Todos los días estaremos más metidos en el mundo virtual

El internet de las cosas será el centro de nuestro diario actuar, pues con cada tarea, habrá un sinfín de dispositivos conectados.

Tecnología

Los avances tecnológicos de la próxima década afectarán todos los aspectos de nuestras vidas.

Archivo/EFE.

POR:
Portafolio
octubre 01 de 2018 - 03:07 p.m.
2018-10-01

¿Quién se hubiera imaginado, o mejor dicho soñado, hace una década o menos, todo lo que hoy en día logramos hacer con el teléfono que llevamos en el bolsillo? ¿Quién hubiera creído que ya estamos ad portas de los vehículos autónomos que sin duda alguna revolucionarán la forma en que vivimos y nos movilizamos? ¿Quién se hubiera imaginado que todos los sectores de la economía fueran tan dependientes de lo que genéricamente llamamos las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC)?

Por unos instantes debemos detenernos y ser conscientes de que, así como la última década ha sido tan sorprendente en cuanto a la cantidad de innovaciones tecnológicas, así como la velocidad con la que las mismas han surgido, durante los próximos diez años el ritmo de crecimiento se incrementará. Será nada menos que una reinvención total de la manera en que trabajamos, nos comunicamos y vivimos.

(Lea: Del 2G al 5G: aprender a caminar antes de correr

¿Cómo trabajaremos? Pensemos por un instante en las empresas del futuro… del futuro cercano. El concepto de inteligencia artificial que fue creado por el matemático Turing en 1950 y lleva casi 70 años madurando, se ha estado alistando para el momento en que una máquina bien dotada y programada pueda asumir muchos de los roles que hasta ahora han sido monopolizados por los humanos. Si uno ve la reciente evolución de data analytic que se transformó en machine learning y ahora dio un nuevo salto a pervasive machine learning (que ahorra la necesidad de científicos de datos), es una oportunidad de oro para que empresas de cualquier actividad empresarial se vuelvan más eficientes.

(Lea: El país en la cuarta Revolución Industrial

De ahí que debemos reconocer que inversiones en tecnología, desde la revolución industrial hasta ahora, son para generar mayores ingresos o menores egresos, mejorando la productividad y/o eficiencia.

MÁS TIEMPO PERSONAL

Cambiarán los paradigmas más básicos del empleo, como el hecho que históricamente uno “salía para el trabajo” que ya no necesariamente será el caso, teniendo unos efectos sociales interesantísimos en cuanto al tiempo personal que se pueda recuperar. ¿Cuántos trabajos hoy por hoy pueden hacerse desde la casa o cualquier otro lugar simplemente estando conectado? Es una realidad del futuro que apenas empezamos a experimentar.

(Lea: ‘La inteligencia artificial nos dejará más tiempo para pensar’

¿Cómo nos comunicaremos? En cuanto a la manera que nos relacionaremos hacia delante, con seguridad lograremos mantener el control de nuestras vidas por más que seguirán acelerándose nuestros días a pasos agigantados, guardándole un importante espacio a familia y amigos. Sin embargo, la cantidad de personas con las que mantendremos el contacto, y la frecuencia con que lo haremos, también se incrementará de una manera sorprendente.

Independientemente de si las herramientas que utilizamos hoy –como el mail, chat u otros– sigan existiendo (no nos cerremos a la posibilidad que serán reemplazadas por otras alternativas de comunicación que aún no se han inventado), no cabe duda de que lo que hagamos será aún más frecuente, más rápido y más fácil que todo lo que hacemos ahora.

La seguridad de nuestras comunicaciones se pondrá a prueba a diario y con seguridad las soluciones tecnológicas que aseguren la privacidad de sus usuarios y mayor seguridad en general, serán las grandes ganadoras.

¿Cómo viviremos? Claramente los avances tecnológicos de la próxima década afectarán todo aspecto de nuestras vidas. Entre muchas otras cosas, nos permitirán una mayor longevidad, producto de nuevas soluciones médicas que seguramente llevaremos encima (o adentro) las 24 horas.

¿EL GRAN HERMANO?

Los dispositivos necesarios que continuamente nos estarán monitoreando serán lo común, extraño será no tenerlos.

No es difícil imaginarnos actualmente un monitoreo continuo y en tiempo real de todo lo que nos pasa. La medicina preventiva entrará en un auge nunca antes visto, para detectar y prever todo tipo de riesgos.

Lo que hoy se conoce como el internet de las cosas (IOT), será el centro de nuestro diario actuar, pues para cada actividad, habrá un sinfín de dispositivos conectados para ayudar, facilitar o agilizar las tareas más mundanas.

Es poco probable que desde ya podamos acertar totalmente cualquier ejercicio que intente predecir con precisión el futuro que nos espera dentro de apenas una década, pero así como podríamos sostener que los últimos diez años han sido los de más rápida transformación de la historia, los próximos sin duda alguna superarán ese récord.

La cantidad de información disponible para poder tomar decisiones más acertadas seguirá incrementando, y las diferencias sociales desaparecerán a medida que la información esté a disposición de todos por igual.

Pero para ello tenemos que seguir incrementando la capacidad de nuestras redes y la escalabilidad de nuestros sistemas.

Tenemos que asegurar un ambiente de inversión sostenible para que Colombia sea referente y pionera cuando se trata de aplicar las nuevas soluciones como país, para ponerlas a trabajar para la sociedad en que vivimos. Debemos aprender a protegernos en el nuevo mundo virtual, en el que cada día estaremos más sumergidos.

Tendremos que seguir poniendo la tecnología a nuestro servicio, y no permitir que pase lo contrario, resultando en una deshumanización general por falta del contacto real y comunicación en persona.

¡Todo es posible, lo importante es desde ya abrirnos a las nuevas posibilidades que están a nuestro real alcance… aprovechémoslo!

Alberto Samuel Yohai
Presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT)
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido