El turismo gastronómico impulsa la economía de Coquí (Chocó)

El caserío, a orillas del océano Pacífico, a punta de buena sazón busca mejores oportunidades.

Nuquí

Coqu hace parte del turístico municipio de Nuquí.

El Tiempo

POR:
EFE
septiembre 29 de 2018 - 12:11 p.m.
2018-09-29

A orillas del océano Pacífico, en el departamento colombiano del Chocó, vive la comunidad de Coquí, un caserío que busca impulsar su economía mediante la gastronomía típica basada en una variada oferta de moluscos, productos agrícolas y la pesca de ríos y mar.

(Lea: Colombia, con alto potencial para el turismo gastronómico)

Manos expertas de las mujeres dan color, sazón y sabor a la piangua, un molusco del Pacífico, así como a un sinfín de recetas a base de arroz, papa china, yuca, coco y atún, entre otros ingredientes.

(Lea: Colombia dará a conocer su oferta de turismo de naturaleza al mundo)

Coquí, que hace parte del turístico municipio de Nuquí, está ubicado en una zona muy rica y muy fértil en la que sus habitantes pueden vivir de lo que pescan en el mar y en los ríos, así como de lo que siembran y recogen en la frondosa selva que crece a sus espaldas.

Sin embargo, las oportunidades laborales son escasas y hay índices altos de pobreza, así como enormes dificultades para acceder a la educación y a la salud, además de problemas de narcotráfico.

El Chocó es la región colombiana con mayor porcentaje de pobres, un 62,8 % según datos del Gobierno, y sufre una de las mayores tasas de desempleo, analfabetismo y mortalidad del país.

Es por ello que para la gente de Coquí, negros en su mayoría y unas pocas familias indígenas, la llegada del centro integral de gastronomía Zotea, iniciativa financiada por las fundaciones Chocó Emprende y Funleo, apareció hace cuatro años como una esperanza para el desarrollo de la región.

"Aquí en Coquí queríamos tener una fuente de trabajo; la gente se iba al pueblo, a la ciudad, a buscar trabajo y se llevaban los niños y en el pueblito de Coquí la gente iba disminuyendo", relató a Efe Etni Conto Moreno, una de las cocineras del proyecto.

Zotea, nombre dado a las embarcaciones que ya no sirven para navegar y a las que se les dan otros usos, es un restaurante que cuenta con invernadero para cultivar especies de la zona y un centro de producción de aceite de coco y arroz del que se benefician más de 500 personas.

La responsable de capacitar a los cocineros es Leonor Espinosa, galardonada en 2017 como la mejor chef femenina de América Latina y creadora de FunLeo, que visita con frecuencia la región desde hace cuatro años y quien, según palabras de Moreno, les ha enseñado bastante. "Hemos aprendido a hacer tortas de pescado con maíz que no hacíamos y muchas cosas, como 'encostrados' de pescado. Lo que aprendemos lo estamos poniendo en práctica", añadió.

Pero el proyecto no se queda sólo en la gastronomía pues la comunidad también construyó el restaurante y el invernadero, de donde sacan cebolla roja, lechuga, remolacha, romero, pimentón, hierbabuena, tomillo y albahaca, entre otras especies para aderezar los platos que preparan.

Con la asesoría de arquitectos, habitantes de Coquí completaron la construcción del restaurante y el invernadero. "Estoy contento porque tenemos personas capacitadas aquí en la comunidad para hacer trabajos de madera y de invernadero", afirmó a Efe uno de sus líderes, Smith Valencia.

El siguiente paso del proyecto será capacitar a la comunidad en administración, gerencia y mercadeo, entre otras cosas, para que tome el control total del restaurante y lo mantenga. "Ellos necesitan en este momento herramientas para poder operar, muchas de las cosas por las cuales también fallan los proyectos de desarrollo es precisamente esto, que no se dan herramientas", relató a Efe Laura Hernández, directora de FunLeo.

Hernández, sumiller e hija de Espinosa, explicó que ese proceso toma tiempo porque en Coquí hay muchas dificultades por el deficiente acceso a la educación que tienen los niños. "La idea es que lo más rápido posible ellos sean los gestores de su propio desarrollo y que sean quienes puedan, administrativa y operativamente, encargarse del centro", detalló.

Para Valencia, Zotea será una oportunidad para que las personas de Coquí que se fueron a buscar oportunidades a Bogotá, Cali y Medellín regresen a su pueblo natal.

"Nosotros aquí en la comunidad somos muy pocos, muy pocos jóvenes porque la gente se tiene que ir si quiere estudiar, trabajar. Esa es una de las dificultades más grandes que tenemos. Pero este proyecto, dicen, es para que la gente que está fuera de la comunidad vuelva", concluyó esperanzado.

Siga bajando para encontrar más contenido