Contrataque de Xi en la guerra comercial

Tras el incremento en los aranceles el mes pasado, China respondió incrementando los suyos a cerca de US$60.000 millones.

Guerra comercial

Los dos países siguen moviendo sus fichas en el conflicto.

iStock

POR:
Portafolio
junio 07 de 2019 - 08:15 p.m.
2019-06-07

China ha acusado a EE. UU. de “recurrir a la intimidación y la coerción” a la vez que ha intensificado su contraofensiva en la guerra comercial con aumentos de aranceles en US$60.000 millones de productos estadounidenses y una investigación del grupo de envíos FedEx.

Wang Shouwen, el jefe adjunto del equipo negociador de Pekín, atacó a Washington por prohibir que las compañías estadounidenses utilicen equipos fabricados por Huawei y dijo que eso había obstaculizado los esfuerzos para encontrar una solución al impasse comercial. “Las consultas económicas y comerciales se vieron severamente frustradas por los incrementos arancelarios y el abuso de los controles de exportación al incluir a las firmas chinas en la lista de entidades”.

(Lea: Así fue como China pasó a la contraofensiva en la guerra comercial

“Cuanto más se le ofrece al Gobierno de EE. UU., más quiere”, agregó el Consejo de Estado de China en el libro blanco sobre las negociaciones comerciales. “Recurrió a la intimidación y la coerción, persistió con demandas exorbitantes e insistió en incluir requisitos obligatorios que infringen los asuntos soberanos de China”.

Wei Fenghe, ministro de Defensa de China, también elevó la retórica y apuntó que “si quieren más conversaciones, mantendremos la puerta abierta; si quiere pelear, lucharemos”.

(Lea: Ojo por ojo… China le da de su propia fórmula a EE.UU.

Tras el incremento en los aranceles el mes pasado, China respondió incrementando los suyos a cerca de US$60.000 millones, y anunció que establecería su propia lista negra de compañías extranjeras que dañan los intereses de los grupos chinos. Un día después, se informó que Pekín estaba investigando a FedEx por sus presuntas acciones que “socavan los derechos e intereses legítimos” de sus clientes chinos.

La semana pasada, Huawei acusó a la compañía de entrega de desviar paquetes destinados a sus oficinas en China. FedEx dijo que cooperaría. Wang, citando la investigación sobre FedEx, señaló que las compañías extranjeras “deben ser investigadas” si violan la ley china o incitan acciones “no comerciales” contra de compañías.

El viceministro también reiteró que su Gobierno estaba preparado para restringir las exportaciones de minerales de tierras raras, la mayoría de los cuales se extraían en China.

El viceministro se negó a comentar si Trump y el presidente chino, Xi Jinping, se reunirían en el margen de la cumbre de líderes del G20 este mes en Japón, un evento que la mayoría de los analistas creen que ofrecerá a las dos partes la oportunidad para frenar nuevas escaladas y reanudar las conversaciones que han estado congeladas desde principios de mayo.

Sin embargo, el presidente de EE. UU. ha amenazado con implementar más aranceles, que afectarán a todas las importaciones de China, este mes.

Tom Mitchell y Kathrin Hille

Siga bajando para encontrar más contenido