close
close
Carlos Enrique Cavelier

El dinero como amo o como esclavo

¿Hay alguna otra razón para tener un negocio próspero si no es compartir sus excedentes con nuestros congéneres en causas justas?

Carlos Enrique Cavelier
Coordinador de sueños de Alquería
POR:
Carlos Enrique Cavelier
diciembre 01 de 2021
2021-12-01 01:36 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/08/12/61154ee86e59a.png

Difíciles palabras para usar hoy en día, soy consciente. Pero son buenos ejemplos tal vez por sus crudos significados en esos dos extremos.

Es claro que por milenios el 98% de la humanidad vivió en la pobreza anhelando salir de penurias de salud, hambre, vivienda, trabajo por no decir más. En los últimos dos siglos -en las últimas décadas- con la revolución industrial y la democratización del acceso a bienes básicos, la pobreza extrema había caído en 2019 hacia alrededor del 10%. El dinero y la generación de riqueza ha servido para que miles de millones de personas tengan una vida mucho más digna, así nos falten muchos años para una verdadera equidad.

Pero de lo que se trata es de como vemos la riqueza, si como la caricatura de Rico McPato donde el dinero es claramente el amo -tan cerca al sentimiento en tanta gente en el planeta entero-; o si, por el contrario, como la vieron por ejemplo Andrew Carnegie el primer gran filántropo de la era industrial, Bill Gates o Howard Buffet donde el dinero es el esclavo.

En la primera donde el dinero es el amo, que caracteriza desde el emprendedor y negociante avaro -o en nuestro medio el narco o el corrupto con mayor razón- la relación con la riqueza es de desenfrenado e infinito amor por el lucro en sí mismo. Jean Paul Getty, uno de los primeros billonarios del mundo, ante la pregunta de un periodista sobre que más querría en la vida, él le contesta simplemente: MÁS.
Cuando el dinero es el esclavo, las personas lo acumulan absolutamente bajo otra óptica: casi como una persona puntos en un supermercado; sin que sea el objetivo primordial, sino como un elemento natural del proceso de vida, donde vivimos respirando, pero no para respirar. Pero definitivamente con otra pequeña vuelta al torno: pensando en que todos a su alrededor estén bien, más que bien muy bien!

Cuando el dinero es el esclavo y se usa para dar, por ejemplo, una beca que le cambie la vida a un niño sin recursos pero brillante en su intelectualidad y manera de ver la vida, que esclavo tan valioso se vuelve. Cuando se crea un proyecto productivo para sacar a miles de la pobreza... o cuando se les enseña a otros miles desafortunados a tocar instrumentos de música… o cuando se usa ese esclavo dinero para alimentar tantos otros miles… Carnegie creó bibliotecas, teatros, fundaciones, una universidad... Gates y Buffet unieron fuerzas para acabar con la malaria, para tantos objetivos a los que donan día a día… Tanto, tanto puede hacer ese dinero esclavo… Aparte de generar una infinita felicidad a los que lo dan, tanto más casi que a los que lo reciben.

¿Hay alguna otra razón para tener un negocio próspero si no es compartir sus excedentes con nuestros congéneres en causas justas?

CARLOS ENRIQUE CAVELIER
​carlosenriquecavelier@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes