Economía

Cierres impulsaron desempleo en ciudades y tasa subió a 17,3%

En las 13 principales capitales el dato llegó hasta 19,5%. Bogotá y Medellín, las más golpeadas. Brecha de género también crece.

Coronavirus

César Melgarejo / CEET

POR:
María Camila González Olarte
febrero 26 de 2021 - 10:38 a. m.
2021-02-26

Las cuarentenas y restricciones que se vivieron en el país explicaron gran parte del aumento del desempleo en enero de este año, que llegó a 17,3% y se configuró como la tasa de desocupación más alta para ese mes desde que se tienen registros.

Eso reportó ayer el Dane, que señaló que comparado con el mismo mes del año pasado se perdieron 1,5 millones de puestos de trabajo, que estuvieron concentrados en las 13 principales ciudades del país, en las que se destruyeron un millón de empleos.

Para María Claudia Castañeda, economista sénior de BBVA Research, “en enero vimos una interrupción en la dinámica de mejora que venía trayendo el indicador a nivel nacional. Entre noviembre y diciembre el empleo creció en 187.000 personas y, entre diciembre y enero, cayó en 209.000 personas”, detalla.

De acuerdo con Juan Daniel Oviedo, director del Dane, aunque en enero siempre se tienen efectos externos, como vacaciones, que hacen que la tasa de desocupación suba, en el ejercicio de desestacionalizar ese indicador, el dato sigue siendo el más alto de los registros que tienen en el departamento estadístico, con 14,8% frente a un 10,6% del mismo mes del año pasado.

(También puede leer: Colombia perdió 509.370 micronegocios por la crisis)

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, detalló en esa línea que “si separamos ese efecto estacional, la tasa de desempleo del total nacional subió cerca de medio punto porcentual con respecto al mejoramiento que habíamos visto durante los últimos cuatro meses. Ese empeoramiento de las cifras de empleo lo podemos responsabilizar a los nuevos cierres que tuvimos por la segunda ola de contagios del covid-19. Por supuesto eran necesarios, sin embargo, esto ralentizó la recuperación de la economía colombiana”.

En ese punto, Sebastián Díaz, analista macroeconómico de Pacífico Research, dice que “la variación anual de las personas desempleadas también tuvo un tono desfavorable, pues descendió desde 6% a 7%. Este es el peor resultado desde septiembre”.

En ese sentido, Bogotá, que fue una de las ciudades con mayores restricciones por cuenta del pico de contagios, fue la que explicó el 55,8% de la variación de la tasa de desempleo que se vio en enero en las 13 principales ciudades. Según Oviedo, esa urbe fue de las que más subió la desocupación, con 21,6% y “aportó la mitad del aumento del desempleo en las 13 principales ciudades. Eso se explica por las medidas sanitarias y la afectación epidemiológica que tuvo”.

Por su parte, Medellín aportó 1,2 puntos porcentuales de la variación de 6,6 puntos porcentuales que tuvo la tasa de desempleo, lo que significó la pérdida de 133.000 puestos de trabajo. Entre otras cosas, uno de los motivos que explican ese comportamiento fueron las restricciones que tuvo la capital antioqueña en enero.

Por sectores, los que se siguen viendo afectados por las medidas contra el coronavirus, son los que participaron en mayor medida a la contracción que el país vio en enero. De acuerdo con el Dane, los que más aportaron a ese comportamiento fueron las industrias manufactureras, actividades artísticas y alojamiento y servicios de comida, en los que se destruyeron 404.000, 387.000 y 278.000 empleos, respectivamente.

Esa nueva foto del empleo para enero también mostró que se sigue deteriorando la calidad del trabajo, pues la informalidad subió a 50% en las 23 principales ciudades del país, lo que significó un aumento de 2,7 puntos porcentuales con respecto a enero de 2020.

(Lea también: ‘Los mecanismos de recuperación empresarial no despegan’)

Eso contrasta con que en el primer mes del año, se perdieron 1,2 millones de empleos particulares, lo que contribuyó en 5,7 puntos porcentuales a la pérdida del total de empleos en ese mes. “Muchas personas que habían perdido el trabajo lo están recuperando en desarrollo en actividades económicas informales”, explica Oviedo.

De acuerdo con Olarte, “cerca del 70% o el 75% del 1,5 millones de personas que perdieron el empleo en enero son formales, haciendo que la recuperación se esté dando desde la informalidad. Eso lo convierte en uno de los grandes retos del Gobierno y de las políticas económicas en el país”.

El golpe a las mujeres

Además de los efectos que se están viendo en las principales ciudades y en los empleos formales, en ese escenario la participación de las mujeres en el mercado laboral sigue siendo una preocupación para los analistas.

Según el Dane, en enero el desempleo para ellas fue de 22,7%, mientras que para ellos fue de 13,4%. Eso quiere decir, según Oviedo, que por cada tres hombres que salieron del mercado laboral, dos mujeres también lo hicieron.

Ana Karina Quessep, presidenta ejecutiva de la Asociación Colombiana de BPO (BPro), resaltó que “la cifra de desempleo en enero de 2021 sigue mostrando un rezago del trabajo formal femenino. En la reactivación económica, el rol de la mujer será fundamental para superar esta brecha y desde el sector BPO seguimos trabajando para multiplicar las oportunidades de empleo formal para las mujeres”.

(Le puede interesar: En crisis, 1 de cada 4 empleos perdidos los aportó Bogotá)

Las perspectivas

Aunque el comportamiento del empleo en enero representa un retroceso de las mejoras que había registrado el país en los últimos meses, desde el levantamiento del aislamiento obligatorio en septiembre, los expertos consultados dicen que con el plan de vacunación y evitando de nuevo los cierres, el país puede acercarse de nuevo al 10% de la tasa de desocupación.

Como comentó Mauricio Santamaría, presidente de Anif, “es importante olvidarnos de los cierres estrictos en el futuro. Esa debería ser la última alternativa ante situaciones realmente graves, y no la primera”.

Por su parte, Olarte afirma que “definitivamente los números nos muestran que a medida que se reactiva la economía y que se abran más sectores, la tasa de desempleo bajará, pero aún hay retos muy importantes en materia de convivencia con la covid-19, de lucha contra la informalidad y de una disminución de la inequidad de género en Colombia”.

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido