Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Geopolítica e independencia de Colombia

El aporte de dinero, tropas y armas fue definitivo para el logro de la independencia.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
agosto 05 de 2019
2019-08-05 11:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Tras proclamar la independencia se enviaron a Inglaterra misiones diplomáticas de la Junta de Caracas y de las Provincias Unidas de la Nueva Granada; las cuales buscaban obtener el reconocimiento de la independencia y conseguir los recursos para financiar la guerra.

Los enviados americanos se percataron prontamente de la ambivalencia inglesa, pues buscaba no enemistarse con España y aparentaba neutralidad para evitar una confrontación directa. Los funcionarios ingleses recibían a los comisionados, aunque de manera informal, e incluso ofrecieron sus buenos oficios para que los americanos llegaran a un entendimiento con España.

Pero al mismo tiempo les permitían adquirir material de guerra, organizar expediciones desde suelo inglés y contratar militares que apoyaran la lucha de la independencia, pues tenían vivo interés en establecer comercio con estas colonias, lo cual estaba prohibido por el monopolio y monpsonio español.

Como ha mostrado Roberto Junguito, las diferentes negociaciones de deuda con Inglaterra generaron intensa polémica: El empréstito negociado por Franciso Antonio Zea y el contrato que López Méndez celebró con Mackintosh en 1821 fueron reprobados por el Congreso en 1823 y el empréstito de 1824 enfrentó cuestionamientos que perduraron hasta finales de la década de 1820. Esas inconformidades se relacionaban con el precio de los implementos adquiridos y con las garantías que respaldaban las transacciones.

Fue también dilatada y accidentada la aprobación por el Congreso del Convenio de 1834 y del Convenio de 1838, por el cual las naciones nacidas de la antigua República de Colombia acordaron la distribución de las acreencias que la unión tenía al momento de su disolución. La Nueva Granada, en razón de su mayor población asumió el pago del 50% de esas acreencias.

El Congreso colombiano desaprobó las operaciones de Zea indicando que para que fuesen válidas deberían ser aprobadas por el Congreso y sólo entonces los prestamistas podrían desembolsar los recursos.

Como ha mostrado Mauricio Avellaneda, en cuanto al empréstito de 1824 después de que los delegados Arrublas-Montoya y la casa británica B. A. Goldschmidt definieron las características del préstamo, este fue sometido a la consideración del Congreso, órgano que decidió modificar algunas cláusulas, y ello llevó a la casa Goldschmidt a plantear la rescisión de la operación.

Se puede reconocer que el control del Congreso podía mejorar la calidad los contratos, pero en una época en la que las comunicaciones entre Londres y Colombia podían tardar varias semanas, las decisiones se dilataban en el tiempo.

El Congreso en diversas ocasiones introdujo modificaciones a lo pactado, pero si ello no era aceptado por los acreedores, se demoraba el acuerdo y por ende la llegada de los recursos.

La presencia en las batallas decisivas de la Legión Británica dirigida por James Rook, y el papel que europeos como O’Leary, tuvieron al lado de Bolivar fueron decisivos en el proceso. Fue el irlandés Ruperto Hand quien acribilló al general José María Córdoba por haberse opuesto a la dictadura de Bolívar.

El aporte de recursos financieros, tropas y armas fue definitivo para el logro de la independencia; junto al pronto reconocimiento que Inglaterra otorgó a las nuevas repúblicas, lo cual sin duda disuadió a España de intentar una nueva reconquista.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, univesidades Nacional y Exterrnado

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes