Economía

Tributaria encarecería mínimo 5% los productos de la canasta familiar

Los gremios del sector explican las razones del rechazo al desmonte de la categoría de bienes exentos. 

Gremios

Jorge Enrique Bedoya, Presidente de la SAC; Jeffrey Fajardo, presidente de Porkcolombia; Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi; Juan Sebastián Bargans, presidente Asoleche.

Archivo particular

POR:
Portafolio
abril 16 de 2021 - 08:00 p. m.
2021-04-16

La propuesta del Gobierno de eliminar la categoría de bienes exentos y pasarlos a excluidos desató una dura polémica con los gremios del sector agropecuario.

(Puntos clave del proyecto de reforma tributaria). 

El rechazo expresado por los productores se basa en tres puntos. El primero radica en que al abolir la categoría de exentos, todos los bienes se convierten en excluidos, con lo cual los productores no recibirán la devolución del IVA que pagan a lo largo de la cadena, al comprar insumos como alimentos balanceados, plaguicidas, vacunas, aminoácidos, maquinaria, herramientas, servicios públicos, transporte y muchos otro costos indirectos propios de las actividades agropecuarias.

El efecto negativo se sentirá en todos los productos alimenticios, incluidos los de la canasta básica, como huevos, carnes de pollo, res y pescado, arroz, papa, café, leche y demás alimentos básicos.

(El Gobierno busca recaudar $23,4 billones con la reforma tributaria). 


El segundo punto radica en que la producción nacional pierde competitividad frente a las importaciones, porque quedan en desventaja, debido a que los productos nacionales pagan IVA en Colombia por los insumos, mientras que los que vienen del exterior no.

El tercer impacto es el aumento de la informalidad empresarial, pues debido a que no tramitarían ante la Dian la devolución del IVA, no tendrán que declarar todas sus actividades, lo que aumenta la existencia de empresas no formales en el sector.

El Gobierno defiende su propuesta basado en que, efectivamente no habrá IVA para los productos de la canasta familiar.

ALERTAS

Según el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Enrique Bedoya, la reforma tributaria encarecería mínimo 5% todos los precios de la canasta familiar al abolir la categoría de exentos y pasar todos los bienes a excluidos. “El Ministro de Hacienda dijo que no se iban a gravar las cadenas de valor, pero estamos viendo lo contrario. Eso se va a sentir en los precios al consumidor. No tiene presentación que mientras la inflación del 2020 fue 1,61% y el salario básico subió 3,5%, la reforma tributaria aumente mínimo 5% en los precios de los alimentos de un solo golpe”, señaló Bedoya.

El presidente de la Asociación de Porcicultores (Porkolombia), Jeffrey Fajardo, dijo que “no es cierto que el impacto de esta propuesta sea cero, como afirma el Gobierno. Se trata de un efecto negativo grande”.

Entre tanto, el presidente de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), Gonzalo Moreno, considera que esa actividad no solo se ve muy afectada porque no habría devolución del IVA del 5% en alimentos balanceados, sino porque no les devolverán el impuesto que asumen al comprar insumos transversales de la cadena avícola, como transporte, servicios, arrendamiento de predios, gas electricidad, equipos y clasificadoras de huevos, entre otros.

“En nuestro caso, la devolución de IVA por cada huevo que producimos es de $20, y en el kilo pollo es de $350. Ese costo lo tenemos que trasladar al producto final”.

Según los cálculos del Ministerio de Hacienda, solo por este concepto, la avicultura les permitirá recaudar casi un billón de pesos. “Otra afectación directa se registra por el lado de las 100.000 toneladas anuales de carne pollo que ingresan del país procedentes del exterior (Cuartos traseros y recorte de pechugas)”.

El presidente de Fenavi reiteró que el régimen de exentos le ha permitido a sector agropecuario aumentar la formalidad, pero ahora está ante un retroceso.

“Al Gobierno no se le puede olvidar que el huevo es la última proteína barata que les queda a las familias más pobres del país para consumir”
.

La historia se repite con todas las actividades del sector. Juan Sebastián Bargans, presidente de Asoleche, gremio que agrupa a la industria procesadora de lácteos, dice que la reforma tributaria les puso “un impuesto por la puerta de atrás”.

En su opinión, el hecho de no devolver el IVA de los insumos se transmite al consumidor final. “Nos preocupa que con la subida de precios se reduzca la demanda y no podamos cumplir la meta de consumo per cápita previsto en 170 litros por año, por recomendación de la OMS y la FAO. Hoy estamos en 150 litros. Además, la informalidad en el sector lácteo es el del 44%, y lo que va a pasar es que habrá un incremento de este fenómeno. La gente va a comprar quesos en industrias informales y crecerá la venta de leche cruda en la calle”.

De acuerdo con el presidente de Asoleche, el consumo de lácteos se puede caer en un 6% y el incremento del precio al consumidor final puede estar en alrededor del 7%.
Por ahora, los gremios esperan que el Congreso ajuste la propuesta del Gobierno y mantenga la categoría de exentos para los alimentos de primera necesidad.

De hecho, el partido Centro Democrático expidió un comunicado en el que afirman que va a trabajar para que los alimentos exentos se mantengan en este régimen.

'MENOR COMPLEJIDAD DEL SISTEMA’


El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, afirma que al abolir la categoría de exentos para todos los bienes y servicios, “se elimina la complejidad del sistema tributario.” Portafolio consultó con el Minagricultura para conocer la opinión so- bre este tema, pero aseguró que la decisión oficial es que el único vocero en reforma tributaria será el Ministerio de Hacienda. Según el Gobierno, el desmonte de la categoría de exentos fue una de las recomendaciones de la Comisión de expertos para eliminar distorsiones y complejidades en el sistema tributario colombiano.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido