¿Cómo afectará el brexit al mundo del deporte?

Las futuras restricciones de la inmigración europea son una fuente de especial preocupación en el mundo del fútbol.

Brexit

También el rugby mira con atención el proceso de divorcio, preocupado por las consecuencias en las competiciones continentales.

EFE

POR:
afp
diciembre 09 de 2018 - 09:10 a.m.
2018-12-09

En deporte como en política, el aún incierto proceso de Brexit provoca numerosas inquietudes. Jugadores, aficionados e inversores se preguntan cómo la salida británica de la Unión Europea afectará a las reglas del juego.

Las futuras restricciones de la inmigración europea son una fuente de especial preocupación en el mundo del fútbol, aunque algunos vean en ellas una manera de valorar más a los jugadores británicos.

Para la Premier League, el campeonato más lucrativo del mundo, poder atraer a talentos europeos como los españoles David de Gea, César Azpilicueta y Cesc Fàbregas, es esencial. Esta temporada, la primera división inglesa tiene más de 30 jugadores procedentes de España y casi tantos de Francia.

(Lea: Inicia cuenta regresiva para la ‘batalla final’ del Brexit

Representantes de la liga afirman haber mantenido "conversaciones positivas con el gobierno sobre la importancia de tener acceso a los jugadores europeos para los clubes", insistiendo en los "muchos beneficios económicos y culturales que la Premier League, mundialmente famosa, aporta" al país.

Pero como en toda la sociedad británica, sobre el césped también hay divisiones entre partidarios y detractores del Brexit. El multimillonario Steve Lansdown, propietario del club de Bristol, en segunda división, es uno de los empresarios más conocidos que ha defendido la salida de la UE. "Habrá menos llegadas del extranjero", explicó. "Los clubes serán más selectivos y los jugadores extranjeros deberán pasar pruebas. Se darán mayores oportunidades a los jugadores británicos para que triunfen".

Por el contrario, Phil Garlick, presidente del Burnley, que juega en primera división, considera que el Brexit podría ser "extremadamente nocivo" para el fútbol británico y reclama la organización de un segundo referéndum. "Si el gobierno impone condiciones restrictivas a las visas para los jugadores europeos, será mucho más complicado atraer talentos", advierte.

(Lea: ‘El borrador del acuerdo del Brexit es lo mejor que se ha negociado’

“POTENCIALMENTE EXPLOSIVO”

Aunque depende menos del vivero de jugadores europeos, también el rugby mira con atención el proceso de divorcio, preocupado por las consecuencias en las competiciones continentales.

La primera gran prueba tendrá lugar el próximo 29 de marzo: la fecha del Brexit coincide con los cuartos de final de la copa de Europa de rugby, lo que podría complicar los desplazamientos de los equipos y los aficionados, especialmente el día después en caso de un Brexit sin acuerdo.

Simon Keogh, presidente de la asociación de jugadores irlandeses, señala además que el Brexit podría salirles caro a los profesionales de la provincia británica de Irlanda del Norte.

"Les pagan en libras, pero sus salarios y sus bonos fueron negociados inicialmente en euros, y por lo tanto podrían sufrir si la libra se desploma", explica. "Este tema es potencialmente explosivo, más que las dificultades para desplazarse", considera.

LLAMADOS AL ‘SENTIDO COMÚN’

También en la Fórmula 1, la salida de la UE es un tema recurrente. Varias escuderías, entre ellas Renault, Williams o McLaren, están implantada en Reino Unido y el actual campeón del mundo, Lewis Hamilton, es británico.

Las nuevas reglas en materia de inmigración "podrían potencialmente ser un problema", reconoce Marcin Budkowski, director ejecutivo de Renault F1. "Tenemos empleados de diferentes nacionalidades. ¿Será fácil reclutar a extranjeros en el futuro? Nadie lo sabe. Seguramente será más complicado", lamenta aunque sin preocuparse demasiado. "Los inglese son pragmáticos", quiere creer.

Por su parte, las carreras hípicas podrían verse gravemente afectadas por un Brexit sin acuerdo, que afectaría tanto a los desplazamientos de los caballos a través de las fronteras europeas, como al apoyo financiero de los inversores extranjeros.

La incertidumbre "es mala para la carreras porque muchos propietarios de caballos trabajan en el sector de las finanzas. Están perturbados y podrían decidir no invertir el año que viene", dice Edmond Mahony, presidente de Tattersalls, la más antigua empresa de venta de purasangres de Europa.

El entrenador británico John Gosden se muestra muy pesimista sobre el futuro. "Estamos asistiendo a un naufragio", dice. "Necesitamos poder desplazar a los caballos, no pueden esperar en un puerto dos o tres días a que alguien estampe su pasaporte", dice inquieto. "Espero que el sentido común acabe por imponerse al final", agrega.

Siga bajando para encontrar más contenido