Internacional

Hoy da comienzo la era de la ‘Bidenomics’ en Estados Unidos

El demócrata priorizará el estímulo fiscal en el corto plazo, mientras que en el mediano espera ejecutar inversiones verdes y de infraestructura.

Joe Biden

El demócrata, Joe Biden, asumirá hoy como el presidente de Estados Unidos, tras la salida de Donald Trump.

AFP

POR:
Rubén López Pérez
enero 19 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-01-19

Joe Biden asumió hoy el cargo como nuevo presidente de Estados Unidos, lo que se espera que no solo suponga un importante cambio de rumbo en la primera potencia mundial, sino que también dará inicio a la puesta en marcha de la agenda económica que el demócrata prometió durante la campaña electoral.

(Lea: Biden propondrá una vía más corta para la ciudadanía de indocumentados)

Y es que la ‘Bidenomics’ comprende medidas en diversas áreas como inversiones en infraestructura, el impulso de proyectos verdes, cambios en comercio y alzas de impuestos, entre otros, pero si hay uno que destaque entre el resto es la agenda de la recuperación.

(Lea: Yellen pide gran estímulo fiscal para evitar una recesión más larga)

Esto se pudo comprobar ayer en la audiencia de confirmación de Janet Yellen al frente de la economía del país, quien defendió el plan de estímulo, pidió “ir a lo grande”, y dijo que no es momento de pensar en el costo fiscal. “Sin nuevas acciones, corremos el riesgo de una recesión más larga y más dura ahora, y cicatrices a largo plazo en la economía más tarde”, dijo.

Precisamente, Biden presentó la semana pasada el que será su plan de estímulo contra la crisis de la covid-19, que comprende la suma de US$1,9 billones. Su propuesta es llevar a US$15 el salario mínimo federal (frente a los US$7,25 actuales) y ejecutar transferencias directas a los estadounidenses por US$1.400 para los más necesitados.

Esto sumaría alrededor de US$1 billón. Además, US$440.000 millones irían para ayudas a las pequeñas empresas del país y habrá una partida para mejorar los subsidios de desempleo.

“En este punto es clave el control del Senado que logró recientemente. Ya se presentó el plan de casi US$2 billones, que el mercado apuesta a que será más cercano a US$1 billón, y eso será lo más temprano”, apunta Camilo Pérez, gerente de investigaciones económicas de Banco de Bogotá.

En el plan, US$415.000 millones serían para impulsar la vacunación y la lucha contra la pandemia. Katheryn N. Russ, profesora de economía de la Universidad de California y previamente economista sénior del Council of Economic Advisors con Barack Obama, apunta que la salud será prioridad. “

Yellen explicó ayer la necesidad de un fuerte estímulo para prevenir más impactos. Además, Biden ha reunido un equipo experto con profesionales médicos para encabezar la respuesta. La producción y distribución de vacunas y pruebas estará a la vanguardia de sus planes, pues saben que no puede haber recuperación económica sin abordar el virus”.

Sumado al estímulo, Biden aseguró que el primer día de su mandato presentará una reforma migratoria para revertir las medidas de Trump. El objetivo será dar mayores facilidades para obtener la ciudadanía para los indocumentados, a través de permisos para cónyuges e hijos de personas con visas, entre otras medidas, con lo que busca cumplir con una de sus promesas. Beneficiaría a unas 11 millones de personas.

OTRAS MEDIDAS

Sumado a las anteriores, entre las órdenes ejecutivas que impulsará Biden, además de la obligatoriedad de usar tapabocas, llevará a cabo la vuelta al Acuerdo de París, en concordancia con uno de los pilares de su plan económico: impulsar los proyectos verdes.

Según el plan de Biden, se espera hacer inversiones por US$1,7 billones federales en ‘energía limpia y justicia climática’ para los próximos 10 años, lo que unido a montos de entidades estatales, locales y del sector privado, llevaría el gasto en este ámbito hasta un total de US$5 billones.

Con esto, Biden prometió “que Estados Unidos logre ser una economía de energía limpia al 100% y alcance emisiones netas cero a más tardar en 2050”.

De acuerdo con Ángel Saz-Carranza, director de EsadeGeo, “va a promover la transición desde un punto de vista económico, mediante el fomento a la innovación y el desarrollo de las energías renovables. También propuso un impuesto verde a las importaciones, que contribuya a proteger a la industria de competidores de países con políticas climáticas débiles”.

De hecho, la inversión pública cuenta con un área muy importante en el plan económico de Trump, y también se esperan fuertes gastos en infraestructura. Estos dos ámbitos serían la segunda parte de la agenda de Biden.

“Lo más ambicioso es el tema de la infraestructura, con obras para restaurar carreteras, puertos y aeropuertos, lo que apoyaría al crecimiento”, resaltó Pérez, de Banco de Bogotá.

En su momento, Biden dijo que en el primer año invertirá US$50.000 millones en carreteras y otras estructuras, como primer paso de un plan que quiere llegar a movilizar US$1,3 billones hasta 2030.

Todo esto se lograría gracias a otra de las piedras angulares del demócrata en su agenda económica, que sería el alza en los impuestos que Trump rebajó.

En concreto, espera que esta medida le aporte más de US$3,5 billones, subiendo al menos del 21% al 28% la tasa para las empresas, aumentar los impuestos a quienes ganen más de US$400.000 millones al año y más de dos puntos porcentuales a los que ingresen más de US$1 millón.
También dijo que se reducirán los incentivos a paraísos fiscales, se luchará contra la evasión y se pondrá fin a los subsidios a las energías fósiles, entre otros.

“Estará entre sus prioridades la regulación de los monopolios digitales y un cambio fiscal para reequilibrar la fiscalidad americana en beneficio de las clases menos pudientes”, señala Saz-Carranza.


¿FUTURO COMERCIAL?

Uno de los ámbitos en los que Trump fue más activo fue en el tema comercial, y es uno de los puntos en los que se esperan algunos cambios, que aunque no serán excesivos, daría más certidumbre a su gobierno.

Raj Bhala, profesor distinguido de derecho internacional de la Universidad de Kansas, indica que entre las prioridades en este punto están “reconstruir las relaciones con la Unión Europea y reunificar la alianza atlántica; estrechar lazos con India para limitar o contener a una China cada vez más agresiva y, en tercer lugar, fortalecer la unión entre el comercio exterior y los derechos laborales”.

Por último, otra de las preguntas es qué ocurrirá en la relación con Latinoamérica, y aunque no se esperan grandes cambios en este frente, los expertos apuntan que un mayor crecimiento en Estados Unidos también sería positivo para la región, al tiempo que se espera que Biden mantenga la estrategia de ‘nearshoring’ a este hemisferio.

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido