Solteros y 'millennials' quieren comprar vivienda en Bogotá

La intención de compra en la capital y en sus municipios aledaños aumentó 6,7% y el 46,8% de los hogares planea adquirir un inmueble nuevo.

Vivienda universitaria

Los sectores más solicitados por los universitarios son Chapinero, Teusaquillo, Barrios Unidos, Santa Fe y Candelaria.

Fotógrafo: Carlos Henao

POR:
Portafolio
octubre 10 de 2019 - 10:39 p.m.
2019-10-10

Según el Estudio de Oferta y Demanda de Vivienda y No Habitacionales en Bogotá y la Región, realizado por Camacol Bogotá y Cundinamarca, 586.974 hogares habrían buscado vivienda en el último año, 548.075 en la capital y 38.899 en el departamento y la demanda potencial sería de 81.133 unidades para los próximos doce meses.

(Lea: Venta de vivienda no VIS crece por primera vez desde 2016)

Las personas que se acercaron en mayor medida a las salas de ventas de la capital tienen entre 25 y 35 años (34,8%), tienen unos ingresos de entre 4 y 8 salarios mínimos, es decir, entre 3.312.464 pesos y 6.624.928 pesos (31,6%), terminaron una carrera universitaria (43,5%) y son solteros (34,5%).

(Lea: Colombia es el país de América Latina donde más gente vive en arriendo)

Un dato que destacó Daniel Rey, director económico de Camacol B&C, fue que el número de personas mayores de 51 años que se acercó a las salas de ventas en Bogotá creció 12 puntos porcentuales, con respecto al año pasado, y llegó a 29,5%, “somos una población que está envejeciendo por lo que es importante empezar a pensar en productos inmobiliarios para estos perfiles”, dijo Rey.

De las personas que se acercan a comprar en Cundinamarca, el 52,3% llegan de Bogotá, y por eso el perfil es similar en el nivel de ingresos entre 3.312.464 pesos y 6.624.928 pesos (44,5%), en que la mayoría tiene una carrera universitaria terminada (49,6%), y el estado civil, soltero, (42,5%), pero varía en la edad, quienes llegaron a los puntos de venta tenían entre 36 y 50 años (49,8%).

Otro dato que reveló el estudio fue que el 37,1% de los habitantes de Bogotá vive en casa familiar, el 28,9% tiene casa propia y el 26,7% en arriendo. El 7,3% restante vive en casa propia, pero con deuda. Mientras que en los municipios aledaños a la capital el mayor porcentaje está en los que tienen vivienda propia con 37,9%, seguido de los que viven en el inmueble familiar con 34%, el 21,9% vive en arriendo y el 6,2% tiene casa propia con deuda.

En toda la región, la ubicación es el factor determinante para escoger una vivienda, por encima del precio. Para los habitantes de Bogotá que su inmueble quede cerca al trabajo o al colegio de sus hijos es el aspecto fundamental en el 63,4% de los casos, mientras que el 40,9% de los hogares toma su decisión con base al precio.

En el caso de Cundinamarca la diferencia disminuye y la ubicación es clave para el 60,9% de los hogares y el precio lo es para el 48,4%.

“Diseño de espacios, formas de pago, vías de acceso, son otros factores que influyen, pero tener todo es muy difícil, la idea es que los constructores escojan uno o dos aspectos para diferenciarse frente a los demás proyectos y, así, enamorar los hogares” explicó Daniel Rey.

Finalmente, los ahorros y las cesantías son los recursos más importantes con los que cuentan los hogares para el pago de la cuota inicial. Las cuentas de ahorro son importantes para 66% de las familias de Bogotá y Cundinamarca, mientras que las cesantías son determinantes para el 44% de los hogares.

Según Camacol Bogotá y Cundinamarca, el repunte en la intención de compra de vivienda de los hogares va en línea con las perspectivas de crecimiento del sector. Las proyecciones de Camacol Bogotá y Cundinamarca indican que las ventas cerrarían con una variación de 4,7% en 2020.

LAS VENTAS CRECERÁN 3,5%

“Para el cierre del año se habrán vendido en el país un total de 183.900 viviendas, 3,5% más que en 2018”. Así lo aseguró Sandra Forero, presidenta de Camacol, quien reveló las perspectivas para el cierre del año.

El número total corresponderá a 110.518 unidades que pertenecen a viviendas de interés social, 2,5% más que en el 2018. En el segmento medio se venderán 54.138 viviendas, con un incremento del 9,5% con respecto al año pasado. Y en el nivel alto se llegará a 19.200 unidades, este último sigue sin recuperarse y tendría una reducción de 6%.

Julio César Galeano

Siga bajando para encontrar más contenido