América Latina ya ha perdido el equivalente a 80 millones de empleos

El último reporte de la OIT alerta que los trabajadores de la región reciben US$495.000 millones menos en ingresos, el 20% del total.

La informalidad sigue siendo un flagelo de la economía colombiana.

Los trabajadores de América Latina en estos momentos han perdido un total de US$495.000 millones en ingresos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 23 de 2020 - 10:00 p. m.
2020-09-23

Lejos de mejorar, las condiciones de los mercados laborales no hacen sino empeorar, poniendo en duda la recuperación del empleo en 2020. Y, en este panorama negativo, América Latina es la región más golpeada, según una de las conclusiones que se desprende del reporte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), publicado ayer.

(Lea: Los caminos que traza la OIT para la recuperación del empleo)

Las cifras para la región son evidentes: al hablar de la pérdida puestos, la OIT apunta que en el segundo trimestre se perdió el 33,5% de las horas trabajadas en Latinoamérica, lo que traducido en el equivalente de empleos a tiempo completo (48 horas), supone que se habrían destruido 80 millones de trabajos.

(Lea: ¿Qué trabajadores requiere la nueva normalidad?)

Esto supone una cifra mucho peor que la que se pronosticó en junio, cuando la OIT esperaba un recorte de 13,5 puntos porcentuales menor y la pérdida de 33 millones de empleos menos.

(Lea: La pandemia en A. Latina está acabando un ya precario mercado laboral)

Cabe decir que este es el peor dato entre todas las regiones, frente al 17,3% de horas perdidas en el mundo, 15,6% de África, 18,4% de Norteamérica, 16,9% de los estados árabes, 15,2% de Asia-Pacífico y 14,8% de Europa occidental.

“En América se registró una pérdida de horas de trabajo de alrededor del 28% en el segundo trimestre. Se trata de la cifra más acusada de las principales regiones. De igual forma, se prevé que siga siendo la zona más afectada en el tercer trimestre”, apunta el informe.

Y es que en el tercer trimestre, aunque las cifras son ligeramente mejores, se espera que América Latina presente un total de horas perdidas del 25,6%, lo que supone alrededor de 60 millones de empleos equivalentes destruidos. En los últimos tres meses del año, el continente tendría un dato de 14,9%.

Según la OIT, el impacto también se ve desagregado por los ingresos del país, en el sentido que son los de un nivel medio los más afectados, con una pérdida promedio de horas de 23,3%, seguido por los de altos (15,5%), bajos (13,9%) y medio-altos, con un indicador de 13,3% en el segundo trimestre.

Sin salir del golpe al empleo en Latinoamérica, el informe de la OIT confirma que salvo algunas excepciones en el mundo, las mujeres son las más golpeadas, al tiempo que Colombia se encuentra con el segundo mayor impacto entre los países evaluados.

Como indican los datos respecto a la pérdida relativa de empleo en el segundo trimestre frente al mismo periodo de 2019, la caída en Perú es de 57,1% para las mujeres y 53,5% para los hombres, seguido de Colombia con el 27,2% para ellas y 17,9% para ellos.

Vale la pena señalar, eso sí, que esta pérdida de horas trabajadas ha tenido una mayor influencia en que las personas pasen a la inactividad en Colombia (68,5%), más que al desempleo como tal (31,5%).

La OIT, asimismo, planteó que a pesar de las perspectivas negativas, también son posibles escenarios con menores pérdidas. Para el número de empleos equivalentes perdidos en América, el reporte plantea que en un panorama optimista estos podrían acabar el año con 38 millones destruidos, 55 millones en el medio y 100 millones en él más pesimista.

PÉRDIDA DE INGRESOS 

En línea con las menores horas trabajadas por los latinos durante el año, esto tiene otro importante impacto en cuanto a las condiciones laborales: los menores ingresos que se reciben, un punto en el que América Latina también es la región más perjudicada de todo el mundo.

Según la OIT, los trabajadores de América Latina en estos momentos han perdido un total de US$495.000 millones en ingresos, lo que supone el 19,3% del dinero total que recibían por los empleos. Para dimensionar esta cifra, representa el 10,1% del PIB regional.

Si bien en términos absolutos se han perdido más ingresos en otras zonas, como en Asia (US$870.000 millones), Europa y Asia central (US$1,2 billones) o incluso América del Norte (US$735.000 millones, no en porcentaje.

El reporte también analiza el estímulo respecto a las horas destruidas, y concluye que “cuanto mayor ha sido el nivel de incentivo fiscal en el segundo semestre de 2020 (como porcentaje del PIB), menor ha sido la pérdida de horas de trabajo”, lo que deja a la región en una mala situación por los menores datos en América Latina frente a los vistos en países desarrollados.

“Conviene señalar que los países en desarrollo poseen programas de protección social que, por lo general, tienen menor capacidad para compensar la pérdida de ingresos, lo que contribuye a aumentar aún más la brecha entre las medidas de respuesta en el plano político y los efectos de la crisis en esos países”.

Es por esto que la Organización Internacional del Trabajo resalta que las medidas de los países deben ir centradas en mitigar el riesgo de que aumenten los niveles de pobreza, desigualdad, desempleo y exclusión.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido