Nicola Stornelli García
Columnista

El Caballo de Troya de Neustar

El dominio CO podría ser un  activo productivo renovable para los colombianos. 

Nicola Stornelli García
POR:
Nicola Stornelli García
mayo 21 de 2020
2020-05-21 09:42 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

El Estado debe cerrar filas, los tres poderes-el Estado, juntos, frente al lío de marca mayúscula que le dejó Sylvia Constain a Karen Abudinen en el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

La venta de Neustar y del operador del dominio CO, CoInternet SAS, a GoDaddy, el mayor registrador de dominios del mundo, justo después de obtener la adjudicación de la operación del dominio .CO, puede llegar a generar problemas mayores que los del error en la aplicación de la fórmula del pliego que tiene vigilante a la Procuraduría.

Eso es lo que se llama un vicio oculto en una negociación que le va a causar al país lo que en derecho civil se conoce como una lesión enorme sobreviniente ya que se provoca un desequilibrio contractual.

El Senador Iván Name Vásquez le pidió al Ministerio no firmar por ser una falta a la transparencia y lealtad en los negocios que se espera en un proceso de contratación pública.

Además del lío grande que se viene en materia de competencia, de concentración del mercado, de monopolio, en contra de lo que dictan los pronunciamientos de las altas cortes, hay otro problema y es el altísimo riesgo de eventuales manejos de precios artificialmente bajos para los dominios, que pueden llevar al traste la expectativa de ingreso del Estado.

El principio de planeación y la previsión de riesgos son fundamentales en contratación pública, pero aquí no la hubo.

No haber dejado un límite a la cantidad de dominios que el operador pueda venderse a sí mismo como registrador mediante sus matrices o subsidiarias es un grave boquete, y más cuando el 40% de las ventas se harán ahora a través de GoDaddy por su gran tamaño.

¿Quédaba mal acaso ponerle un tope razonable? ¿Un 5% o 10%? ¿A nadie del Ministerio de las TIC se le ocurrió que por ahí se podía reducir el ingreso público?

Si a CoInternet se le ocurre, por casualidad, darle un precio bajo a su dueño, GoDaddy, el Estado solo verá el 81% de ese escuálido valor y toda la platica se quedará en manos de GoDaddy, sin control alguno ni posibilidad de hacer nada.

Este es un tema grave que debiera ver con lupa la Contraloría, porque acá ya el riesgo se empieza a concretar y se podría reducir demasiado el ingreso para el Estado por la explotación de un recurso público, riesgo que no se entiende por qué no se previó en el proceso.

Hay un dato muy preocupante. Sería muy bueno que el Contralor General de la República verificara si es verdad que el nuevo Contralor Delegado para Infraestructura, que es quien suele mirar estos asuntos, era hasta hace poco participante activo e interesado en el proceso licitatorio del dominio y antiguo asesor de CoInternet; ¿se habrá declarado impedido? ¿Ya el señor Contralor General habrá nombrado un Ad Hoc para este tema tan delicado? Aseguran ahora que el mencionado contrato lo firmarán contra viento y marea, ¿A cuenta de qué con tamaño boquete?

El dominio CO podría ser un activo productivo renovable para los colombianos, pero solo ha servido para que un par de individuos se embolsillen 300 millones de dólares.

Nicola Stornelli García
Analista de Tendencias Digitales
fundpuertodigital@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes