Una década de crisis petrolera y devaluación

La volatilidad de los precios de los ‘commodities’ y del dólar fue la constante de la economía entre 2010-2019. Hubo 5 años buenos y 5 regulares.

Petróleo

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
diciembre 22 de 2019 - 08:00 p.m.
2019-12-22

La década que termina este 31 de diciembre fue particular para la economía colombiana. Hasta el 2014, el país vivió la bonanza de precios del petróleo, hasta el punto de que los ingresos por exportaciones de hidrocarburos llegaron a representar el 70% del total nacional.

(Lea: La incertidumbre envuelve al precio del dólar en Colombia)

Es más, Colombia, sin ser una nación petrolera se convirtió en ‘petroleodependiente’ hasta el punto de que en 2014, cuando los precios internacionales del crudo se desplomaron, todo se derrumbó.

(Lea: La ruta de Reficar para ir más allá de 200.000 barriles día)

Las cuentas públicas se descuadraron, las regiones productoras de hidrocarburos entraron en crisis, y el precio del dólar dio el salto de $1.850 en julio de 2014 a $3.430 en febrero de 2016, e incluso, en noviembre del 2019 llegó a un récord histórico de $3.522.

Estos movimientos tuvieron efectos sobre la inflación, el desempleo y la balanza comercial.

Pero la década que termina también estuvo marcada por la reducción de la pobreza, la entrada del país en la era del desatraso vial, el progreso en desarrollo digital, el incremento del ingreso per cápita, aunque sin desconocer que varios de estos indicadores venía en mejoría desde los primeros diez años del siglo.

Un aspecto adicional fue clave en este periodo: el acuerdo de paz con las Farc, que terminó con la reincorporación de la mayoría de sus miembros a la vida civil.

Esta y otras razones llevaron a la economía colombiana a entrar en recuperación, luego del bajo crecimiento tras la crisis del petróleo. Por eso la década termina con varios indicadores económicos en positivo, excepto la tasa de desempleo y el índice de desigualdad.

UN PERIODO CON MÁS AVANCES QUE RETROCESOS

‘Colombia se ve mejor desde afuera’. Esta es una de las afirmaciones de moda en los últimos años, y responde a los avances logrados por el país en la última década, impulsado también por el buen arranque del siglo.

La inflación ha dejado de ser un problema, el crecimiento del PIB es uno de los mejores de América Latina, el país es un gran receptor de remesas y la producción petrolera se ha mantenido.

Sin embargo, los resultados en algunos aspectos no han sido los mejores, en parte por factores externos, como la tensión en el comercio internacional generada por la guerra de aranceles propiciada por el presidente de Estados Unidos Donald Trump, especialmente con China y Europa.

El efecto Trump, aunque no se siente de manera directa en Colombia, sí hay un impacto generado por la alteración del comercio global.

La migración de venezolanos a Colombia y los problemas generados en la frontera con ese país es otro de los hechos destacados de la última década. Alrededor de 1,3 millones de personas de la vecina nación permanecen en el territorio colombiano, con consecuencias de todo tipo, incluso con efectos positivos, según lo planteado por algunos expertos.

La situación de Venezuela y las actuaciones hostiles del presidente Nicolás Maduro, cerraron por completo el comercio binacional, y Colombia dejó de exportar US$6.000 millones de dólares anuales a ese país, lo que ha incidido en el aumento del déficit comercial colombiano.

En conclusión, se puede decir que la década que termina ha sido para Colombia de más avances que retrocesos.

Siga bajando para encontrar más contenido