‘Vamos a ganar la confianza de los pasajeros’: EasyFly

La empresa aérea negocia préstamo con el Gobierno.

Alfonso Ávila

Alfonso Ávila, presidente de la aerolínea EasyFly.

Archivo

POR:
Portafolio
mayo 21 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-05-21

Aunque la demora en la reanudación de las operaciones aéreas domésticas continúa haciendo mella en las compañías del país, el presidente de la aerolínea EasyFly, Alfonso Ávila, le dijo a este diario que el reto que viene desde el momento en que una parte de la flota de aviones vuelva a levantar vuelo radica en “ganar la confianza de los pasajeros con tarifas económicas” y también con campañas que animen a los usuarios a perder el miedo a volar por cuenta de una posible expansión del virus.

(Lea: Aerolínea Easyfly planea crecer un 33% este año)

“Lo que ha ocurrido con esta crisis es que hay un temor natural a la probabilidad de contagio durante un vuelo. Estábamos preparados para atraer a los pasajeros, pero nos sorprendió mucho porque esto agrava más la situación”, dijo el presidente de la compañía tras el anuncio del Gobierno de prolongar la suspensión de los vuelos domésticos hasta finales de julio.

(Lea: Easyfly gana demanda a Easyjet en tribunales de Londres)

De acuerdo con el directivo, bajo estas condiciones, “cada mes adicional en tierra incrementa el déficit de las empresas, pues los gastos fijos son muy grandes. Realmente, el transporte aéreo doméstico está en peligro. Se ofrecerá una aviación precaria que tomará mucho tiempo en desarrollarse, y no creo que haya inversionistas que se atrevan a crear aerolíneas en estas circunstancias”.

Y aunque la compañía se había fortalecido gracias a su expansión a ciudades pequeñas, ahora las condiciones lucen preocupantes, ya que la conectividad regional ha sido gravemente afectada.

“Muchas ciudades quieren abrir: Pereira, Armenia, Montería, Yopal, Neiva y Bucaramanga. Están desesperados en varias de estas. Nosotros estábamos listos para arrancar con Bucaramanga y Cúcuta”, indicó Ávila.

CRISIS Y AYUDAS

Esta aerolínea -compuesta por una flotilla de 22 aviones y que vendía mensualmente $40.000 millones-, en lo que va de la pandemia ha dejado de percibir cerca de $100.000 millones.

“La utilidad había sido de $50.000 millones, para 2020 esperábamos un crecimiento del 30%, e íbamos a traer cuatro aviones adicionales y a transportar un 30% más de pasajeros. Eran excelentes las expectativas hasta que llegó el virus y nos cambió todos los planes”, explicó Ávila.

Pero ahora, bajo estas condiciones, la compañía adelanta conversaciones con el Ministerio de Hacienda para acceder a un préstamo de $50.000 millones por dos años que permita mantener a flote la operación.

“Lo que se viene es muy difícil, en los próximos seis meses aumentaremos el déficit en cifras considerables porque la operación empieza a crecer gradualmente. A diciembre, completaríamos una capacidad de apenas 60%. Por eso, es importante el apoyo del Gobierno, porque viene todavía un proceso de gradualidad en el que cerca de la mitad de la flota permanecería en tierra”, concluyó Ávila.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido