Brasil decide su futuro entre izquierda y derecha

Con una lenta recuperación, la mayor economía de Latinoamérica contiene el aliento para saber este domingo el rumbo que tomará el país. 

Elecciones Brasil

AFP/Nelson Almeida

POR:
Portafolio
octubre 05 de 2018 - 08:02 p.m.
2018-10-05

Jair Bolsonaro y Fernando Haddad se encaminan a ser, este domingo, quienes pasen a una hipotética segunda vuelta en la que los brasileños tendrán que decidir entre izquierda y derecha. Pero con un 35% y 22% de intención de voto respectivamente según Datafolha (y con los mayores rechazos), esta nueva pelea en Latinoamérica entre polos opuestos presenta una incertidumbre casi inédita en la región.

(Lea: Bolsonaro, el 'Trump tropical brasileño' que supera al verdadero).

Eso sí, aunque estas elecciones han sido calificadas de las más excepcionales de la historia del país, esta situación no es nueva para Brasil. “Ha habido otras cosas inusuales en el pasado, como la muerte del candidato presidencial Eduardo Campos, o el inesperado ascenso de Fernando Collor de Melo en 1989 al derrotar a Lula en la segunda ronda. De hecho, en esa ocasión también había bastante polarización y muchos veían a Lula como una amenaza”, dice Hendrik Kraay, profesor de historia, especializado en Brasil, de la Universidad de Calgary, Canadá.

Más allá de eso, como agrega Kraay, el problema es que la elección se producirá entre ‘extremos’. “Jair Bolsonaro es mucho más de extrema derecha de lo que Fernando Haddad está en la izquierda. Además, tanto Bolsonaro como Haddad (y el PT) tienen altas tasas de gente que dice que nunca votaría por ellos y esto genera preocupaciones sobre cuán legítimo será el resultado de la elección”, resalta.

(Haddad aspira a ser el próximo Lula para los votantes brasileños). 

Esta idea la comparte Elizabeth Stein, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Clarkson, en Nueva York, quien afirma que “lo que hace esta elección diferente a las anteriores es que un candidato es antidemocrático, pues Bolsonaro defiende el odio contra grupos particulares y es nostálgico por los días del régimen militar, mientras que diría que Haddad no es un extremista. Esto hace que esta elección tiene más que ver con que las personas voten en contra de algo o alguien en lugar de apoyarlos”.

Asimismo, de acuerdo a la explicación de Stein, esta situación hará que “si se trata de Bolsonaro vs Haddad, aumentará el conflicto social que desafiará a las instituciones democráticas. Estas instituciones y la fe de la gente en la democracia ya han estado bajo presión durante los últimos cinco años en los que el país ha estado sufriendo económica y políticamente”.

En este sentido, como ha ocurrido prácticamente en todas las partes del mundo, Bolsonaro es el candidato que rompe con el orden y ha tratado de aprovechar el descontento de los brasileños para impulsar su carrera electoral, lo cual le ha dado beneficios.

En palabras de Gabriel Bayarri Toscano, doctorando de la Universidad Complutense de Madrid que investiga el ascenso de Bolsonaro, “Brasil atraviesa desde 2013 una gran crisis política, económica, social, cultural y moral que se ha visto ejemplificada en los diversos casos de corrupción, el ‘impeachment’ a Dilma Rousseff, la prisión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y la reciente intervención militar en el Estado de Río de Janeiro. Este contexto ha generado una enorme desafección con el sistema político-representativo y el surgimiento de candidatos de la denominada ‘extrema derecha’, como Bolsonaro”.

En esta línea, como resalta Bayarri Toscano, “Bolsonaro se presenta como un exmilitar capaz de recuperar el orden y progreso frente al caos y la violencia. Para ello, recurre a un discurso centrado en tres valores: Dios, patria y familia. Además, se presenta como ‘showman’ o el ‘Trump de los trópicos’, que sería el único candidato sincero o transparente y portador de la verdad. Un candidato que sería líder militar al tiempo que representativo del comportamiento del ‘hombre común’”.

Esta lucha de extremos tendría un problema adicional, pues como señala Kraay, “ambos presentarían dificultades al tratar de lograr una mayoría viable en el Congreso, que es un problema estructural fundamental en la gobernanza brasileña”.

LA ECONOMÍA, EN VILO 

Sumado a la incertidumbre que genera la polarización política que presenta el país, la lenta recuperación de la economía es el otro aspecto que mantiene en vilo tanto a Brasil, como al resto de Latinoamérica.

Tras dos años de severa recesión que llevaron a su PIB a contraerse un 3,5% en ambos periodos, la recuperación sigue por debajo de lo esperado. “La economía aún está en auge, pero a una tasa decepcionante. En el comienzo del año, los expertos pronosticaron un 2,5% del crecimiento del PIB, mientras que ahora un 1,5% es considerado bueno. Debemos recordar que después de una recesión de 11 trimestres, la economía se ha recuperado solo 2,5%. El desempleo en torno al 13% es demasiado alto y las personas están muy insatisfechas con su propia situación financiera. Además, el crimen está aumentando, se mantiene la imagen de corrupción y la poca confianza en la política económica del Gobierno ha restringido la inversión”, resalta Aloisio Campelo Junior, investigador del Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas.

En cuanto a las propuestas que presenta cada uno de los candidatos, como apunta Campelo Junior, con Bolsonaro los economistas esperan una agenda complicada. Sin embargo, “la buena noticia es que con él, Temer puede estar dispuesto a negociar una reforma previsional necesaria, al tiempo que mantendrá su promesa de un gobierno liberal en economía (privatizando algunas empresas, reduciendo las tasas de impuestos, tratando de reducir la burocracia para hacer negocios en el país, etc.). Mientras, Haddad tiene el problema de que no cuenta con el poder de Lula; promete reducir el impuesto sobre la renta a la clase media, pero sus opiniones sobre el problema fiscal son demasiado optimistas. Lo que está claro es que con ambas opciones, los próximos años no serán fáciles”.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido