Caracas se paraliza por falta de gasolina

Por la escasez de combustible la ciudad permanece con estaciones de servicio cerradas y largas filas de vehículos.

PDVSA

En la actualidad, Venezuela importa gasolina de EE.UU, y Europa para satisfacer la demanda local.

Reuters

POR:
Bloomberg
diciembre 27 de 2018 - 03:43 p.m.
2018-12-27

La capital de Venezuela vivió una jornada de persistente escasez de gasolina el jueves, que generó atascamientos y enfureció a los ciudadanos del malogrado país ad portas de las fiestas de fin de año.

(Lea: Maduro dice que apagones en Venezuela son planeados desde Colombia)

Caracas amaneció con estaciones de servicio cerradas y largas filas de vehículos al tiempo que los conductores intentaban llenar sus tanques de gasolina antes las vacaciones extendidas de Navidad en Venezuela.

(Lea: Inversionistas comienzan a actuar contra impagos de Venezuela)

Por segundo día consecutivo, los bocinazos ensordecedores se volvieron la tónica en las principales arterias de la ciudad mientras la gente atestaba las pocas estaciones operativas.

(Lea: Colombia llama a más países a desconocer el gobierno de Maduro)

"Debería estar comprando regalos o ayudando a planificar la boda de mi hermana, pero aquí estoy atascada tratando de cargar combustible desde ayer", lamento Greiska Velásquez, estudiante de odontología de 23 años, mientras su Chevrolet Aveo avanzaba en una fila de vehículos que se extendía por dos cuadras.

"Nada funciona aquí, ni siquiera la gasolina". Con más reservas de petróleo que Arabia Saudita, Venezuela ofreció por décadas la gasolina más barata del mundo, pero años de mala gestión y el desplome de los precios de los commodities en 2014 desataron una crisis económica marcada por la escasez de alimentos, la hiperinflación y el colapso de los servicios públicos.

La escasez de combustible es pan de cada día en los sectores rurales venezolanos, pero ocasionalmente el escenario se repite en la capital toda vez que la producción de la estatal Petróleos de Venezuela se derrumba a mínimos históricos.

La falta de mantenimiento y de crudo ha paralizado el sistema de refinación del país, que prioriza las exportaciones del hidrocarburo que generen dólares. Las refinerías de PDVSA en Venezuela, que tiene la tercera capacidad más grande de América Latina, operan a un 22,2 por ciento, según una persona cercana al tema, mientras que a modo de comparación en EE.UU. se trabaja a más del 90 por ciento de capacidad.

Un vocero de la empresa declinó comentar sobre la reciente escasez, pero trabajadores de estaciones de servicio capitalinas atribuyeron el suceso a problemas de oferta luego de que un incendio destruyera un centro de distribución en las afueras de la ciudad la semana pasada.

Andres Estrada, de 39 años y encargado de una gasolinera en el este de Caracas, señalo que su estación solo se reabastece de combustible una vez al día, a diferencia de las tres de la semana anterior.

La escasez lo obliga a cerrar antes de las 9 a.m. "En esta época del año deberíamos estar cobrando las propinas, pero ahora solo nos sentamos a recibir gritos de clientes enojados", admitió Estrada.

En agosto, el presidente Nicolás Maduro anunció un alza de los precios de la gasolina a "niveles internacionales" como parte de una reforma de gran alcance para reactivar la moribunda economía.

En la actualidad, Venezuela importa gasolina de EE.UU, y Europa para satisfacer la demanda local.

Si bien el incremento aún no ha tenido efecto, muchos conductores piensan que la escasez es una señal de lo que vendrá.

"La gasolina barata es el último regalo que queda aquí", comento Edgar Malaver, de 62 años y administrador bancario jubilado, mientras esperaba llenar su Ford Explorer. "Pronto nos quitaran eso también".

Siga bajando para encontrar más contenido