Boicot del mundo económico a Arabia Saudí por asesinato de periodista

Una larga lista de invitados de organismos multinacionales, gubernamentales, finanzas, industria y medios de comunicación no asistirán a la cumbre. 

Future Investment Initiative

Lo que era un súpercumbre de negocios en Arabia Saudita, quedó convertida en un evento de poca relevancia.

AFP

POR:
AFP
octubre 22 de 2018 - 10:57 a.m.
2018-10-22

Arabia Saudita acoge este martes una conferencia económica que se ha visto perjudicada por la crisis generada por la muerte del periodista Jamal Khashoggi, que llevó a responsables occidentales y dirigentes de firmas internacionales a boicotear este preciado foro para el príncipe heredero.

Lea: (Arabia Saudita admitió que el periodista Khashoggi murió en consulado)

El reino, cuya imagen se vio fuertemente ensombrecida por el caso Khashoggi, parece impotente frente al creciente desinterés de los participantes en el Future Investment Initiative (FII), rebautizado 'Davos del Desierto' por muchos medios.

Lea: (Los escabrosos detalles de la muerte de periodista en consulado)

Hace una semana estaban anunciados 150 oradores, pero el sábado la lista se había reducido a 120 personas. El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin; la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; y el ministro francés de Economía, Brune Le Maire, anunciaron que no viajarán a Riad, al igual que dirigentes australianos. Grandes medios de comunicación como Bloomberg, CNN y el Financial Times también anularon su asistencia.

En la primera edición del FII, en 2017, el joven príncipe heredero, Mohamed bin Salmán (o MBS), fue visto como un visionario y logró seducir a los inversores al hablar de robots y presentar planes futurísticos. Pero la edición de 2018 cristaliza la indignación internacional contra un poder saudita inclinado a acallar cualquier disidencia, como la de Jamal Khashoggi, quien escribió en varias ocasiones contra Mohamed bin Salmán.

CRISIS QUE CRECE

Las autoridades sauditas reconocieron el sábado, tras dos semanas negándolo, que el periodista murió tras una "reyerta" en el interior del consulado del reino en Estambul, donde entró el 2 de octubre.

Para Eurasia Group, una consultora en riesgos, el príncipe heredero está inmerso en una "grave crisis de relaciones públicas". "Los Uber y los JP Morgan del mundo estimaron que estar asociado en este momento con el nombre de MBS tiene el riesgo de salirles más caro que perder la oportunidad de hacerse con un pedazo de la economía saudita", explica Michael Stephens, experto del Royal United Services Institute.

Pero para algunas empresas occidentales, lo que está en juego es demasiado importante como para retirarse de este foro, aunque no estarán representadas por los más altos dirigentes. Así, estarán presentes banqueros de inversiones de HSBC y Crédit Suisse, aunque no sus dirigentes, según Bloomberg News. Las empresas chinas y rusas no prevén boicotear la conferencia, según un organizador.

Un gran boicot occidental al foro podría aumentar los riesgos de inestabilidad política en Arabia Saudita, primer exportador de petróleo del mundo, y suponer un nuevo golpe para las inversiones directas extranjeras, que ya alcanzaron el año pasado su nivel más bajo en 14 años, según la ONU.

CONDENA

Desde hace meses, MBS, a quien el rey Salmán delegó los asuntos corrientes del reino, parece haber intensificado la represión contra toda forma de oposición, arrestando a hombres de negocios, militantes de los derechos de las mujeres y líderes religiosos. Riad también lidera una costosa coalición que interviene militarmente en Yemen contra los rebeldes e instó a los países del Golfo a imponer un embargo al vecino Catar, generando la preocupación de los inversores.

Al anular su asistencia al FII "las grandes empresas le están diciendo a MBS 'ya basta' con el aventurismo, la inestabilidad y la incertidumbre", explicó Cinzia Bianco, analista para Medio Oriente de Gulf State Analytics.

Pero su ausencia en la conferencia podría provocar "daños irreparables" a sus intereses comerciales en Arabia Saudita, advierte Ghanem Nuseibeh, fundador de la consultora Cornerstone Global Associates, con sede en Londres y que se puso de lado del poder saudita en el caso Khashoggi. 

Hasta el momento están son las empresas que han cancelado su participación en el 'Davos del desierto'.

Instituciones internacionales: Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Finanzas: John Flint, director general de HSBC; Tidjane Thiam, director general de Crédit Suisse; Ajay Banga, consejero delegado de MasterCard HSBC, Credit Suisse y MasterCard están entre los ocho "socios estratégicos" de la conferencia; Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan Chase; Larry Fink, consejero delegado de BlackRock; Stephen Schwarzman, consejero delegado de Blackstone; Bill Winters, director general de Standard Chartered; Jean Lemierre, presidente de BNP Paribas; Frédéric Oudéa, director general de Société Générale

Industria y tecnología: Bill Ford, presidente ejecutivo de Ford; Dara Khosrowshahi, consejero delegado de Uber; Richard Branson, millonario británico fundador del grupo Virgin; Ariana Huffington, directora de Thrive Global; Diane Greene, responsable de la división 'cloud' de Google; Joe Kaeser, presidente del grupo alemán Siemens

Medios de comunicación: Bob Bakish, consejero delegado de Viacom. CNN, Bloomberg, The Economist, The New York Times, CNBC o The Financial Times también anularon la participación de sus dirigentes o periodistas en las mesas redondas de la conferencia.

Siga bajando para encontrar más contenido