Wall Street se entusiasma por sector de mascotas

Mientras que los propietarios miman a sus animales de compañía, la industria está limitando la competencia en los precios.

Mascotas

La “humanización” de las mascotas está generando un importante impulso de todos los productos para ellas.

iStock

POR:
Portafolio
agosto 02 de 2019 - 07:33 p.m.
2019-08-02

Cuando Dolly, el pastor blanco suizo de los actores divorciados de Hollywood Justin Theroux y Jennifer Aniston, falleció el domingo pasado, ellos envolvieron al perro en una manta y esparcieron flores frescas sobre su cuerpo. “Esta noche, al atardecer, después de una lucha heroica, nuestro miembro de la familia y protector más leal, Dolly rindió su espada y su escudo”, publicó Theroux en Instagram.

Si consideras esto como un comportamiento extraño, probablemente no tienes un perro. Tratar a las mascotas como parientes cercanos, que se miman en vida y cuya pérdida se lamenta al morir, se remonta a los antiguos egipcios. Pero el antropomorfismo de animales domésticos está alcanzando nuevas alturas a nivel mundial, no sólo en California.

También es un tema financiero. El crecimiento de las versiones para mascotas de todo, desde alimentos saludables hasta servicios personales y nuevos medicamentos, está atrayendo a los inversionistas. Zoetis, la compañía de productos farmacéuticos para animales, ha robustamente superado a su anterior propietaria, Pfizer, desde que se separó en 2013. Las acciones de Chewy, el minorista en línea de suministros para mascotas, aumentaron en un 50% durante su primer día de cotización en junio.
Tan entusiasta se siente Wall Street ante las compañías dedicadas a las mascotas que David Einhorn, el inversionista activista, evocó la semana pasada el recuerdo de Pets.com, el minorista en línea que fracasó hace dos décadas. “Para aquellos que piensan que la burbuja del 2000 fue la más grande de todas, consideren a Chewy”, les escribió a sus inversionistas.

Las mascotas, o animales de compañía, actualmente proporcionan el 45% de los ingresos de Zoetis (el resto proviene del ganado), y los más exitosos medicamentos como Cytopoint, un tratamiento de inmunoterapia para la dermatitis canina, son comunes.
Zoetis también está aprovechando el concepto del bienestar de los animales, adquiriendo la semana pasada la compañía californiana Platinum Performance, la cual produce fórmulas nutricionales para caballos, perros y gatos.

La industria ha prosperado gracias a la “humanización de las mascotas”, la necesidad de tratarlas más como compañeras que como animales. Dos tercios de los hogares estadounidenses tienen una mascota, y muchos no sólo contratan paseadores de perros, sino que también alimentan a sus mascotas costosamente. El año pasado, General Mills pagó US$8.000 millones para adquirir Blue Buffalo, una marca líder de alimentos “saludables y naturales” para mascotas.

Un mejor cuidado, y la renuencia de los propietarios a eutanasiar a sus mascotas, ha prolongado la expectativa de vida, particularmente para los perros. Eso ha aumentado la demanda de medicamentos contra el cáncer y contra enfermedades crónicas como la osteoartritis, con más propietarios dispuestos a pagar por lo que recomiendan los veterinarios.

Mercados como EE. UU. y el Reino Unido, donde la mitad de los hogares poseen una mascota, han madurado. Pero China y otras economías se están poniendo al día, gracias al aumento de los ingresos y de la urbanización.

Unos 74 millones de personas en ciudades chinas tenían mascotas en 2017, y su ‘economía de mascotas’ en la actualidad se está expandiendo rápidamente.
Para los inversionistas, la cualidad más atractiva de la industria de las mascotas es la consistencia. Se anticipa que los estadounidenses gasten US$75.000 millones en sus mascotas este año, incluidos US$16.000 millones en suministros de salud y medicamentos; esa suma ha aumentado ininterrumpidamente en alrededor del 5% anual durante dos décadas, incluso después de la crisis financiera de 2008, cuando las personas estaban comprando menos para sí mismas.

Pero el éxito conlleva inconvenientes. Mientras las compañías farmacéuticas y de alimentos para animales eran oscuras - a menudo ocultas dentro de conglomerados cuyas marcas más conocidas eran para humanos-, su poder de fijación de precios era poco notorio. Como bien lo saben las compañías farmacéuticas, las ganancias atraen el escrutinio.

Hay mucho material para escudriñar, incluyendo si tratar a los animales como personas es realmente sensato. Un ejemplo es la tendencia a alimentar a las mascotas con comidas sin granos, como si fueran tan intolerantes al gluten como sus dueños. Los alimentos para mascotas de las compañías ‘boutique’, las cuales utilizan ingredientes exóticos y sin granos, han crecido en popularidad.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE. UU., la cual supervisa la salud tanto animal como humana, está investigando la muerte de 500 perros debido a enfermedades cardíacas que pudieran haber sido causadas por tales dietas. La mayoría de los perros fueron alimentados con comidas sin granos de marcas como Taste of the Wild, Earthborn Holistic y Blue Buffalo.

La pregunta más amplia es si la industria ha restringido la competencia. La mayoría de los medicamentos se venden a través de veterinarios en lugar de farmacias, permitiéndoles a las empresas establecer los precios en lugar de tener que negociar con intermediarios, como es el caso de los medicamentos humanos.

Juan Ramón Alaix, el director ejecutivo de Zoetis, les dijo a los inversionistas en junio que una razón clave para el crecimiento era la ausencia de “terceros pagadores”.

Los productores de alimentos han descubierto el valor de una conexión con los propietarios. En abril, Nestlé Purina adquirió una participación en Independent Vetcare Group, la cual administra 1.100 clínicas y hospitales en toda Europa; Mars ha comprado varias cadenas, incluyendo el pago de US$9.100 millones en 2017 por VCA, la cual administra 800 hospitales para animales en EE. UU.

Uno de estos días, con suerte antes de que cada veterinario sea un agente de ventas de marca, se producirá una reacción negativa. Ya hay señales de esto, incluyendo un proyecto de ley del Congreso para alentar a los propietarios a comparar precios al surtir recetas médicas. Por ahora, la consolidación continúa: se dice que Bayer está considerando una fusión de su división animal con Elanco Animal Health para competir con Zoetis.

La humanización representa una interesante historia, pero, hasta ahora, ha funcionado más a favor de la industria de las mascotas que a favor de los propietarios, alentándolos a ser sentimentales e insensibles al precio, en lugar de ser tan rigurosos como cuando compran para ellos mismos. Si tu mascota es realmente un miembro de la familia, se merece una ganga.

JOHN GAPPER - FINANTIAL TIMES

Siga bajando para encontrar más contenido