Orina, materia prima del primer ladrillo ecológico

El bioladrillo fue desarrollado por una estudiante sudafricana de la Universidad de Ciudad del Cabo (UCT).

Ladrillo hecho con orina

El bioladrillo se obtiene a partir de un proceso llamado precipitación carbonatada microbiana, similar al que permite formar las conchas de mar.

Archivo Universidad de Ciudad del Cabo (UCT)

POR:
Portafolio
octubre 25 de 2018 - 03:44 p.m.
2018-10-25

Una estudiante sudafricana de la Universidad de Ciudad del Cabo (UCT) desarrolló el que sería el primer bioladrillo del mundo fabricado a partir de orina humana, según informó hoy la institución educativa.

El producto resultante es mucho más ecológico que los ladrillos tradicionales -que deben ser cocidos a temperaturas de más de 1.000 grados, lo que genera mucho dióxido de carbono- y su creadora es la estudiante de máster Suzanne Lambert, con apoyo del también estudiante Vukheta Mukhari y la supervisión de los profesores Dyllon Randall y Hans Beushausen.

(Lea: Hay que innovar para frenar el cambio climático)

El bioladrillo se obtiene a partir de un proceso llamado precipitación carbonatada microbiana, similar al que permite formar las conchas de mar, según detalló la UCT en un comunicado difundido a través de sus redes sociales.

Los componentes de la orina se combinan con granos de arena en un proceso en el que una bacteria desemboca en la producción de carbonato de calcio a través de una "compleja reacción química". "Esto cimenta la arena adaptada a cualquier forma, sea una columna sólida o ahora, por primera vez, en un ladrillo rectangular", indica el texto. La dureza del material resultante se puede regular en función de las necesidades de uso.

(Lea: California lidera la energía limpia en hogares ‘inteligentes’

Los responsables del hallazgo consideran que la orina es una especie de "oro líquido" que no se aprovecha y señalan, además, que los componentes no usados en este proceso son muy útiles para la creación de fertilizantes.

La creación de bioladrillos con urea tiene precedentes en Estados Unidos pero, de acuerdo con la UCT, esta es la primera vez que se hace a partir de orina humana real.
Lambert también da crédito en su descubrimiento a Jules Henze, un estudiante suizo con el que trabajó durante 2017 en la base fundacional de este proyecto.

Siga bajando para encontrar más contenido