Alemania cede, España e Italia ganan y el euro se salva

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, hizo posible un acuerdo que sienta las bases de una mayor integración bancaria y fiscal.

POR:
junio 29 de 2012 - 11:45 a.m.
2012-06-29

El acuerdo también sienta bases políticas en la Unión Europea. Las tensas y largas reuniones y el plante de Italia y España al pacto de crecimiento, anunciado con bombos y platillos por el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, poco después del inicio de la reunión si no había medidas para atajar los problemas de la deuda, hicieron cambiar la posición de Merkel, a quien le dicen la 'señora No', y con ella el rumbo de Europa.

La reacción a este acuerdo anunciado en la mañana del viernes en Bruselas, no se hizo esperar en los mercados.

Las principales bolsas europeas rebotaban con fuerza -Madrid y Milán llegaron a subir del 3 por ciento- y la prima de riesgo de España e Italia (la diferencia que pagan por sus bonos de deuda con respecto a Alemania) bajaba.

Los 17 países de la Eurozona decidieron recapitalizar directamente a la banca, una exigencia de España, sin que ello contabilice como deuda pública, y que los fondos de ayuda –como el Feef o su sucesor a partir de julio, Mede– puedan comprar deuda tanto del mercado primario como secundario, explicó Merkel.

Todo ello estará sujeto a "estrictas condiciones", advirtió el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

Asimismo, se crea una autoridad central para la supervisión de los bancos, en la que Banco Central Europeo (BCE) desempeñará un papel clave, previsiblemente antes de que termine el año.

"Nos mantenemos en el esquema precedente: préstamo, contrapartida, condicionalidad y control", subrayó Merkel a la entrada de una reunión de los 27 miembros de la UE este viernes.

"Creo que hemos hecho algo importante, pero seguimos fieles a nuestra filosofía: ninguna prestación sin contrapartida", recordó Merkel, que se quedó sin su principal aliado, el expresidente francés, Nicolas Sarkozy.

Su sucesor, el socialista François Hollande, quien rompió el eje francoalemán para dar paso a la participación en el 'directorio' del euro a las otras dos economías fuertes de la Eurozona, Italia y España, y más afectadas por la crisis de la deuda, ha traído aire fresco a más de dos años de agonía y repetidos encuentros sin resultados para atajar una crisis que se inició en Grecia y que ha empezado a lastrar a la economía mundial.

Sin embargo, los analistas advierten de los riesgos que asume Europa a partir de ahora ante las necesidades de los países afectados por la crisis de la deuda: Grecia, Irlanda, Portugal, España y Chipre, que se benefician de paquetes de rescate o han pedido ayuda, como en el caso de los dos últimos, para sus bancos. En la cuerda floja están también Italia y Eslovenia, y sumando las necesidades de capital podrían acercarse al billón de euros, según los analistas del Commerzbank. "El euro podría beneficiarse a corto plazo de la expansión del plan de rescate. Sin embargo, a medio plazo, la principal preocupación de los inversores podría ser la carga que asume Alemania y otros países pequeños centrales", aseguran.

"Si el bono alemán pierde su estatuto de valor refugio, el euro estaría bajo una presión masiva", advierten.

Más pesimistas aún son los analistas de Oddo Securities, para quienes la "línea de fractura" entre el grupo de países acreedores (Alemania, Holanda, Finlandia) y el de deudores (España e Italia) está "más que nunca presente en la zona euro".

Y es que el contenido del acuerdo es "muy insuficiente para cambiar el sentimiento general". "Los proyectos de integración presupuestaria o política no han avanzado ni un milímetro", concluyen.

En cambio, Soledad Pellón, estratega de mercados en España, destaca el potente papel de ‘cortafuegos’ que a partir de ahora tendrán los fondos de ayuda europeos.

"Que puedan comprar deuda no significa que lo vayan a hacer y saber que es posible evita la especulación", a su juicio. No obstante, tras esta "grata sorpresa" que ha supuesto un acuerdo que no se esperaba ya prácticamente nadie, la experta aconseja esperar a conocer la "letra pequeña": las condiciones para que un país pueda recurrir al fondo de rescate, las contrapartidas, los plazos de devolución o la cantidad que puede solicitar.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido