Manuel José Cárdenas
Columnista

En sus propias palabras

La presidencia la tuve muy cerca. Pero era muy difícil, fueron los días del “Toconser” (todos contra Serpa).

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
noviembre 29 de 2020
2020-11-29 06:21 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

En diálogo vía correo electrónico con El Espectador, el 8 de agosto del presente año, Horacio Serpa realizo su última entrevista antes de su fallecimiento. Allí se mostró tal cual era. Vale la pena recordar algunas de sus respuestas.

Participé en todos los acuerdos de paz con compromiso y con mística. La paz es muy difícil mientras valga más una bala que una idea. Pensaba terminar mi carrera pública en el Ministerio del Interior; ya había sido de todo en el sector público.

Fue una época difícil, el país se polarizó y yo estaba en medio de la trifulca, cuando se abrió una oportunidad para luchar la candidatura liberal. No dudé, no tenía nada que perder y llevaba en el alma el servicio público y mi amor por la gente.

La presidencia la tuve muy cerca. Pero era muy difícil, fueron los días del “Toconser” (todos contra Serpa). La luché, sin plata, sin mucho espacio en los medios de comunicación, pero éramos un equipo formidable, con mucho pueblo. Se nos atravesó el pacto de Pastrana con Marulanda y las Farc, fue una gran jugada política, si se tiene en cuenta que mi tema principal era la paz.

A nivel nacional mis grandes contradictores fueron los doctores Pastrana y Uribe. Pesadísimos. Tuve chance con Pastrana en el 98 y con Uribe en 2002, pero fue imposible. Pastrana me batió en la segunda vuelta, con una enorme votación inesperada en Antioquia.

Con Uribe el país se “uribizó” y se conservatizó . Uribe es inteligente, cogió a la gente cansada del tema de la paz y encontró aliados poderosos. El tema del paramilitarismo aún no ha sido bien dilucidado, pero no quiero hacer suspicacias.

La historia o los jueces lo aclararán. Reconociendo éxitos y cosas saludables del doctor Uribe, creo que la reelección fue perjudicial. A Uribe le tengo amistad, a raíz de la relación en el Poder Popular y a que la vida nos ha puesto cerca en muchas ocasiones.

No pensé que Juan Manuel Santos fuera presidente. Lo vi siempre como un gran servidor público, inteligente y sagaz. Pero él sí sabía qué era lo que buscaba. Admiré cuando le paró el macho al doctor Álvaro Uribe y dijo: “Sí hay un conflicto armado”. Y como al que no le gusta el caldo se le dan dos tazas, repitió. Y luego Nobel. Nos barrió, pero me pareció bien por la paz y por él.

Al doctor Iván Duque lo respeto y admiro. Qué tal eso de que a los cuarenta años uno tenga que hacerse cargo de un país de cincuenta millones de habitantes, en plena catástrofe universal.

Asumirlo me pareció una machera. Hay que tratarlo con consideración, ayudarlo en todo este lío de la pandemia. Ha hecho lo que ha podido.

El doctor Vargas Lleras indudablemente tiene “pelo pa’l moño”, pero ha jugado mal las cartas. No se llega a la Presidencia con solo burocracia y relaciones con los políticos.
El pueblo quiere mucho más. No sé si sigue siendo cascarrabias, porque eso no le sirve. Aun es joven y en política las quemadas son transitorias.


Manuel José Cárdenas
Consultor internacional.
emece1960@yahoo.com


Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes