‘Se necesita normatividad para explorar yacimientos no convencionales’

Héctor Manosalva, vicepresidente de Desarrollo y Producción de Ecopetrol, explica los alcances de plan piloto para impulsar el ‘fracking’ en Colombia.

Héctor Manosalva vicepresidente de Desarrollo y Producción de Ecopetrol

Héctor Manosalva vicepresidente de Desarrollo y Producción de Ecopetrol, y encargado de programas no convencionales.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 31 de 2018 - 07:04 p.m.
2018-10-31

En el marco del IV Congreso Internacional de Derecho Empresarial, Contable y de los Negocios, realizado esta semana en Cartagena, se llevó a cabo el panel titulado “Realidad de la extracción no convencional de hidrocarburos: la técnica del ‘fracking’ y el contexto colombiano”.

En él participó el ingeniero Héctor Manosalva, vicepresidente de Desarrollo y Producción de Ecopetrol y encargado de programas no convencionales, quien en diálogo con Portafolio, explica los alcances del plan piloto anunciado esta semana por Felipe Bayón, presidente de la compañía, y las razones que justificaron la solicitud de la respectiva licencia ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA.

De ser aprobado, este plan permitiría obtener información de primera mano para decidir sobre la viabilidad del ‘fracking’ en Colombia.

¿Hay o no hay un marco jurídico adecuado para explorar y explotar yacimientos no convencionales?


Luego de una iniciativa que tuvo la Agencia Nacional de Hidrocarburos conjuntamente con expertos mundiales, se construyó la normatividad para hacer exploración en yacimientos no convencionales. Esta exploración permite la perforación de pozos dirigidos a la roca generadora, pero no permite fracturarla.

Eso significa que solo con la exploración vamos a poder acceder a información sobre las rocas y los fluidos pero no tenemos información con respecto a la fracturabilidad de estas ni sobre las capacidades y productividades de los pozos. Es por esto que el país requiere una normatividad que permita la explotación y el desarrollo de este tipo de yacimientos, pues hoy no cuenta con ella.

Esta semana se anunció un plan piloto y se solicitó la licencia ambiental para probar si el ‘fracking’ funciona o no. ¿En qué consiste ese plan?

Lo que le estamos proponiendo a las autoridades y al Gobierno es poder desarrollar los pilotos dentro del proceso de licenciamiento, de tal suerte que esos pilotos arrojen la información técnica y científica para que las autoridades puedan pronunciarse con respecto al licenciamiento, porque de lo contrario van a generar un licenciamiento todavía sin resolver las inquietudes y eso hace menos eficaz el desarrollo de este tipo de proyectos. Lo que proponemos es que dentro del proceso de licenciamiento estos pilotos constituyan un elemento más para la toma de decisiones.

¿Hay fechas concretas para poner el arranque del plan piloto?

Si las autoridades aprueban ese tipo de iniciativas, estaríamos en condiciones de iniciar el próximo año con estos pilotos, todo depende de tener esa autorización.

Uno de los argumentos para impulsar el ‘fracking’ es que no nos quedan muchas reservas de petróleo y gas...

Así es, actualmente el país tiene unas reservas de petróleo de cerca de 1.750 millones de barriles que a los volúmenes de producción del día de hoy, esto es 860.000 barriles por día, solo alcanzarían para 5,8 años.

En gas tenemos unas reservas de 3,8 trillones de pies cúbicos, que según la actual producción, está cerca de 1.000 millones. Eso significa que tendríamos reservas por 12,5 años.

Los yacimientos no convencionales tendrían la capacidad de aportar entre 2,4 y 7 billones de barriles de petróleo. Esto significaría que en petróleo pudiéramos estar triplicando las reservas del país y de esta forma, estaríamos pasando de 5,7 años a más de 15 años de petróleo. En gas pasaríamos de 3,8 a más de 10 trillones de pies cúbicos, garantizando reservas por más de 30 años.

¿Cómo están respondiendo las críticas sobre el impacto medioambiental del ‘fracking’?

Para el proyecto de no convencionales, y yo diría que para cualquier proyecto de perforación, es muy importante garantizar, en primer lugar, el estado y la integridad de los acuíferos.

Esto significa que hay que hacer un inventario muy minucioso de la ubicación de esos acuíferos, de los volúmenes de agua y de la calidad de esa agua, para poder garantizar que con las actividades de perforación no vayamos a impactar esas fuentes tan importantes. Lo primero es tener un aseguramiento y una no afectación de los acuíferos.

En segundo lugar, los yacimientos no convencionales, dado de que requieren del ‘fracking’, esto es fracturar la roca, han estado asociados a la supuesta generación de sismos, pero no tenemos ningún reporte de actividad sísmica antrópica, que es la generada por el hombre, asociada a este tipo de proyectos.

Sin embargo, y para despejar toda duda, queremos medir cual es la línea base sísmica y compararla una vez se hagan los fracturamientos, con el fin de determinar si hay algún impacto o no. Para eso, nada mejor que hacer estudios y medir.

Lo tercero es trazar una línea base ambiental que incluya todos los recursos bióticos y abióticos que hay en la región y volver a medir esa condición una vez se hagan los trabajos en no convencionales.

Solo con esta información el país va a tener datos científicos y reales para poder evaluar si este tipo de proyectos impactan estos tres medios y tomar una decisión informada de la conveniencia o inconveniencia de desarrollar este tipos de proyectos.

EXPERTOS REVISARÁN MARCO JURÍDICO DEL ‘FRACKING’


Según la abogada Johanna Cajigas, directora de Hidrocarburos de Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría, el país cuenta con un marco jurídico general tanto para la exploración como para la explotación de yacimientos de hidrocarburos no convencionales. "Este marco está conformado por el Acuerdo 003 de 2014, expedido por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, que adicionó el Acuerdo 04 de 2012, y por la Resolución 90341 de 2014, que estableció requerimientos técnicos y procedimientos para la exploración y explotación de este tipo de hidrocarburos. Allí incluso se habla de estimulación hidráulica. El marco jurídico general será entre otras cosas objeto revisión por parte de una comisión de expertos con el fin de determinar si el marco normativo es suficiente o no para dar luz verde a las actividades de fracturación o ‘fracking’. Hasta tanto, ninguna autoridad podrá otorgar permisos para la explotación mediante ‘fracking’”.

Juan Martín Fierro
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido