Economía, en alerta por riesgo de una segunda ola

Rebrotes de casos en China, Corea del Sur o Alemania aumentan el temor de que se necesiten reimplantar las restricciones ya retiradas.

Coronavirus

Desde este lunes, las terrazas de bares y restaurantes en España pudieron abrir sus puertas.

AFP

POR:
Portafolio
mayo 11 de 2020 - 11:16 p.m.
2020-05-11

Justo en el momento en el que cada vez más países están ejecutando sus planes de apertura, reanudando incluso actividades de ocio como restaurantes y bares, crece de forma paralela el temor a que sea inevitable una segunda ola de contagios, lo que según los expertos supondría un golpe aún mayor para las economías del mundo.

(El mundo empieza a desconfinarse pero fantasma del covid-19 no se va). 

Y es que en los últimos días, varias cifras negativas desde países que venían reportando mejores situaciones han prendido las alarmas sobre esta situación.

En Wuhan, la ciudad de China donde surgió el coronavirus y que fue la primera tanto en entrar en cuarentena como en reabrir posteriormente, se registró un nuevo brote el domingo. Según los datos, habrían sido 5 los contagios en la ciudad y alrededor de 17 en el país.

Pero no es el único. Corea del Sur, que se convirtió en un ejemplo mundial por su manejo de la crisis, se han confirmado este fin de semana unos 90 contagios, mientras que el Gobierno intenta contener el brote contactando a 5.517 personas. El Gobierno no descartó una segunda ola.

Alemania también alertó de una aceleración, pues según anunció el factor de reproducción R volvió a ser superior a 1, es decir, que los nuevos casos se están acelerando. Y a estos se suman otros como Singapur, Hong Kong o Líbano, que ya habían informado sobre un repunte en las cifras.

Ante esto, muchos países, entre los que está Colombia, tratan de volver a la normalidad con planes de reapertura, aunque según expertos el riesgo de una segunda ola es muy real. Y más cuando los casos a nivel internacional no han dejado de crecer, superando ya los 4 millones de contagios y las 285.000 muertes.

“Estos rebrotes son totalmente esperables, pues desafortunadamente hasta que no esté 100% controlado el virus, pueden aparecer en cualquier momento. De hecho, realmente hasta que no haya personas susceptibles de contagio o no exista una vacuna masiva, el riesgo de nuevas olas va a estar ahí. Y no solo de esto, sino también que, en países como Colombia, el pico (que aún no se ha alcanzado) se retrase aún más. Aquí se esperaba a inicios de mayo, y ya se piensa que llegará a principios de junio”, explica Leonardo Briceño Ayala, director del grupo de salud pública de la Universidad del Rosario.

El problema es que una segunda ola en cuanto a los contagios en el mundo no solo supondrá un golpe sanitario por el aumento de casos y fallecidos, sino que también impactará, aún más, a las economías.

“Entre mayor sea el aislamiento social, mayor será el efecto económico, ya que la economía depende de la interacción. La pregunta es cómo luchar contra el coronavirus sin apelar al confinamiento. En el caso de Colombia, el impacto será muy negativo, ya estamos viendo que los primeros efectos han sido muy graves. Solo en marzo, 1,6 millones de personas perdieron su trabajo, y 1.8 millones más desistieron de buscar. En Estados Unidos se han destruido más de 20 millones de empleos. La contracción apunta a ser más grande que la Gran Recesión, y si la cuarentena se reanuda y se prolonga, no habrá economía que aguante”, asegura Daniel Castellanos, analista económico y profesor universitario.

Mientras que muchos analistas afirmaron que esta crisis económica sería en forma de V, con una caída rápida y también una recuperación veloz, una segunda ola provocaría formas más negativas, como de W (una pérdida seguida de una pequeña recuperación y, luego, otra nueva contracción), o de L, un escenario en el que la necesidad de mantener las medidas restrictivas mantendría la economía con un bajo dinamismo por más tiempo.

“La mayor parte del análisis sobre la pandemia está asociada a un confinamiento que se reduce gradualmente y que tiene efectos significativos. Pero la mayor parte de estos suponen un efecto de una vez. Sin embargo, puede existir una segunda ola por dos motivos: por la naturaleza de las pandemias, que suelen tener tres olas, y por el efecto de reapertura, que eleva la probabilidad de acercamiento y contagio. Es un riesgo que existe. Ahora bien, se puede pensar que si llega una segunda ola podemos tener mejores capacidades de respuesta”, asegura Alejandro Reyes, economista principal de BBVA Research.

Economía y Negocios

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido