Internacional

Bancos centrales aceleran la creación de sus criptomonedas

El 86% de emisores están interesados en su desarrollo, el 60% lo investigan y el 14% ya adelantan pilotos.

Criptomonedas

El interés en las criptomonedas de los bancos centrales ha ido creciendo, y la pandemia del coronavirus ha jugado un papel importante en este sentido. 

123RF

POR:
Portafolio
mayo 20 de 2021 - 07:30 p. m.
2021-05-20

Justo cuando en estos días se ha visto una nueva demostración de la volatilidad de las criptomonedas que hay en el mercado, lo que ha sembrado fuertes dudas sobre el futuro de algunas de ellas como el bitcoin, en los últimos meses de forma paralela se ha ido acelerando a pasos agigantados el desarrollo de otros activos digitales, pero estos desde los bancos centrales.

(Desplome del bitcóin provoca fallas en las plataformas de compraventa). 

Y es que aunque desde hace años los emisores de todo el mundo han ido investigando y desarrollando sus propias criptodivisas, conocidas también como CBDC (por sus siglas en inglés), la pandemia y los cambios en el consumo mundial han llevado a estas instituciones a interesarse cada vez más por su creación, tanto la modalidad ‘mayorista’ para transacciones entre instituciones, como el ‘retail’ como forma de pago abierta a todo el público.

De hecho, un informe reciente publicado por el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), entidad que se conoce como el banco central de los bancos centrales, indica que en estos momentos el 86% de los emisores consultados están adelantando investigaciones con CBDCs, seis de cada 10 están ya experimentando con la tecnología o en fase de desarrollo, y un 14% de estos se encuentra hoy en día implementando programas piloto con los activos.

(Colombia, una de las naciones donde más se negocia bitcoin). 


Cabe apuntar en este sentido el importante avance que se ha registrado en el interés de los bancos centrales del mundo por estas soluciones, pues según el reporte del BIS, en el 2017 eran tan solo 64% los que tenían algún tipo de interés en estos productos.

Y, en esta misma línea, los países que han entrado en fase de pilotos ha crecido en varios puntos porcentuales entre 2019 y 2020.

Alexandre Tombini, representante Jefe de la Oficina para las Américas del BIS, afirma que “el interés en las monedas digitales de bancos centrales ha ido creciendo, y la pandemia ha jugado un papel importante en este sentido”.

Dejando de lado el petro de Venezuela, el cual está respaldado por el Gobierno y con las reservas de petróleo, y se ha ido utilizando en pagos a la ciudadanía, hay varios nombres propios en esta dirección. Uno de ellos es el Sand Dollar de Bahamas, que se lanzó hace unas semanas principalmente para impulsar la inclusión financiera.

Sumado a este, como explica Tombini, en América Latina hay otros ejemplos como el D-cash de varias islas del Caribe oriental o el e-Peso de Uruguay, que ya terminó su piloto. Chile o Brasil son otros de los países que están avanzando en estos proyectos.

Y en el mundo, uno de los planes más conocidos es el e-Yuan, que es la apuesta de China para los pagos internacionales, así como la e-Krona de Suecia, que está en las etapas finales de su desarrollo.

Cabe decir que la Reserva Federal de Estados Unidos, a través de su presidente, Jerome Powell, anunció ayer mismo que a finales de este verano, el emisor lanzará un proceso de discusión para evaluar la viabilidad o conveniencia de crear un dólar digital.

En Europa, el Banco Central Europeo afirmó hace unas semanas que decidirá también este verano si sigue adelante con su plan de crear un euro digital, algo que según la entidad podría tardar unos dos años.

No obstante, pese a que se han acelerado los planes, el BIS afirma que esto no debe ser una carrera. “Las CBDCs serán otra manifestación de la moneda soberana, por lo que no hay espacio para errores. Es más importante hacerlo bien que hacerlo rápido, por lo que cada banco central irá avanzando a su propio ritmo”.

Precisamente por su complejidad y por tratarse de un producto que se volvería oficial en los países, enfrentan varios retos. Ana Fernanda Maiguashca, excodirectora del Banco de la República, explica que “se debe distinguir entre las criptomonedas actuales y estas, que tienen un emisor que las respalda como medio de pago. Los proyectos que se han adelantado son un impulso importante de los bancos centrales en dar respuesta a las demandas de la ciudadanía, para tener medios de pago más convenientes en un mundo cada vez más digital, y por supuesto estas instituciones no se pueden quedar atrás en esta tendencia”.

Pero, como agrega Maiguashca, “hay varios retos. Uno de ellos es que si los bancos centrales llegan a ofrecer este servicio, tendrá una relación mucho más cercana con el público general que normalmente no tiene, pues los emisores no son un proveedor de servicios retail, sino que opera a través del sistema financiero. Y el otro gran desafío es que estas soluciones no generen una desintermediación y que se pierdan las cosas importantes que existen en cuanto al acceso a servicios formales”.

Precisamente, en el informe del BIS, los bancos centrales exponen cuáles son los motivos principales para adoptar estas tecnologías, entre los que destacan algunos como hacer más seguros y robustos los sistemas de pago, una mayor eficiencia de estos, impulsar la inclusión financiera, potenciar la estabilidad y para impulsar la implementación de políticas monetarias.

Por último cabe mencionar que pese al desarrollo de estas opciones, los bancos centrales avanzan en varios frentes para mejorar los pagos. Según Tombini, “las medidas de aislamiento no crearon nuevas necesidades, pero cuando las personas descubrieron la conveniencia de los pagos digitales se aceleraron ciertas tendencias pre-pandemia. Afortunadamente, muchos países en América Latina se encontraban en una buena posición para ello. Por ejemplo, los bancos centrales han estado trabajando para incrementar la interoperabilidad de sus sistemas de pago para hacerlos más eficientes y menos costosos. CoDi en México y PiX en Brasil son buenos ejemplos, y por supuesto desde el BIS estamos acompañando a los bancos centrales en el desarrollo de esta agenda”, apuntó.

Rubén López Pérez

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido