Emilio Sardi
Columinsta

Hablando claro

En Cali, la Policía no puede salir armada a las calles. No porque la ciudad sea segura y civilizada sino porque aquí priman los malhechores.

Emilio Sardi
POR:
Emilio Sardi
mayo 10 de 2021
2021-05-10 06:08 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/06/04/60ba61fb5906f.png

No es fácil vivir en una ciudad sin país. Porque eso es lo que son Cali y el Valle del Cauca. Entregados en rehén a la barbarie por el gobierno de Bogotá, son territorios apátridas, donde no rigen las leyes colombianas y donde rutinaria y permanentemente se violan los derechos fundamentales de la casi totalidad de sus habitantes. Aquí no existen el derecho a la vida, a la salud, al trabajo o a la libre circulación. Aquí rige la turba.

En Cali, la Policía no puede salir armada a las calles. No porque la ciudad sea segura y civilizada sino porque aquí priman los malhechores. Y para humillación del Ejército, los bandidos han bloqueado la vía pública a escasos metros de la entrada de su cartel. Es de suponer que adentro, aprovechando que, cual delegación extranjera, sus instalaciones son extraterritoriales, sus oficiales estarán planeando operaciones en territorios distantes, todavía considerados como parte de Colombia. Pero con Cali, nada.

Que su ausente administración municipal esté sumida en sospechas de corrupción no ayuda a una ciudad abandonada por el gobierno nacional. Y por eso, los habitantes de Cali han podido tener una prueba de lo que es vivir como en Venezuela. Sin alimentos, sin medicamentos, sin trabajo, sin seguridad, sin libertad de desplazamiento y en permanente estado de ansiedad.

No por nada se teme que entre las ‘pacíficas’ bandas que bloquean la ciudad y cometen incontables desmanes participen colectivos chavistas.

Entre las diversas razones para esta situación está la gigantesca capacidad de los colombianos para no llamar las cosas por su nombre. Aquí ya los calzones no son calzones sino ‘cucos’. Y las nalgas ya no son nalgas sino ‘pompis’. Y en las empresas ya nadie trabaja porque los trabajadores han sido substituidos por ‘colaboradores’.

Hasta la Corte Constituyente, apoyando este idioma postizo y engañoso, ha prohibido llamar discapacitado a quien sufre alguna incapacidad permanente, ordenando que se le llame ‘persona en condición de discapacidad’.

Así, no llamando las cosas por su nombre, denominan ‘pacíficas’ unas marchas que siempre terminan en violencia. Una marcha es pacífica si inicia pacíficamente, discurre pacíficamente y termina pacíficamente. Si en cualquiera de sus momentos hay violencia, es violenta. Y violentas han sido casi todas las que han tenido lugar durante estos negros días.

Como ha sido violenta la protesta falsamente denominada ‘pacífica’, con sus bloqueos inhumanos y criminales que han producido el hambre de la población, destrucción, extorsiones y aún el asesinato de enfermos transportados en ambulancias.

Es monumental, además, el engaño de quienes participan en la protesta con reclamos justos, bajo la ficción de que los crímenes que siempre los acompañan no son culpa suya sino de otros manifestantes, a quienes denominan ‘vándalos’.

Como si quien acolita al sicario no participara en su crimen, ellos quisieran distanciarse de quienes cometen los desmanes. Pero, acéptenlo o no, son parte del mismo tinglado, cada uno con su rol.

Ellos fungen de idiotas útiles que les proveen el escenario y la pantalla a los delincuentes encargados de protagonizar la barbarie que le da a la protesta la resonancia que su pobreza de ideas nunca generaría. Esa es la verdad: no es pacífica y son cómplices.

Emilio Sardi
Vicepresidente Ejecutivo Tecnoquímicas S. A.


Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes