close
close
Mauricio Reina

El portazo histórico

Petro sabe que tiene más probabilidad de ganar en primera vuelta, cuando el antipetrismo del país está fragmentado, y no en segunda.

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
marzo 25 de 2022
2022-03-25 01:54 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

La agria ruptura entre Francia Márquez y César Gaviria ha puesto contra las cuerdas a Gustavo Petro, quien contaba con que podría seducir al Partido Liberal para poder llegar a la Casa de Nariño. Petro sabe que tiene más probabilidad de ganar en primera vuelta, cuando el antipetrismo del país está fragmentado, y no en segunda, cuando estaría aglutinado alrededor de quien fuera su rival. Y en ese propósito puede hacer la diferencia contar con el partido liberal y los más de 2 millones de votos que sacó en las elecciones legislativas.

Antes de las consultas esa seducción parecía viable, si se les entregaba a los liberales la candidatura a la vicepresidencia y la promesa de algunos ministerios. Pero el 13 de marzo Francia Márquez mostró que no sólo tiene 750 mil votos propios, sino que además es un fenómeno político. Para complicar más las cosas, Sergio Fajardo eligió como candidato a la vicepresidencia a Luis Gilberto Murillo, otro afrocolombiano de grandes capacidades y prestigio internacional, lo que obligó a Petro a darle la candidatura a la vicepresidencia a Francia. Y ahí fue Troya: ella dijo lo que quiso de Gaviria y ahora Petro está viendo que se le puede escapar la institucionalidad liberal, mientras él se ha quedado con una candidata a la Vicepresidencia que escapa a su manejo.

¿Y ahora qué puede pasar? Todo dependerá de cómo se resuelvan algunas cuestiones. La primera es si los puentes de Petro con Gaviria se pueden reparar. A ello están aplicados los primeros liberales que buscaron tempranamente el sol que más alumbra en las encuestas, como Roy Barreras y Luis Fernando Velasco, pero sus esfuerzos están condicionados a lo que pueda decir en cualquier momento una Francia impredecible y con agenda propia.

Suponiendo que los puentes institucionales están irremediablemente rotos, viene la segunda pregunta: ¿cuántos votos liberales se irían con César Gaviria? Difícil saberlo, sobre todo porque el voto para las presidenciales es mucho más independiente que el de las parlamentarias. Sin embargo, el efecto de una ruptura definitiva entre el Pacto Histórico y el Partido Liberal no sería despreciable: debilitaría la sensación de inevitabilidad de Gustavo Petro, que sería lo que le permitiría seguir sumando apoyos oportunistas para tratar de ganar en primera vuelta.

Queda además el interrogante de qué podría hacer Gaviria si no restablece el Puente con el Pacto Histórico. ¿Ir a las toldas de Sergio Fajardo, con quien ha tenido enfrentamientos más agrios que con Francia Márquez? ¿O a las de Federico Gutiérrez, el más continuista de todos los candidatos?

Por supuesto que este impase entre el Pacto Histórico y el Partido Liberal podría resolverse con unas buenas disculpas y una buena oferta burocrática. Pero hay algo que no cuadra en esta ecuación de poder a la usanza tradicional: la autonomía y el voluntarismo de Francia Márquez, que ya deben estar quitándole el sueño a Petro.

MAURICIO REINA
Investigador asociado de Fedesarrollo

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes