Internacional

Brexit: cuatro años y medio en continua cuenta regresiva

Este mes se acaba el periodo de transición que dividirá definitivamente los caminos de Reino Unido y la UE, con muy poco tiempo para un acuerdo.

Boris Johnson

Los expertos creen que el gobierno de Boris Johnson también quiere lograr un acuerdo.

AFP

POR:
Rubén López Pérez
diciembre 22 de 2020 - 09:00 p. m.
2020-12-22

Han pasado alrededor de cuatro años y medio desde que Reino Unido votó sí en el referéndum para abandonar la Unión Europea, y a falta de nueve días de que se separen los caminos, la relación futura entre ambos aún se desconoce, la posibilidad de un Brexit ‘duro’ es real y el proceso sigue inmerso en una cuenta regresiva que no ha dejado nunca de estar presente.

(Lea: Unión Europea prepara respuesta ante aparición de nueva cepa del covid)

Y es que en este tiempo ha habido tres primeros ministros británicos, dos elecciones generales en Reino Unido, dos cúpulas directivas en la Unión Europea y un sinnúmero de ‘fechas límite’, ‘momentos críticos’, ‘puntos de inflexión’ y amenazas de lado y lado.

(Lea: A un mes, la Unión Europea y Reino Unido aún no acuerdan el Brexit)

El último de estos, la coyuntura actual: una vez que Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero de este año, al final de este mes se acaba el periodo de transición con el cual todo seguía igual, por lo que desde el 1 de enero las islas británicas dejarán de formar parte de las estructuras de la UE, sin todavía lograr un acuerdo para su futura relación.

El negociador europeo, Michel Barnier, afirmó ayer que “estamos en el momento crucial y haciendo el último esfuerzo”. Y aunque en los últimos días se afirmó que la intención es negociar hasta el último momento que se pueda, otros dicen que no es suficiente con el tiempo que queda.

Aunque se llegó a un acuerdo para la frontera en Irlanda, que era uno de los principales escollos, los permisos de pesca y la intención de Reino Unido de ‘recuperar sus territorios marítimos’ son ahora los protagonistas de la ‘pelea’. Y esta es tan solo una de las partes del acuerdo comercial que rija la relación económica.

De acuerdo con Matthew Bevington, investigador de la iniciativa UK in a Changing Europe y del King’s College de Londres, “el proceso ha sido mucho más difícil que lo que se anticipó por los expertos, y mucho más que lo que se dijo en el referéndum. Las razones son que no se reconocía lo interconectados que están Reino Unido y la UE tras 40 años de integración, la cultura política que ha impedido crear consensos, y que la decisión empeoró las divisiones sociales en la población. El Brexit ha cambiado la política británica de manera permanente”.

Pero este proceso ha suscitado una gran cantidad de opiniones, y algunas no tan positivas. Como considera Stephen Chan, profesor de políticas y estudios internacionales en el centro Soas de la Universidad de Londres, “el proceso ha sido tenso y esencialmente mal preparado desde el punto de vista británico. La calidad de los negociadores y las posiciones siempre ha sido inferiores a los de la UE. Aun así, el acuerdo de Theresa May fue viable, y muestra la arrogancia bajo Boris Johnson de pensar que podrían ir más allá”.


TEMOR POR EL BREXIT 'DURO'

El principal temor a estas alturas es que no se logre un acuerdo y que desde el año que viene se ejecute un divorcio caótico, lo que generaría grandes problemas económicos y comerciales.

Aunque cabe decir que según las estimaciones, este panorama sería más negativo para el lado británico. Ayer mismo, el comisario del Mercado Interior de la UE, Thierry Breton, afirmó que “voy a decirlo con el corazón, este Brexit es una tragedia”, pero agregó que “Gran Bretaña será la perdedora”.

Esas previsiones, citadas por AFP, apuntan a que un panorama sin acuerdo generaría una pérdida en el PIB de la Unión Europea de 0,75%, mientras que para el caso de Reino Unido llegaría prácticamente al 3%. Cabe decir que alrededor del 45% de las exportaciones británicas van a los 27 países de la UE, las cuales ahora pasarían de tener 0% de arancel, hasta alrededor de un 12%, según un informe de Euler Hermès. Solo el 5,5% de las ventas externas del bloque van a las islas de Gran Bretaña.

Además se prevé que la libra esterlina podría depreciarse alrededor de 10%, mientras que el euro ha tenido un buen año respecto a la canasta de principales divisas a nivel mundial. Estos aspectos son los que hacen que ambas partes hayan dicho que seguirán negociando, incluso el año que viene si es necesario.

Por eso, aunque ya se superó el plazo para que un posible pacto lo ratificaran en el Parlamento Europeo y en el británico, si ese llegara se tendría que impulsar de manera provisional.

Aun así, hay perspectivas de que eso pueda ocurrir. “La situación desde el 1 de enero depende de si hay acuerdo o no. Lo más probable es que sí, y de esa forma se evite lo peor de las interrupciones en la frontera. Pero habrá disrupción en cualquier escenario, por lo que la clave de un pacto es crear la base para construir una relación más profunda. El corto periodo de transición ha limitado la profundidad de las discusiones”, señala Bevington.

Chan, por su parte, indica que “es posible algún tipo de compromiso antes de la fecha límite del Brexit. Pero es poco probable que sea claro o incluso lógico en todas las partes, aunque ese tipo de trato sería mejor que nada, lo cual sería desastroso para Reino Unido, y Johnson lo sabe”.

Destacados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido