Así afectaría la falta de petróleo su bolsillo y la economía del país

Importar hidrocarburos derivaría en cambios en el manejo económico del país. Se pagaría más impuestos y en servicios de energía y gas, dicen expertos.

Reficar

Ecopetrol

POR:
Portafolio
mayo 22 de 2019 - 08:16 a.m.
2019-05-22

Los más recientes datos de reservas de petróleo y gas han avivado el debate sobre la explotación de yacimientos no convencionales para garantizar la autosuficiencia energética del país.

Hoy, Colombia tiene petróleo para 6,2 años y suministro de gas para 9,8 años, tras este tiempo, entes privados y públicos tendrían que empezar a importar ambos recursos.

(Lea: El país se acerca a importar petróleo, advierte la Upme)

El impacto de esta situación derivaría en cambios en el manejo económico del país, incremento de los precios de los combustibles, aumento de impuestos y un déficit de refinados de petróleo y materias primas procedentes del mismo, según expertos y estudios del sector minero-energético.

(Lea: El ‘offshore’ del Pacífico, en el radar de las grandes petroleras)

La preocupación sobre la pérdida de la autosuficiencia energética implicaría la desaparición de una ventaja esencial para el movimiento de la economía: los hidrocarburos.

(Lea: Reservas de crudo crecerían en más de 100 millones de barriles)

De acuerdo con las cuentas de Ecopetrol, importar durante un año la carga de las refinerías de Barrancabermeja y de Cartagena costaría entre 12 mil y 14 mil millones de dólares cada año. “¿De dónde sacamos 36 o 40 o 45 billones de pesos como sociedad?”, advirtió Felipe Bayón, presidente de la petrolera, en un foro del sector realizado este 21 de mayo.

Al mismo tiempo, Bayón destacó que en proyectos no convencionales las reservas potenciales de petróleo estarían en el orden de 4 billones de barriles, mientras que actualmente el país tiene cerca de 2 billones de barriles. “EE.UU. es el mayor productor de petróleo y gas del mundo. El 65% de la producción de ese país viene de no convencionales y eso les ha permitido tener gas abundante, desplazar consumo de carbón, tener más empleo (...) y reducir emisiones", anotó.

César Hernández Álvarez, analista de Multiedro Consulting, aseveró que perder esa condición de autosuficiencia pone al país en unas circunstancias de manejo económico diferente y de menos flexibilidad desde el punto de vista macroeconómico.

“Toda producción local genera encadenamientos productivos que dinamizan la economía, todos los barriles que dejen de producirse y tengan que importarse tiene un efecto de retroceder en estos términos, sin contar los empleos afectados en esta cadena productiva”, sostuvo.

En ese sentido, Hernández destacó la importancia de que el país haga los esfuerzos posibles, en el marco de las políticas públicas, para tener la mayor autosuficiencia en el mediano y corto plazo. “Toda subida en el precio de la gasolina tendrá un impacto de tipo inflacionario”, añadió.

Por su parte, Carlos Leal Niño, presidente de la Junta Directiva de Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), señaló que Colombia no es un país petrolero pero sí petróleo dependiente y, en ese orden de ideas, el hidrocarburo es parte clave de su economía dado que corresponde a siete puntos del Producto Interno Bruto del País.

“Tendríamos un revés grandísimo en temas de regalías. Sabemos que el proyecto de financiación del Plan Nacional de Desarrollo está fundamentado en ese tema, más de 100 billones de pesos serían golpeados fuertemente”, dijo.

Además, indica que la balanza comercial “se iría al traste”, porque habría una balanza desfavorable en el tema de exportaciones. “Tendríamos que estar trayendo al país en los próximos años una dieta diaria de unos 120 mil barriles para alimentar una refinería como la de Barrancabermeja”, explicó.

En cuanto a las reservas de gas, Leal advirtió que importar el combustible redundaría en un aumento del 45 por ciento en el gas y por consiguiente de la energía eléctrica.

“Nuestra canasta de producción de energía eléctrica está basada en hidroeléctricas y en plantas generadoras a través de gas combustible. Si tuviéramos que llegar a importar gas significaría un aumento en la tarifa de la electricidad para todos los colombianos”, puntualizó.

Por su parte, Francisco Lloreda, Presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, resaltó que con la explotación de yacimientos no convencionales se podría incrementar la producción diaria de petróleo y gas de manera significativa, hasta 25 años.

“Estos proyectos tienen un gran sentido. Nosotros apreciamos además que los no convencionales son un gran aliado de no solo la sostenibilidad y la estabilidad fiscal del país, sino macroeconómica”, precisó.

Siga bajando para encontrar más contenido