

Francisco Reyes

Francisco Reyes, exsuperintendente de Sociedades.

EL TIEMPO

POR:
Portafolio
julio 29 de 2020 - 10:00 p. m.
2020-07-29

El modelo de Sociedades de Acciones Simplificadas (SAS) se convirtió en un aliado de los empresarios colombianos en la actual coyuntura de crisis generada por la pandemia del coronavirus.

Las bondades de este esquema corporativo se han hecho evidentes a partir de abril de este año, tanto para sociedades que se vieron abocadas a la quiebra, como para aquellas que han nacido en medio de la pandemia.

 Así lo señala el exsuperintendente de Sociedades, Francisco Reyes, quien diseñó un curso virtual sobre el modelo S.A.S., el cual es ofrecido en alianza con el diario El Tiempo, a través de los canales electrónicos de esta casa editorial.

“La estructura de las Sociedades de Acciones Simplificadas es propicia para todas las épocas, pero particularmente para las crisis. Este es un sistema en el que todo se puede hacer en línea”, afirma Reyes, quien asegura que este es un momento para que las empresas que no se han transformado en S.A.S., lo hagan.

En efecto, el esquema simplificado para la creación de una sociedad no requiere trámites notariales para constituirla, para reformarla o para disolverla o liquidarla. Es más, ni siquiera importa el tamaño de la empresa.

La S.A.S. es una modalidad societaria que no requiere grandes formalidades. Por ejemplo, se puede constituir con un solo accionista, no necesita junta directiva y tampoco exige revisoría fiscal ni auditoría, lo que la convierte en una opción muy flexible.

Los estatutos de una S.A.S. pueden hacerse de forma explícita en cuanto a la regulación de las condiciones entre los accionistas, de manera que se puedan evitar problemas en el futuro.

En concepto del exsuperintendente, la S.A.S. es un modelo perfecto para pequeños empresarios y emprendedores que surgen en estos momentos. No en vano según los registros que llevan las cámaras de comercio, hoy cerca del 97% de las compañías que se crean son de este tipo.

“Esta estadística es muy diciente porque muestra claramente cómo los empresarios prefieren la simplicidad y la flexibilidad, a cambio de trámites complicados, formalidades y sistemas de capital rígido”.

Otra de las ventajas es que facilita los aportes de capital. Además, el Gobierno expidió recientemente un decreto dentro de la emergencia económica, que les permite a las Sociedades por Acciones Simplificadas, pequeñas, medianas o grandes, emitir títulos en el mercado de valores.

“Eso abre una posibilidad enorme para que las S.A.S. ingresen a mecanismos de capitalización bursátil, que es algo que estaba prohibido”. Por ahora, el decreto está pendiente de una reglamentación sobre gobierno corporativo, que se requiere para que estas operaciones puedan hacerse.

Además, el Gobierno diseñó dos procesos para insolvencia. Uno de ellos es de negociación y de acuerdos de reorganización que se hace por fuera de la Supersociedades y otro y otro de tipo comercial. Cada uno de ellos tiene una duración de apenas tres meses.

Las S.A.S. tienen protagonismo en la actual crisis no solo por la facilidad para responder al boom de liquidaciones, sino para la creación de empresas, o la transformación de las existentes.

“Evidentemente el país registra por estos días un aumento de procesos de insolvencia, para lo cual también se han expedido decretos que permiten hacer arreglos más rápidos con los acreedores. No hay estadísticas muy actualizadas sobre liquidaciones, pero efectivamente estas han aumentado significativamente”, dice Reyes.

Según la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), en junio pasado hubo una dinámica positiva de creación de empresas en Colombia, pues el número de unidades productivas constituidas se incrementó 11,5% comparado con junio del 2019.

En su Informe de Dinámica de Creación de Empresas en el primer semestre del 2020, que tiene como base estadística el Registro Único Empresarial y Social (RUES), el mismo informe revela que en la primera mitad del año se crearon 131.848 unidades productivas, 26,3% menos que en el mismo periodo de 2019, cuando se ubicaban en 178.844.

No obstante, en enero la creación de empresas había crecido un 9,1% y en febrero 2,7%. El mayor número de sociedades nuevas se dio en sectores de comercio no especializado de alimentos y prendas de vestir.

Una de las recomendaciones claves del exsuperintendente Reyes para los empresarios, es que en el momento en que se decida cerrar la operación de una compañía, es indispensable proceder a su liquidación total, pues si se deja sin disolver continúa generando obligaciones impositivas, parafiscales y de seguridad social y financieras.

CURSOS REALIZADOS EN EL TIEMPO

La idea es explicarles a los interesados, en términos simples, y sin complejidad jurídica, la descripción de cómo operan las S.A.S., cuáles son sus efectos prácticos, por qué puede ser útil. Allí se explican cómo se tramita la creación de empresas y cómo se procede a su liquidación. “El curso entrega herramientas como modelos de estatutos o de cláusulas que pueden ser utilizadas para constituir o liquidar una compañía”.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido