Sumemos esfuerzos para reinventar al país

Debemos formar ciudadanos integrales que, desde su vocación de trascendencia, empoderen a las comunidades ejerciendo su liderazgo transformador. 

Educación

Las universidades contribuyen con la gestión del conocimiento y la formación del nuevo talento humano.

CEET

POR:
Portafolio
septiembre 24 de 2020 - 10:05 p. m.
2020-09-24

En medio de la pandemia hay buenas noticias. En la Universidad Nacional de Colombia, para este segundo semestre de 2020 y contra todo pronóstico, registramos una reducción de la deserción estudiantil respecto del promedio histórico.

(Lea: Bogotá pagará inscripción a 43 mil estudiantes para pruebas del Icfes)

Este no es un resultado del azar, es producto de una serie de esfuerzos institucionales que lo hicieron posible y a partir de los cuales quiero proponer algunas reflexiones y aprendizajes.

(Lea: Las medidas que contempla el protocolo para el regreso a los colegios)

Decía Víctor Hugo que “todas las situaciones críticas vienen como un relámpago que nos ciega o nos ilumina”. Si como país hacemos de esta crisis una oportunidad de reflexión y aprendizaje, cambiando la forma cómo hacemos las cosas, habremos reinventado a Colombia.

Las universidades teníamos el reto de cuidar la salud y vida de nuestras comunidades frente al virus y de la amenaza de una altísima deserción estudiantil derivada de la crisis, una amenaza que afectaría nuestra propia composición y existencia.

Nuestra comunidad universitaria, incluidos los egresados, adoptó diversas acciones para acompañar integralmente a nuestros jóvenes. Llevamos a cabo un programa de capacitación y actualización de maestros y estudiantes para asumir la educación remota. Además, se entregaron tabletas, computadores y sim cards a los estudiantes con dificultades tecnológicas y de conectividad.

Se entregaron apoyos económicos directos, apoyos para alojamiento y para traslado intermunicipal. También se prestó acompañamiento en salud física y mental.

Postúlese como mejor estudiante universitario en los Premios Portafolio 2020

Frente a los aspectos académicos, apelamos al compromiso de los estudiantes con sus propios proyectos de vida, a su deseo de aprender por el amor al conocimiento y las posibilidades que este brinda. Se flexibilizaron los tiempos y las metodologías, eliminamos la asistencia mínima y decidimos que en las historias de los estudiantes y sus promedios solo se registrarían las asignaturas que resultaran aprobadas.

Este gran esfuerzo institucional para que ningún estudiante se quedará por fuera, se complementó con ayudas para el pago de las matrículas. Logramos un 63% de gratuidad en los derechos de matrícula en pregrado, un 20% de descuento en la matrícula de los estudiantes de posgrado, complementando esto con mayores tiempos y facilidades de pago.

Las universidades formamos jóvenes como ciudadanos integrales, que han de ser agentes éticos de transformación cultural y que deben tener un alto compromiso social. Este logro solo es posible mediante una estrategia de formación integral en sí misma.

La formación se complementa con la riqueza del deporte, el arte, la cultura y el conjunto de las vivencias universitarias. Todo esto, además, debe armonizarse con el ejercicio de la investigación que genera conocimiento capaz de producir innovaciones tecnológicas y sociales que le sirvan a nuestro país para ser más competitivo y dar condiciones de bienestar a las comunidades.

En esta época de pandemia y de grandes retos para el país, la Universidad Nacional acompañó a los colombianos con asesoría, modelación epidemiológica, producción de insumos médicos y hospitalarios, conformación de protocolos de bioseguridad, producción de reactivos y procesamiento de pruebas de detección del SARS-Cov2.

Además, nuestros Centros de Pensamiento vienen trabajando para generar propuestas de políticas públicas que puedan resultar útiles y necesarias para una superación efectiva de la crisis pospandemia.

El conjunto de acciones emprendidas por la Universidad Nacional se sustentan en un proceso de transformación digital que iniciamos hace más de dos años. Este proceso está marcado por un cambio cultural, en donde nos reconocemos como un organismo vivo que aprende, que se adapta y se transforma para ser más eficiente y sostenible. Gracias a esto nuestro quehacer universitario es hoy más descentralizado, horizontal y democrático.

La Cepal señala que en Latinoamérica al finalizar 2020 se habrán cerrado 2,7 millones de empresas, la pobreza crecerá en un 24% y la pobreza extrema lo hará en un 19%, llegando a 231 y 96 millones de personas respectivamente.

La pandemia ha castigado la forma cómo hacemos las cosas. Dependemos de un modelo económico extractivo que impide vivir de forma sostenible, que no genera mayor valor y, en consecuencia, dificulta la posibilidad de consolidar las estructuras laborales y productivas formales capaces de soportar una crisis como esta.

Premios Portafolio 2020 convocatoria a mejor docente universitario

Compartir las reflexiones y aprendizajes, en los contextos nacionales e internacionales, que nos ha dejado la pandemia será clave si queremos que, más allá de responsabilidades y experiencias individuales, exista la posibilidad de reinventarnos colectivamente como el mundo entero lo está haciendo.

Entre los múltiples aprendizajes de esta época quiero resaltar el hecho de que las universidades somos un aliado determinante en la construcción de nuevos modelos productivos que garanticen competitividad a nuestro país y bienestar a nuestras poblaciones.

Podemos potenciar lo construido frente al coronavirus, para responder a otros problemas del país, proponiendo, por ejemplo, nuevas fuentes de energía, innovaciones tecnológicas como la bioeconomía, estrategias de cuidado del medio ambiente, o en lo que colectivamente nos propongamos.

Tenemos una gran capacidad de generación de conocimiento, que debe acompañarse con una fuerte articulación de nuestras instituciones con los sectores productivos, las comunidades y el Estado.

Otro aprendizaje es que, si queremos que la formación sea exitosa y no se vea truncada por las múltiples y diversas dificultades que afrontan los estudiantes, será necesario acompañarlos de manera integral, garantizando que frente a la escasez y la crisis la respuesta sea siempre generosa, cuidando su futuro y el que ellos harán posible para nuestro país.

Colombia tiene todas las potencialidades. Las universidades podemos contribuir con la gestión del conocimiento y con la formación del talento humano. Debemos formar ciudadanos integrales que, desde su vocación de trascendencia, empoderen a las comunidades ejerciendo su liderazgo transformador. La pandemia nos ha demostrado que sí es posible. Así que sumemos esfuerzos para reinventar a Colombia.

Dolly Montoya
Rectora de la Universidad Nacional de Colombia

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido