Economía

'Ya tenemos 5 bloques costa afuera del país'

La presidenta de Shell para Colombia afirmó que a final de año perforarán un pozo para iniciar exploración en áreas Fuerte Sur, Purple Angel y COL-5.

Ana María Duque

Ana María Duque, presidenta compañías Shell en Colombia, Centroamérica y el Caribe Hispano.

Cortesía

POR:
Alfonso López Suárez
abril 15 de 2021 - 08:30 p. m.
2021-04-15

La operación en el lecho marino en aguas del Mar Caribe de Colombia despertó el interés de Shell. La prospectividad de los yacimientos para este combustible puede contribuir a la solución energética del país.

(Lea: Crece actividad de taladros petroleros)

Así lo afirmó Ana María Duque, presidenta de las compañías Shell en Colombia, Centroamérica y el Caribe, quien en diálogo con Portafolio, señaló que en diciembre pasado recibieron el aval de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para desarrollar las tareas costa afuera (offshore) en aguas del Mar Caribe. La tarea iniciará con una fase exploratoria para los bloques Fuerte Sur, Purple Angel y COL-5, operación que desarrollamos en asocio con Ecopetrol con un 50% de participación.

¿Por qué la apuesta de Shell por la operación costa afuera en Colombia?

La provincia gasífera en aguas del Mar Caribe del país es muy interesante para la compañía. Creemos que la prospectividad del yacimiento puede contribuir a la solución energética del país. Además, la operación ayudará a Colombia en su política de transición energética con el aumento de las reservas de este combustible en la matriz. Y entre los retos del sector eléctrico, el gas natural es el combustible que jugará un papel clave en la generación de energía.

¿Cómo dinamizará Shell su operación de hidrocarburos en Colombia?

En diciembre pasado recibimos el beneplácito de la ANH para desarrollar las tareas offshore en aguas del Mar Caribe y esto cambia la presencia de la compañía en Colombia. Hoy, esta es nuestra apuesta en el país.

Somos la empresa internacional para la operación de hidrocarburos en aguas profundas y ultraprofundas con más relevancia. La tarea iniciará con una fase exploratoria para los bloques Fuerte Sur, Purple Angel y COL-5, operación que desarrollamos en asocio con Ecopetrol con un 50% de participación.

¿Por qué el interés de comenzar el desarrollo de estos bloques?

Estos bloques presentan una potencialidad y allí existen algunas reservas de gas natural descubiertas. En los próximos 12 meses nos concentraremos en dos tareas: primero, evaluar el conocimiento técnico de la zona, más cuando es frontera, donde hay que entender mejor la calidad del reservorio en cuanto a su prospectividad y el volumen que se puede extraer.

A finales del presente año se perforará un pozo de delimitación, para determinar si es comercial este combustible. Este pozo se localizará en un área de evaluación integrada que servirá de referencia a los tres bloques, y que es una fórmula que contiene la última minuta offshore. Y segundo, este proyecto crea una pauta en el mercado colombiano, ya que las reglas, normas y tecnología de una operación offshore, son totalmente distintas a las de una onshore.

¿Cuánto suma la inversión para la tarea en esos tres bloques en el 2021?

Las inversiones son significativas. Los proyectos offshore no solo requieren desembolsos desde el punto de vista monetario, sino también tecnológico y cableado marino.

Entonces estamos hablando de rangos en millones de dólares, no hay una cifra exacta de inversión porque esto cambia dependiendo de muchas variables que modifican el costo de la operación, más cuando son pozos que requieren una tecnología por estar en aguas ultraprofundas y en una cuenca frontera. Es operar en un área geológica nueva.

¿Proyectan ampliar la tarea de búsqueda en el del Mar Caribe del país?

Las futuras decisiones que se tomen con respecto al offshore en el Mar Caribe estarán alineadas con los resultados del pozo delimitador, y también con los avances en materia regulatoria. Además de los tres bloques antes mencionados (Fuerte Sur, Purple Angel y COL-5), también tenemos presencia en otros dos en rondas de hidrocarburos que gestionó la ANH.

Las áreas son GUAOFF asignada en el 2010 y COL-3 en el 2012 en los cuales somos socios con Noble Energy (Filial de Chevron) y que es el operador. Actualmente están en la fase de exploración. En ambos tenemos una participación del 60%.

¿Cómo analizan la regulación para operación en lecho marino en el país?

Es necesario revisar el marco regulatorio para comercializar ese gas de forma flexible, que se sincronice con estándares internacionales que permita que comercializadores y potenciales clientes se puedan encontrar en los diferentes mercados, para acordar plazos y con contratos acordes a los tiempos de producción.

Hay dos elementos claves que hemos identificado. El primero tiene que ver con la comercialización del gas, ya que la norma que rige la compensación de gas en Colombia no es flexible porque establece unas temporadas fijas para negociar y con contratos que no permiten mayores modificaciones y cuya estructura es más para el gas que se produce onshore.

El segundo tiene que ver con lo poca competitiva que es la infraestructura de transporte. Esto, por dos razones. Es insuficiente ya que no hay una conexión directa entre la producción en el norte con la demanda en el centro y sur occidente del país. Además, las tarifas establecidas para el transporte golpean el mismo costo de llevar el gas. Hay que avanzar más rápido en cambiar por completo la estructura de remuneración del sistema.

¿Hay interés en explorar en el Océano Pacífico colombiano?

Por el momento la operación se centrará en aguas del Mar Caribe y en los resultados que se obtengan en la fase exploratoria.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido