close
close
Carlos Tellez

Estrategia personal 2022

Les invito a esta pausa estratégica, dedicada a una importante responsabilidad: liderarnos a nosotros mismos para vivir plenamente con propósito.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
noviembre 04 de 2021
2021-11-04 12:25 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

Hemos recorrido diez meses de 2021, y tenemos evidencia suficiente para elaborar un primer balance de lo que ha sido este año para cada uno de nosotros a nivel personal, así como para comenzar a imaginar lo que deseamos sea el 2022. Nuestra vida tiene múltiples dimensiones, y en cada una de ellas nos planteamos objetivos y prioridades, es decir, hacemos escogencias que en su conjunto determinan nuestra estrategia personal, sea ella deliberada o inconsciente. 

Para un ejercicio concreto e intencional de direccionamiento estratégico personal, pertinente para esta época del año, les sugiero considerar los seis pasos siguientes. En primer lugar, adoptar un marco de referencia. Una herramienta útil para reflexionar estratégicamente a nivel individual es la llamada rueda de la vida. Ella nos propone diversas dimensiones para observarnos, por ejemplo, en cuanto a nuestro crecimiento personal, estado de salud, vida afectiva y social, situación económica y laboral, desarrollo profesional y académico, diversión y ocio, entre otras tantas.

Elegido el marco de referencia, podemos avanzar a la etapa de reflexión. Para un ejercicio de direccionamiento estratégico personal es importante comenzar por hacer un balance en las dimensiones que consideremos relevantes para nuestra vida, esto es, reconocer en cada una de ellas donde nos encontramos, qué nos tiene satisfechos y en qué sentimos que nos falta avanzar. Así ensamblamos un inventario inicial de brechas de las cuales necesitaríamos hacernos cargo en el corto plazo. Este diagnóstico de nuestra situación actual lo complementamos con la observación de nuestro entorno, haciendo explícitas las expectativas y necesidades de todas nuestras partes interesadas, así como las oportunidades que podrían materializarse para nosotros en los próximos meses dadas las circunstancias que anticipamos.

Un paso necesario en el ejercicio es hacer una pausa, este no es un trabajo para una sola sesión. Necesitamos literalmente marinar y procesar, de manera consciente e inconsciente, nuestras reflexiones. Así podemos pasar al cuarto paso, el de construir un direccionamiento estratégico renovado que incluye validar o refrescar la definición de la persona que queremos ser y la vida que deseamos vivir, para hacer escogencias y enfocar tanto nuestros esfuerzos como recursos en esa dirección, cerrando las brechas de más alto impacto extraídas del inventario que elaboramos, y priorizando las oportunidades más pertinentes y deseables entre las que identificamos.

El quinto paso que sugiero es socializar este planteamiento estratégico de corto plazo con personas de nuestro círculo más cercano, aquellas que de verdad nos aprecian y honestamente desean lo mejor para nosotros. Discutida y enriquecida, cerramos declarando la versión final de nuestra estrategia, con sus objetivos prioritarios, que nos guiará en 2022.

Les invito a esta pausa estratégica, dedicada a una importante responsabilidad: liderarnos a nosotros mismos para vivir plenamente con propósito.

CARLOS TÉLLEZ
​carlos@carlostellez

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes