close
close

Economía

Todo un desafío, enseñar y aprender inglés en pandemia

Las instituciones de educación de idiomas en el país siguen en el modo virtual mientras se insertan a la nueva normalidad.

Educación

Las escuelas que enseñan idiomas están a la expectativa de poder reiniciar labores mientras siguen con programas en línea.

Portafolio

POR:
congom@portafolio.co
septiembre 06 de 2020 - 08:00 p. m.
2020-09-06

Las instituciones que enseñan idiomas, especialmente, inglés, resisten para sostener sus negocios con la adaptación al modelo virtual, mientras se abre la posibilidad de que sus sedes físicas puedan funcionar bajo la nueva normalidad.

(Lea: El registro de dominios .edu.co creció más de 150% por la pandemia)

Y es que si bien se ha analizado el impacto de dejar la presencialidad en preescolar, primaria, secundaria y educación superior, en este tipo de formación también hay consecuencias positivos y no tan favorables, más cuando el bilingüismo se ha vuelto una competencia clave para tener oportunidades laborales.

(Lea: ¿Qué le espera a la educación después de la pandemia?)

Instituciones, como American School Way, Smart, British Council, Centro Colombo Americano, Kumon y hasta Open English, han ajustado sus dinámicas a estos tiempos, según una consulta hecha por Portafolio.

(Lea: ¿Cómo integrar una oficina multigeneracional en la nueva realidad?)

“Es clave tener en cuenta que con la Directiva 06 del 2020 que expidió el Gobierno, se habilitó que las instituciones para el trabajo y el desarrollo como la nuestra puedan ofrecer programas virtuales. De hecho, la emisión de una licencia de funcionamiento se basa en eso”, explicó Mario Bello, presidente de American School Way.

Indicó que en estos meses se han podido mantener las 26 sedes que tenía la cadena desde antes de la crisis sanitaria, aunque estén sin operar, gracias a los esfuerzos y a que han podido contar con la solidaridad de los diferentes actores en el tema de los pagos de estos espacios que son grandes.

Por el lado del empleo, sí ha tenido un alto costo, ya que apenas hoy tiene el 10% del personal que tenía, aunque por 5 meses sostuvo la plantilla. Una vez empezó la cuarentena, en mes y medio, tuvo que montar un esquema de enseñanza en línea que ha servido para resolver la urgencia de quienes, por ejemplo, deben certificar sus habilidades con exámenes especializados. Pero el grueso de los estudiantes, dice Bello, congelaron sus programas a la expectativa del retorno a los centros de enseñanza, lo cual cree que no sucederá en forma en el 2021.

“Entendemos que la educación virtual es interesante y valiosa, como complemento pero creemos que está sobrevalorada, además que no está certificada”, afirmó, el empresario.
Igualmente, dice que American School Way presta servicios apersonas de estratos 2 y 3, para quienes no es fácil tener conectividad.

OTRAS EXPERIENCIAS

Sandra Castellanos, directora de los programas corporativos y personalizados de la Academia Smart, explicó que con 23 años en el mercado en la enseñanza de idiomas para marzo tenían 22 sedes y planean 8 más - en Bogotá y Medellín-, con la proyección de que en cuanto sea posible se retomarán las actividades presenciales.

“Se han hecho renegociaciones con los dueños de los locales y los centros comerciales para seguir en esos sitios”, dijo.

La oferta en línea ha sido el medio para seguir en contacto con sus estudiantes. Castellanos dice que hoy tiene 33.000 estudiantes activos que migraron a la plataforma recién creada. Además, se ha notado el interés de quienes han tenido más tiempo para aprender sobre un nuevo idioma y hacer más atractivas sus hojas de vida.

“Hemos tenido tan buena respuesta que hemos diseñado nuevos cursos virtuales. Esta ha sido una oportunidad para crear servicios y programas”, indicó.

La academia trabaja en certificaciones de calidad para el nuevo portafolio de cursos en línea. Ahora que se habla de la opción de que los colegios puedan regresar a la nueva normalidad, la Academia Smart, dice que explora esa posibilidad para reiniciar labores.
“Como un ente de educación para el desarrollo humano estamos esperando luz verde.

No tenemos fecha pero nos estamos preparando en todo el tema de bioseguridad”, indicó la ejecutiva, a l tiempo que destacar que es clave que en sus sesiones de enseñanza los grupos son de máximo 6 estudiantes, lo que evita las aglomeraciones.

De otro lado, Kumon que además de la enseñanza de las matemáticas y el español, imparte clases de inglés, reporta crecimiento de estudiantes.

Por ejemplo, en Bogotá, Santander, Huila y Eje Cafetero, fue del 112% “la necesidad de los padres por proteger a sus hijos y también su angustia por la amplia carga escolar que estaban afrontando, hizo que encontraran en Kumon una forma ideal para mantener a sus niños seguros, avanzando en su proceso de aprendizaje con la carga académica apropiada”, afirmó María Paula Carrillo, coordinadora de Kumon Colombia.

LAS TRADICIONALES

En el panorama de este tipo de enseñanza, el British Council anuncia que desde la semana entrante, en Bogotá, empezará a prestar el servicio presencial de exámenes que certifican la competencia y que son requisito para acceder a empleos o universidades. Esto, con todos los protocolos.

Johana Bermúdez, coordinadora de comunicaciones, explica que este tiempo ha sido una oportunidad para que se diseñara una oferta digital más robusta en la institución pese a que en su plataforma tenía material educativo que no había sido suficientemente promocionado. “Además, la organización ha buscado estar conectada con la gente con herramientas gratuitas”, señaló.

Janet Van Deren, directora general del Centro Colombo Americano, indicó que la institución no paró ni ha perdido clases.

“Aunque siempre hemos sido presenciales, tuvimos la experiencia con ‘online’ con las protestas de finales del 2019 en Bogotá”. El trabajo se ha mantenido para los 350 docentes y aunque al principio hubo aplazamientos, en los últimos cinco meses muchos estudiantes han retornado y otros nuevos se han sumado.

Aunque sus sedes están listas con los protocolos para recibir estudiantes, los programas en línea serán más robustos.

LA CUARENTENA, UNA OPORTUNIDAD PARA OPEN ENGLISH

Andrés Moreno, fundador y CEO de Open English, habla de un crecimiento sin precedentes, a tal punto que la demanda por la plataforma se ha duplicado. “En Colombia, la demanda de las clases grupales ha aumenta- do en un más de un 100% desde febrero hasta la fecha, y lo mismo ha sucedido con las clases privadas.

“Open English ha tenido un creci- miento nunca antes visto en la historia de la organización. De hecho, de enero a agosto de 2020 ya hemos sobrepa- sado las inscripciones que tuvimos en todo el 2019, y todavía nos queda el último trimestre del año”, dijo.

Sus usuarios tienen entre 25 y 44 año, y son profesionales que quieren reforzar el aprendizaje. Este auge, en todo caso, no descarta la opción de que siga su plan de impulsar sedes físicas como lo programó antes de la pandemia.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido