Así afectaría un conflicto en el golfo Pérsico a los mercados

Una lucha prolongada en esa región podría desencadenar una recesión global e incluso acelerar el alejamiento mundial de los combustibles fósiles.

EE. UU. importa menos petróleo del golfo pérsico

Reuters

POR:
Portafolio
julio 22 de 2019 - 05:16 p.m.
2019-07-22

Precios del petróleo y el gas en ascenso, crecientes costos de aseguramiento y ataques a la infraestructura energética y bancaria podrían ser las consecuencias más próximas si la interceptación de dos petroleros vinculados con el Reino Unido por parte de Irán se convierte en una guerra abierta. Estos son los resultados más probables según algunos importantes analistas de petróleo, productos básicos y geopolítica.

¿Se cerrará el estrecho de Ormuz?

En una confrontación limitada, el flujo de petróleo y otros productos básicos debería continuar a través del Estrecho, con la advertencia de que ciertos petroleros podrían ser atacados por Irán, asegura Ian Bremmer, presidente y fundador de Eurasia Group, una firma de consultoría e investigación de riesgos políticos.

En una guerra grande, Irán podría cerrar el Estrecho y poner minas. Se hará un esfuerzo concertado para mantener el estrecho abierto, y antes de que comience cualquier ataque militar, se elaborará un plan para proteger los buques con otros países de la región, como Arabia Saudita, afirma Ole Sloth Hansen, director de estrategia de productos en Saxo Bank A/S. Los costos de los seguros se dispararán, o no habrá cobertura en absoluto, y los propietarios de buques sin cobertura pueden ser reacios a arriesgar sus embarcaciones. La idea de que el Estrecho de Ormuz se cierre "no tienen sentido", asegura Fereidun Fesharaki, presidente de la consultora de la industria energética FGE y asesor del gobierno de Irán en la década de 1970.

Lea: (El peligroso 'juego' de Estados Unidos e Irán en el Medio Oriente)

Si un barco se hunde en el estrecho, podría cerrarse durante un par de semanas, pero luego se reanudará el tráfico. Si los iraníes intentan dispararle a todo lo que pase, entonces los británicos, los franceses y todos se involucraran. "Los iraníes saben que si lo hacen perderán mucho, aunque sus representantes podrían poner minas en el Estrecho".

¿Cómo reaccionarían los precios del petróleo y del gas?

El petróleo podría saltar a US$100 por barril o más inmediatamente después de estallar una guerra, pero probablemente se establecería cerca de los US$80 una vez se demuestre cierta resistencia de las exportaciones de la región, afirma Ken Medlock, director senior del Centro de Estudios de Energía de la Universidad Rice en Houston. Si bien el auge del shale de EE.UU. podría calmar un poco el impacto, no puede compensar ninguna interrupción importante en Medio Oriente. El crudo podría aumentar a US$90 por barril antes de colapsar en medio del impacto negativo en la demanda global, afirma Hansen.

Lea: (Estados Unidos amenaza a Irán por captura de buque petrolero)

El nivel que alcance dependerá de la capacidad de mantener un paso seguro a través del estrecho de Ormuz. En el caso de un conflicto regional completo, el petróleo subirá a más de US$100 por barril e incluso podría llegar a US$150, considera Bremmer. Si solo hay paros limitados, el petróleo podría restablecerse en alrededor de US$80. Los precios del gas natural licuado pueden aumentar más que los precios del petróleo debido al hecho de que una mayor proporción de los flujos globales pasan por el estrecho de Ormuz en comparación con el petróleo. "Cualquiera que sea el pico que alcance el petróleo, probablemente será el doble con el GNL", dijo en junio David Hewitt, analista de petróleo y gas de Macquarie Capital Ltd. El mercado está descontando en gran medida la posibilidad de guerra en este momento, cree Fesharaki. Si hay un ataque importante y represalias, el Brent podría subir a entre US$90 y US$100 por barril. El GNL también se vería afectado, pero el mercado tiene un exceso de suministro y lo domina Qatar, que tiene buenas relaciones con Irán, por lo que es poco probable que sea objetivo de Teherán.

Lea: (Con 23 bloques se hará la segunda subasta petrolera)

¿Cuáles serán algunos de los efectos indirectos?

Japón, India y Corea del Sur serían algunas de las economías más vulnerables a una guerra en el golfo Pérsico debido a su gran dependencia del crudo de la región. India importa más de 80% de su petróleo y alrededor de dos tercios de eso provienen de Medio Oriente, dijo a finales de junio Sonal Varma, economista jefe de India en Nomura Holdings Inc. Los precios más altos del petróleo empujarán a las economías de Estados Unidos y el mundo hacia la recesión, afirma Hansen. Los metales industriales se verán afectados por la desaceleración económica y el oro debería subir más a pesar de un dólar más fuerte. También se intensificaría el actual alejamiento global de los combustibles fósiles. Una guerra en Oriente Medio podría acelerar el alejamiento del petróleo, ya que recordaría a las personas que dependen de un lugar peligroso, asegura Fesharaki. "El petroleo morirá en todo caso en los próximos 10 a 15 años, esto solo sería un empujón".

BLOOMBERG

Siga bajando para encontrar más contenido