Vuelos baratos, turismo y los otros beneficios de los cielos abiertos

Los mercados con esta práctica tienen una competencia más equilibrada, aseguran analistas del sector.

Aeropuerto El Dorado

El país tiene más de 62 acuerdos de transporte aéreo.

Cortesía Mintransporte

POR:
Portafolio
septiembre 03 de 2019 - 09:32 p.m.
2019-09-03

Bajo la premisa de que el turismo es el nuevo petróleo de nuestro país y que tiene que convertirse en eje estratégico de los planes de desarrollo económico, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras movió el arranque de este 2019 haciendo un llamado al Gobierno para establecer una política pública de cielos abiertos.

(Lea: Los pros y contras de la política de cielos abiertos en el país)

En otras palabras, esta política promueve la llegada de nuevos operadores aéreos y la competencia entre aerolíneas en temas como tarifas, numero de sillas disponibles, rutas y frecuencias. Esto, termina redundando en favor del usuario.

Un par de meses antes de ese llamado, su partido (Cambio Radical) había llevado al Congreso una iniciativa en ese sentido, no obstante, este año el proyecto no despegó por falta de trámite en la comisión sexta del Senado y fue archivado. Todo esto sucede mientras que en el país todavía hay opiniones encontradas sobre si existe o no una política clara de cielos abiertos y el Gobierno se fija como meta transportar por vía aérea 100 millones de pasajeros al 2030.

(Lea: Cielos abiertos para promover el turismo preocupa a aerolíneas)

Carlos Valbuena, gerente general de Aviareps, compañía representante de 15 aerolíneas en Colombia, entre ellas, Emirates y Singapore Airlines, considera que en esta materia Colombia no ha avanzado mucho y que debería estar más abierta a la idea, dado que el crecimiento del trasporte aéreo “requiere dinamismo y nuevos destinos dispuestos a implementar una política sana de libre competencia y de cielos abiertos”.

(Lea: ¿Por qué es importante la democratización de los cielos?)

En ese sentido, Valbuena recalca que “los monopolios son peligrosos ya que restringen la libertad de los usuarios en la selección de marcas, bien sea por su preferencia en calidad o en precio. De ahí la importancia de tener una oferta aérea nueva, amplia, renovada y variada, con nuevos productos para que sea el consumidor final quien tome la elección”.

Y agrega que los mercados que tienen política de cielos abiertos tienen una competencia más equilibrada, crean nuevas oportunidades comerciales y de negocios, generan empleo, crean necesidades de movilidad y dinamizan el sector turismo.

No obstante, el Gobierno, a través de la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco, ha señalado que el país tiene más de 62 acuerdos de transporte aéreo y más de la mitad son acuerdos de cielos abiertos que prevén terceras, cuartas y hasta quintas libertades.

“Esos acuerdos le permiten a las aerolíneas extranjeras recoger pasajeros en Colombia y llegar a otros destinos, esa es la política que se ha venido implementando, y al interior del país se ha venido flexibilizando la aprobación de nuevas rutas”, dijo sobre el tema a La W.

En esa línea, Francisco Lalinde, Vicepresidente de Operaciones de Viva Air, comenta que Colombia es un país que viene implementando la política de cielos abiertos desde hace algunos años y ve con buenos ojos la competencia en “condiciones de equidad” para todas las aerolíneas del país.

“Lo que se le ha solicitado al Gobierno es que todas aquellas compañías que tengan acceso al mercado colombiano estén en igualdad de condiciones frente a las empresas colombianas en materia de impuestos y legislación aeronáutica, en aras de promover un ambiente de competencia claro y justo”, aclara.

Lalinde igualmente resalta que la competencia siempre será buena dado que estimula el mercado y redunda en mejores servicios para los usuarios, así como tarifas más competitivas. “Para esto también es importante garantizar las condiciones de operación óptimas, evitando llegar a puntos de saturación donde se comience a destruir valor”, agrega.

De la misma manera, precisa que el país todavía tiene que ponerse al día en materia de infraestructura aeroportuaria, si bien hay avances importantes en esta materia.

TURISMO, UNO DE LOS GANADORES

Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato) sostiene que los cielos abiertos traen, sin duda, oportunidades para el sector, lo que se traduce en “crecimiento económico para el país, a través de una mayor competitividad y calidad en el mercado aéreo, y un aumento en la oferta y demanda”.

Según Cortés Calle, “es positivo para las agencias de viajes, pues un mayor número de rutas y de frecuencias permite una diversificación en su oferta y en la creación de paquetes turísticos más atractivos”.

En ese sentido, Cortés Calle advirtió que para sacar total provecho de esta política debe continuar la inversión en la modernización de los aeropuertos, con el fin de atender la demanda.

“Lo anterior, teniendo en cuenta que, de acuerdo con Migración Colombia hemos registrado un aumento considerable en la llegada de visitantes extranjeros al país (1.695.215 registros -dato sin Venezuela- entre enero y julio de 2019, es decir, 4% más que en el mismo periodo de 2018), y la política de Cielos Abiertos promovería la llegada de más turistas desde el exterior”, explica.

Por su parte, Francisco Lalinde considera que si bien el turismo crecerá, la oferta de sillas no es el único elemento que lo desarrolla. “Está la política gubernamental, el capítulo de impuestos y también la muy acertada iniciativa legislativa que busca reducir el precio de las tarifas en tiquetes aéreos”, puntualiza.

OTROS BENEFICIOS

Carlos Valbuena además destaca que con esta política los primeros beneficiados son los consumidores finales, dado que tendrían un portafolio más amplio y variado de proveedores para escoger.

“Colombia debe democratizar los cielos y estar acorde con las expectativas de viajeros mejor preparados y más exigentes del siglo XXI. El hecho de no democratizar, es no querer cambiar, es aceptar que la oferta actual es la mejor y que no se puede tener variedad, en cuanto a precios, productos y servicios”, dice.

Y agrega que Colombia afianzaría más su posición de un destino atractivo, diverso, listo para ser descubierto. Abriría nuevos puentes y nuevas formas de conectar con otros mercados que a lo mejor no nos están viendo como una opción de visitar.

“La industria aérea seguirá creciendo a nivel mundial en más de 2 dígitos en los próximos 20 años y solo los mercados que estén preparados y abiertos, van a ser testigos de esta transformación y evolución (…) No liberalizar es aceptar que no estamos dispuestos como país a adaptarnos en un mundo más cambiante y competitivo. Necesitamos poner a Colombia en un mapa visible y de largo alcance”, puntualiza Valbuena.


Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido