Sistemas masivos todavía no hallan salida a líos financieros

Según cálculos del Gobierno, su déficit llegaría a $1,8 billones. Entes gestores y el Ejecutivo, tras opciones para sostenerlos.

Coronavirus

Dos operadores del sistema MIO de Cali advierten que están en problemas financieros y que el gobierno de la ciudad les debe $26.000 millones.

CEET

POR:
Portafolio
julio 13 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-07-13

A pocos días que en el territorio nacional se completen cuatro meses de cuarentenas extendidas, los sistemas de transporte masivo del país continúan buscando, tanto con el Gobierno Nacional como con las administraciones locales, diferentes salidas a su compleja situación financiera.

Sin embargo, las soluciones a sus problemas de caja -derivados principalmente de una caída del recaudo por cuenta de una menor demanda de viajeros- parecen no estar del todo claras, al tiempo que los operadores de algunos de los sistemas ya advierten que no pueden continuar operando a pérdida con el 35% de la ocupación.

Ahora bien, según las cuentas del Ejecutivo, el déficit de los sistemas masivos de transporte del país puede llegar a ser de $1,8 billones. De hecho, TransMilenio podría registrar el faltante más alto con una cifra mayor a $1 billón.

Recientemente, el Gobierno -en un esfuerzo por aliviar las finanzas de los masivos- intentó con el Decreto 575 hacer de la operación una inversión que pudiera cofinanciarse. Incluso, el Ejecutivo planteó que los entes territoriales y los entes gestores de los sistemas asumieran obligaciones con el respaldo de la Nación para cubrir los gastos operacionales.

Pero, según las fuentes consultadas, estas opciones parecen no ser suficientes ante los crecientes problemas de los sistemas que, incluso, han buscado respaldo en las administraciones locales en un intento por seguir a flote. Esos son los casos de TransMilenio, en Bogotá, y de Transmetro, en Barranquilla.

TransMilenio señala que el Distrito Capital ha hecho un esfuerzo muy importante que, posiblemente, llevará a la ciudad a quitarle presupuesto a otros sectores con el fin de conseguir recursos adicionales necesarios por cuenta de la menor movilización de pasajeros.

Estos recursos, según los cálculos del sistema, pueden ascender a los $33.000 millones semanales. Pero ante el hecho de tener recursos limitados, lo que espera TransMilenio es que el Gobierno Nacional ayude con una parte de estas necesidades adicionales derivadas de la pandemia y de la aplicación de la normatividad asociada al distanciamiento social.

Ahora bien, fuentes del Distrito consultadas sostienen que aunque el Gobierno dijo a TransMilenio que sí iba a ayudarle con créditos, todavía no ha sucedido nada. Incluso, señalan que aunque la Alcaldía cuenta con un fondo para darle sostén al sistema masivo, los recursos no son ilimitados.

Incluso, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, le planteó al Gobierno tres opciones: cofinanciar el déficit del sistema, mejorar las condiciones de crédito con garantía de la Nación y, también, ampliar el cupo de endeudamiento. Este año, TransMilenio va a requerir más de $890.000 millones adicionales para poder sobreaguar la pandemia.

LÍOS EN LAS CAPITALES

En lo que va del aislamiento, los problemas de Transmetro han sido múltiples en términos financieros. A estas alturas, los operadores del sistema -quienes amenazan con suspender las operaciones-, señalaron en una carta enviada al alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, que durante abril, mayo y junio los costos de operación rondaron los $22.000 millones. Sin embargo, en ese periodo sus ingresos no pasaron de los $10.000 millones.

Asimismo, fuentes del sistema señalaron que los concesionarios de Transmetro le han dicho al alcalde Pumarejo que solo hasta este 15 de julio les alcanzan los recursos para operar. Sin embargo, Fernando Isaza, gerente de Transmetro, confirmó que en múltiples reuniones con el Gobierno Nacional trabaja en la búsqueda de todas las opciones posibles para evitar un colapso.

A su vez, para el MIO de Cali las cosas tampoco han sido fáciles, pues dos de sus operadores (que responden por la mitad de la operación) sostienen que el gobierno de la ciudad les debe cerca de $26.000 millones, necesarios para poder garantizar la prestación del servicio masivo.

Entretanto, Óscar Ortiz, el gerente de Metrocali (responsable del MIO) señala que la cuarentena no solo ha afectado la operatividad y las finanzas del sistema, sino la situación fiscal de Cali. Incluso, propone un diferencial tarifario transitorio que permita cubrir al Fondo de Estabilización que se cubre con recursos del municipio de Cali.

Finalmente, Metrolínea (de Bucaramanga) ha intentado cubrir el faltante para su operación con recursos que se tenían planeados para infraestructura. A la par, los operadores han llegado a contemplar la suspensión de operaciones ante los aprietos financieros que atraviesan para garantizar la operación.

METRO, CON NIVEL DE USUARIOS NORMAL HASTA 2022

Según las cuentas de la gerencia del Metro de Medellín, solo hasta el año 2022 se retomaría el nivel de usuarios al día que existía a comienzos del 2020.

Ahora bien, en 2020 se espera poco más de la mitad de los 337 millones de viajes que se tenían estimados al comienzo del año. Esto también significa que los ingresos no llegarían a niveles de los $560.000 millones, sino de apenas $300.000 millones.

Para hacerle frente a este bajón de ingresos, el Metro de Medellín recortó en $167.000 millones los mejoramientos del sistema. Incluso, se contempló aplazar el servicio de deuda por 40.000 millones y pedir al Gobierno acceder a recursos del Fome.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido