Boris Johnson, el ‘Trump británico’, inicia su mandato en Reino Unido

El conservador se hizo con el poder, pero enfrenta grandes retos como el Brexit, la tensión con Irán y lograr el apoyo del Parlamento.

Boris Johnson

Boris Johnson, nuevo primer ministro británico.

Blomberg

POR:
Portafolio
julio 23 de 2019 - 09:28 p.m.
2019-07-23

“Me gusta Boris Johnson. Siempre me ha gustado. Es un tipo diferente, pero dicen que yo también lo soy. Creo que tendremos una muy buena relación”. Así le dio la bienvenida Donald Trump a su nuevo ‘discípulo’ que, como el próximo primer ministro de Reino Unido, preocupa que siga los pasos controvertidos del estadounidense.

(El controvertido Boris Johnson fue elegido primer ministro británico). 

Y más porque el sucesor de Theresa May tendrá que dirigir un país que está en medio de dos de los problemas que más afectan a la economía mundial: el Brexit y la tensión con Irán.

“Aunque Johnson tendrá que enfrentar muchos problemas como la educación, la vivienda o la salud, los cuales han sido opacados, el Brexit es el principal reto, seguido por Irán”, explica Wyn Grant, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Warwick.

A pesar de que su campaña por un Brexit ‘duro’ le dio gran parte del apoyo en el Partido Conservador que le permitió doblar en votos a Jeremy Hunt, su contrincante en las primarias, su postura promete una nueva pelea contra la UE.

Tras la victoria, Johnson afirmó que: “Vamos a culminar el Brexit para el 31 de octubre y vamos a beneficiarnos de todas las oportunidades que traerá un nuevo espíritu de ‘podemos hacerlo’. Como un gigante dormido, vamos a levantarnos y vamos a librarnos de las dudas y la negatividad”.

Pero, inmediatamente después, la UE, a través de varias autoridades como Emmanuel Macron o la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dejaron claro que no habrá renegociación del pacto alcanzado.

(¿Servirán las estrategias de Boris Johnson para un acuerdo de Brexit?). 


“Johnson hereda un desastre que, en gran medida, es suyo. Ahora, volvió a hacer campaña sobre promesas imposibles y hechos falsos, y ha generado expectativas en el partido de que lo mejor es salir sin acuerdo. Hay que destacar que esta línea no la comparte la mayoría, por lo que es probable que tenga que echar marcha atrás pronto”, asegura Huw Edwards, profesor de Economía de la Universidad de Loughborough.

DIVISIÓN INTERNA 

El otro gran reto que tendrá el dirigente es que al igual que cuenta con muchos seguidores, suma numerosos detractores, tanto en el partido, como en el país. “Diría que, en realidad, el desafío más inmediato es lograr la autoridad en el Parlamento. Varios ministros ya han indicado que renunciarán si se elige a Johnson, y existe una clara posibilidad de que algunos parlamentarios puedan incluso dejar a los conservadores y eliminar lo que queda de la pequeña mayoría del gobierno. En ese caso, un voto de no confianza contra él vendrá muy rápido”, apunta Simon Usherwood, subdirector del programa UK in a Changing Europe.

Edwards, por su parte, comparte esta opinión y afirma que el nuevo primer ministro tendrá que enfrentar dos opciones: “Un nuevo referéndum (en el que probablemente el Brexit perdería) o ir a elecciones”.

Gran parte de eso dependerá de su acción al frente del gobierno, la cual podría ser el mayor problema. Según Grant, “veremos posturas políticas contradictorias y una toma de decisiones más impredecible y errática”.

En tanto, Usherwood señala que “Johnson siempre ha querido este rol, pero no es claro si tiene un plan. Su carrera sugiere que no tiene fuertes convicciones ideológicas, por lo que su tiempo en el cargo estaría marcado por sus esfuerzos para administrar un Parlamento extremadamente difícil y un partido infeliz, en lugar de cualquier desarrollo de políticas”.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido