Brasil, a revisar su economía

Gustavo Arruda, economista senior de BNP Paribas Brasil, analiza la economía brasilera durante el gobierno de Jair Bolsonaro.

Bolsonaro

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

AFP

POR:
Portafolio
mayo 23 de 2019 - 10:15 a.m.
2019-05-23

Cinco meses después de que el presidente Jair Bolsonaro asumiera el cargo, la economía en Brasil sigue con reformas pendientes.

Un análisis elaborado por Gustavo Arruda, economista senior de BNP Paribas Brasil señala que es necesario revisar varias de las previsiones económicas para 2019.

“Ahora vemos un crecimiento del PIB de 0.8% este año, inflación de 4.0% y tasas de interés de fin de año de 5.75%”, indica el análisis del experto.

(PIB de Brasil ‘coquetea’ de nuevo con la recesión). 

Crecimiento: hasta el año que viene. Una vez más, hemos reducido nuestro pronóstico del PIB de 2019 debido a una secuencia de datos decepcionantes. Actualmente, esperamos que el PIB crezca solo un 0,8% este año, pues la base de datos económicos apunta a un crecimiento negativo del PIB en el primer trimestre. Para 2020, hemos reducido nuestro pronóstico a 2.5% desde 3.0%. En febrero, redujimos nuestra previsión de PIB a 2.0% desde 3.0% como resultado de la mala transferencia de estadísticas del año pasado.

Según nuestras estimaciones, el PIB se contrajo aproximadamente un 0,3% q/q en el primer trimestre de 2019. Además, vemos que, en el lado de la oferta, los sectores industriales y de servicios se mostraron más débiles de lo esperado y las inversiones, en el lado de la demanda, siguen vacilando.

Si nuestro pronóstico del PIB para este año se confirma, sería la primera contracción desde el cuarto trimestre de 2016, por lo que es posible que se dé una revisión del PIB del cuarto trimestre de 2018, generando otro crecimiento negativo debido a cambios en el ajuste estacional, caracterizando una recesión técnica.

(Fantasma de recesión desinfla optimismo sobre economía de Brasil). 


En ausencia de un proceso de identificación uniforme, los economistas tienden a pedir una recesión cuando la economía de un país se contrae por dos trimestres consecutivos. Si bien, esta metodología sugiere una recesión, creemos que el PIB de Brasil será positivo, aunque débil, en el segundo trimestre.

En ese sentido, identificamos que la combinación de factores externos como los menores precios y volúmenes de exportación debido a la desaceleración global causada por las negociaciones comerciales de China con los Estados Unidos y la profunda recesión en Argentina han perjudicado a la economía brasileña conduciendo a un inicio de año más lento.

Por otro lado, en el frente local, vemos que la falta de experiencia del nuevo gobierno al tratar con el Congreso y la decisión de presentar una nueva propuesta de reforma de la seguridad social (en lugar de aprovechar la propuesta que estaba lista para ser votada por la Cámara de Representantes) ha aumentado la incertidumbre. Si bien originalmente esperábamos que la Cámara Baja aprobara la reforma en el primer semestre, ahora esperamos que esto suceda hasta agosto.

Además, observamos que, las restricciones fiscales que enfrentan los estados y los municipios impiden una recuperación sólida. Según el BCB, detrás del leve despegue de la economía de Brasil hay un ritmo inusual de crecimiento desincronizado dentro de las regiones (ver Fig.3), que creemos puede continuar restringiendo el crecimiento. Algunos estados están creciendo a un ritmo del 2.5%, mientras que otros aún están en recesión.

Adicionalmente, en el frente local, identificamos que un accidente en una mina de mineral de hierro en el estado de Minas Gerais afectó negativamente el crecimiento del primer trimestre, pues la producción de mineral de hierro se suspendió en varias áreas mineras, y la actividad minera se contrajo en un 18% en comparación con diciembre de 2018.

Para el segundo trimestre, los indicadores adelantados hasta ahora sugieren un crecimiento positivo pero leve. Por ejemplo, mientras que la confianza del consumidor se contrajo una vez más en abril, lo que posiblemente refleja la reevaluación del exceso de optimismo de los hogares después de la elección, se espera que la producción industrial de este mes sea positiva en comparación con el desempeño desalentador de marzo.

Inflación: más alta de lo esperado, pero todavía alrededor del objetivo. Si bien hemos realizado una revisión a la baja del crecimiento, también hemos cambiado ligeramente nuestra previsión de inflación este año. La combinación de una moneda más depreciada (otro efecto secundario negativo de la inestabilidad política inesperada), cierta inflación importada por los precios del combustible, así como algunos riesgos del brote de gripe porcina en China, justifican el aumento de nuestro pronóstico de inflación a 4.0% desde 3.5%.

Para el próximo año, mantenemos nuestro pronóstico de inflación sin cambios en 4.0%, basado en tres factores: Primero, es probable que el crecimiento que estamos viendo mantenga la brecha del producto abierta por más tiempo (lo que significa una menor inflación). En segundo lugar, suponiendo que la reforma de las pensiones se apruebe en la segunda mitad del año, es probable que la moneda se aprecie en respuesta a la menor incertidumbre, lo que ayuda a la inflación del próximo año. En tercer lugar, el brote de gripe porcina en China podría agregar cerca de 50 pb a la inflación del próximo año, aunque existe un alto grado de incertidumbre sobre el tamaño del impacto. El efecto neto de estos tres factores es probable que sea cercano a cero.

Política monetaria. Creemos que el Banco Central reanudará su ciclo de flexibilización en la segunda mitad del año. Nuestro nuevo escenario de crecimiento implica que la brecha de producción negativa se mantendrá durante más tiempo. Para la inflación, esto significaría que es probable que las medidas básicas de inflación continúen por debajo del objetivo. Ahora esperamos que la tasa Selic caiga del actual 6.50% a 5.75% a fines de 2019, alcanzando un nuevo mínimo histórico.

Mirando solo la inflación y el crecimiento, identificamos un espacio para los recortes de tasas de interés. Sin embargo, creemos que la junta del Banco Central esperará la aprobación de la reforma de las pensiones antes de actuar. Además, si bien el enfoque actual le permite al Banco Central mejorar su sólida credibilidad y evitar un cambio en la dirección de la política, identificamos que es posible que, si no se aprueba la reforma, esto tenga un costo. La expectativa de inflación de 12 meses continúa por debajo del objetivo en un mínimo de 12 años. Además, el enfoque actual ayuda a posponer el cierre de la brecha del producto, considerando que las políticas fiscales y cuasi fiscales son contractivas o, en el mejor de los casos, neutrales.

Siga bajando para encontrar más contenido