Trabajos no remunerados valen más de $185 billones cada año

Este rubro lo componen, entre otros, suministro de alimentos; mantenimiento de vestuario; limpieza, compras y administración del hogar.

Muletas

El cuidado de personas vale más de $32 billones al año.

CEET

POR:
Portafolio
agosto 29 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-29

La producción económica que realizan las personas que trabajan, pero no obtienen ninguna remuneración, está por encima de sectores como el comercio e, incluso, la construcción.

(Lea: ¿Qué porcentaje podrían descontarle de su salario en caso de embargo?)

Este grupo de empleos –que incluye trabajos como la preparación de alimentos, el cuidado de personas, la limpieza de casas y apartamentos, y la ayuda con diferentes tareas– componen la llamada economía no remunerada y equivalen a una quinta parte de todo el PIB colombiano.

(Lea: Hay que ponerle mucho cuidado a la salud emocional en el trabajo)

Así lo reveló el más reciente informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en el cual se concluyó que estos trabajos son, en su mayoría, domésticos y de cuidados que, en últimas, se hacen de forma gratuita, ya sea por obligación o voluntariado.

(Lea: Los jóvenes dicen en qué empresas sueñan trabajar)

Según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, “el propósito de estos resultados es resaltar la importancia de los hogares no solo como consumidores, sino también como productores de servicios domésticos y de cuidados no remunerados, donde el trabajo, realizado mayoritariamente por las mujeres, es valorado como parte de un proceso productivo para la generación de bienestar social”.

DATOS BILLONARIOS

Quizá el dato más significativo del reporte es que el valor económico total de estas actividades asciende a los $185,7 billones, es decir, un poco más de 10 puntos del producto interno bruto (PIB) local.

Esta cifra es, por ejemplo, superior a todo el presupuesto de funcionamiento del Estado colombiano ($172 billones para el 2020), y cuatro veces todo lo que el Gobierno Nacional invertirá el próximo año, según el proyecto de Presupuesto General de la Nación, que se tramita por estos días en el Congreso.

En general, son recursos nada despreciables si se tiene en cuenta que se trata de cientos de miles de personas que ejercen estas labores, agrupadas en seis: suministro de alimentos, mantenimiento de vestuario, limpieza y mantenimiento del hogar, compras y administración del hogar, cuidado y apoyo de personas, y voluntariado.

De estos, el que tiene mayor peso es el primero, al contar con un valor económico cercano a los $56 billones, seguido del tercero, con $47,1 billones y el quinto, con $32,1 billones.

El que menor valor registra es el voluntariado, que equivale casi a $4 billones, cifra igualmente alta para la economía colombiana.

El Dane, no obstante, fue más allá en su informe al determinar que si bien el valor de estos sectores es importante, la producción que generan es todavía más grande.
Es decir, mientras que, por ejemplo, las industrias manufactureras aportaron $346,3 billones como porcentaje de toda la producción nacional, los trabajos no remunerados hicieron lo propio con $332,5 billones, solo $13,8 billones menos que todo el sector industrial nacional.

De hecho, lo generado por personas que no reciben pagos está por encima de sectores claves para el PIB colombiano, tales como el comercio ($300 billones); la administración pública, defensa, educación y salud ($226,3 billones) y la construcción ($162,6 billones), por mencionar los más grandes.

En general, los empleos no remunerados están soportados por el género femenino, si se tiene en cuenta que tres de cada cuatro pesos que valen son hechos por mujeres, de acuerdo con el informe de Dane.


Esto lo confirma, además, un estudio de Piedad Urdinola, profesora asociada de la Facultad de Estadística de la Universidad Nacional, y Jorge Tovar, profesor de la Facultad de Economía de Los Andes.

ENFOQUE FEMENINO

Ambos investigadores concluyeron que “las mujeres son responsables de la mayor parte de esta producción no remunerada (...) y por cada 10 horas de trabajo sin recibir pagos que se genera en Colombia, las mujeres producen 6 y fracción. La desigualdad es evidente”.

Y agregaron que “infortunadamente no hay cifras para comparar la evolución histórica, pero es sugestivo imaginarse que en el pasado tal brecha sería aún mayor. En este sentido, no deja de llamar la atención que la brecha de género en el uso del tiempo no remunerado es incluso más alta en Costa Rica y Uruguay que en Colombia. Allí las mujeres producen 76,8% y, en Uruguay, el 71,5%. Cuantitativamente estamos más cerca de los Estados Unidos, donde las mujeres producen el 61%”.

Incluso, los investigadores fueron más allá y encontraron que, por ejemplo, “las mujeres entre 20 y 25 años dedican entre cuatro y cinco veces más que los hombres al cuidado de los niños”. Este panorama, en su concepto, debe llevar a que se diseñen políticas públicas, las cuales pueden “ayudar incentivando la participación laboral femenina y diseñando mecanismos para atacar las causas de la brecha existente”.

Siga bajando para encontrar más contenido