close
close

Elecciones 2022

Esta es la economía que recibirá Gustavo Petro en la Casa de Nariño

El nuevo primer mandatario encuentra un país con un crecimiento alto, pero con retos en materia de inflación, empleo y pobreza.

Gustavo Petro

Gustavo Petro fue escogido como Presidente con el 50,44% de la votación, poco más de 11 millones.

AFP

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
junio 20 de 2022 - 09:30 p. m.
2022-06-20

El pasado domingo Gustavo Petro Urrego fue escogido en las urnas como el nuevo Presidente de la República de Colombia, con 11.281.013 votos, el 50,44% del total, Petro llegará a ocupar la Casa de Nariño el próximo 7 de agosto, y sucederá a Iván Duque.

(Gustavo Petro, el primer presidente de izquierda de Colombia). 

Uno de los principales retos que tendrá el nuevo mandatario es, justamente, manejar una economía en recuperación, tras los dos años de pandemia por covid-19 que elevaron las tasas de desempleo e informalidad, que hicieron caer a 3,5 millones de hogares en la pobreza- de los cuales aún hay 2,5 millones en esa condición-, y que trajo una inflación a niveles que no se veían hace 20 años.

La economía que recibe a Petro es por ende, un cóctel de cifras positivas y negativas, con indicadores de actividad económica importante, pero con retos para materializarse en el bienestar de las familias, sin dejar de lado, el escenario de incertidumbre externa que afecta no solo a Colombia, sino al mundo.

PIB Y LOS SECTORES

La recuperación de la actividad económica es una de las claves. El Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia del año pasado creció en total 10,7%, y durante el primer trimestre de este año siguió mostrando un dinamismo marcado, con una tasa de crecimiento de 8,5%.
Este se vio especialmente impulsado por el comercio, la industria y el entretenimiento, y desde el enfoque del gasto, el consumo privado, y en menor medida la inversión, fueron los jalonadores de la economía.

Justamente, los últimos boletines del Dane en materia sectorial mostraron como para abril las ventas del comercio minorista registraron un aumento de 23,3% y el personal ocupado creció 2,8% en relación con el mismo mes de 2021, mientras que la industria manufacturera creció 13,5% para ese mes, las ventas del sector vieron un aumento anual de 14,6% y el personal ocupado de 4,3%.

(El impacto económico y fiscal que tendrían las ideas de Gustavo Petro). 

Otros sectores como el turismo, uno de los más golpeados por la pandemia, también han ido recuperándose, pues en abril la ocupación hotelera llegó a 54,8%, frente a un 28,9% del mismo mes de 2021.

Por el lado de la construcción, por mencionar otros sectores, también se registra una recuperación, y muestra de ello es que el último reporte de licencias de construcción arrojó un alza de 13,1% en el área licenciada, que fue 1,72 millones de m2 en abril.

EL MERCADO LABORAL 

Si bien la economía viene creciendo a tasas importantes, uno de los mayores retos que enfrenta el nuevo gobierno es la reducción de los indicadores de desempleo. Aunque la tasa de desempleo está cada vez más cerca de los niveles prepandemia, y en abril, el último registro, llegó a 11,4%, el desempleo estructural es uno de los grandes desafíos.

Esto, si se tiene en cuenta que en Colombia son 2,7 millones las personas desempleadas, de los cuales 1,49 millones son mujeres y 1,26 millones son hombres.

El desempleo femenino y juvenil es uno de los grandes vacíos del mercado laboral colombiano. Pues mientras que el desempleo femenino se ubica actualmente en 14,2%, la tasa de desocupación de los hombres está en 8,9%.

En el caso de los jóvenes, la tasa de desempleo ha venido decreciendo, sin embargo, aún se ubica en un nivel de 20,0%, lo que implica que 2 de cada 20 jóvenes que están en posibilidad de trabajar no tienen un empleo. Además, hay alrededor de 2,98 millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan.

(Composición del gabinete de Petro, clave para confianza inversionista). 

De otro lado, está la informalidad. Pese a que en abril se presentó una reducción de 3,6 puntos porcentuales en comparación con la tasa del mismo periodo de 2021, y pasó de 48,5% a 44,9%, en el país se mantiene en está situación cerca de la mitad de la población ocupada.

POBREZA E INFLACIÓN 

Los deterioros de los ingresos laborales a raíz de la pandemia ocasionaron también un retroceso de casi una década en las cifras de pobreza en el país. En el 2021 más de 1,4 millones de personas salieron de la pobreza, tras una reducción de 3,2 puntos porcentuales (pps) en el indicador, pero la tasa de población en condición de pobreza sigue casi 4 pps por encima de como estaba en prepandemia, y se ubica en 39,3% de los colombianos.

Esto quiere decir que hay 19,62 millones de personas en el país que vive con menos de $354.031 al mes, considerando que esta fue la línea de pobreza para el año pasado, y representa el valor monetario de una canasta alimentaria básica y de otros bienes y servicios esenciales para subsistir.

Dentro de este grupo, además, se encuentran 6,11 millones de personas en situación de pobreza extrema, el 12,2% de la población colombiana, que en este caso viven con menos de $161.099 al mes.

Justamente, las familias de menores ingresos han sido algunas de las más golpeadas por el aumento de precios que se ha dado en los últimos meses, no solo a nivel local, sino como un fenómeno global.

El aumento en el Índice de Precios del Consumidor (IPC) durante los últimos meses lo ha llevado a un nivel que no se veía desde hace dos décadas. En mayo, según el último reporte del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la inflación se moderó ligeramente con relación a las cifras de abril, y el dato se ubicó en 9,07%.

Entre algunos de los sectores que acumulan la mayor inflación están los alimentos, que reportaron una inflación de 21,6%; los restaurantes, que tuvieron un aumento de 14,73% en sus precios frente a mayo de 2021; y los bienes y servicios para el hogar y su conservación, donde se encuentran los productos de aseo registra una inflación anual de 12,31%.

Además, persisten las brechas en los hogares según su nivel económico. Tanto es así que en mayo se registraba una brecha de 2,95 pps entre las familias más pobres y las de ingresos altos, pues mientras que para los pobres la inflación anual fue de 10,68%, para aquellos de ingresos altos se ubicó en 7,73%. En el caso de los hogares catalogados como vulnerables, la inflación anual en mayo llegó a 10,47%, y para los que pertenecen a la clase media fue de 9,2%.

LA SITUACIÓN FISCAL 

Otra situación que presenta un reto para el gobierno es mantener la estabilidad de las finanzas públicas y continuar reduciendo el déficit fiscal y la deuda como porcentaje del PIB.

Hace menos de dos semanas el Ministerio de Hacienda entregó el Marco Fiscal de Mediano Plazo, en el que destacó como gracias al crecimiento, en parte por mayores ingresos petroleros gracias al precio del barril por encima de US$100, la tasa de cambio actual, y el mayor recaudo, se prevé que este año el déficit fiscal se ubique en -5,6% del PIB, cuando antes se estimaba en -6,2%.

Así mismo, en relación con la deuda, se estima que para el cierre de 2022 se ubique en 56,5%, cuando en el Plan Financiero presentado en febrero se calculaba en 60,5%.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE

Destacados

  • ELECCIONES 2022
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido